turismo

Domingo, 18 de octubre de 2015

RÍO NEGRO > BARILOCHE A LA CARTA

Para todos los gustos

A orillas del Nahuel Huapi, la gastronomía barilochense se lució en el BALC, festival que unió los paisajes cordilleranos con la búsqueda de nuevas combinaciones entre los sabores nuevos y los tradicionales de la región. Una cita para agendar y disfrutar.

 Por Livio González

Entradas, entre lagos y montañas; platos principales y excursiones impactantes; exquisitos postres acompañados de las últimas nieves de primavera: por donde se mire, queda de Bariloche a la Carta una imagen HD que será una postal para el recuerdo. El festival gastronómico –BALC es la sigla que lo identifica- propone un nuevo concepto que logra la mixtura perfecta entre materias primas, técnicas, creatividad y profesionalismo, brindándole al viajero amante de la buena mesa la posibilidad de probar manjares patagónicos rodeado de la inconmensurable belleza del paisaje barilochense. La propuesta es sencilla: agendarse el viaje a Bariloche, especialmente en octubre del año próximo, para disfrutar de lo que será la tercera edición del evento. La segunda acaba de terminar, el pasado lunes.

TRUFA Y TOPINAMBUR Emiliano Schobert es uno de los chefs más destacados de Río Negro -recientemente logró una mención especial en el mundial de cocina Bocuse d’Or realizado en Lyon- y busca permanentemente incorporar nuevos ingredientes y texturas en la creación de sus platos. Entre ellos el topinambur, un rizoma que se cultiva en la provincia y que en nuestro país suele utilizarse... para alimentar a los chanchos. De sabor suave, con un dejo a alcaucil, es un componente atractivo para descubrir y disfrutar. En su escuela de cocina El Obrador, Schobert cocina también con otras materias primas como “el diamante negro”: la trufa de Périgord, cultivada en Azul, provincia de Buenos Aires. Sólo al probarla se logra comprender por qué es el hongo más fino, aromático y deseado por la gastronomía mundial. “¡Qué rica! Tuve la oportunidad de probarlas hace 20 días en Francia y aún mantengo el recuerdo de su sabor. Al compararlas con estas, realmente no tienen nada que envidiarles”, cuenta Schobert.

El viajero que esconda un cocinero en su interior no puede dejar pasar la oportunidad de comprar ingredientes que distinguirán sus platos, como un buen curry ahumado, especialidad local que tiene su historia. Celia Beveraggi es la dueña del ahumadero La Casa Grande, una pequeña empresa artesanal de Colonia Suiza: con una receta que su marido trajo de la India, elaboró este producto gracias a un amigo que aportó los ingredientes originales. Y como estaba de moda por entonces ahumar las carnes, ambos decidieron hacer lo mismo con las especias y crearon así el primer curry ahumado, hoy un imperdible en la cocina para destacar carnes, aves y pescados.

También se recomienda no olvidar los productos de Müller & Wolf, exclusivos dressings de la bodega de vinagres premium de Casa Cassis. Aderezos creados a partir del néctar de frutos como el cassis, calafate, grosellas, frambuesas y saúco, con hierbas como el cedrón. Mediante un proceso de añejamiento que lleva años de dedicación, con el cuidado y la pasión que demuestran sus dueños, la bodega logra que cada uno de sus vinagres acreciente colores, aromas y acidez, obteniendo un producto de base único que permite trasladar sus cualidades a un dressing ideal para destacar ensaladas, marinar y cocinar carnes y pescados. Y hasta para darle una presencia de acidez a un postre.

ES LA HORA DE PROBAR En la semana de BALC se ofrecen importantes descuentos en numerosos restaurantes y hoteles que elaboran menús especiales a base de materias primas de la región. La trucha, por ejemplo, aparece marinada, a la crema de puerros, en escabeche, templada con dressing de cedrón... en fin, creatividad es lo que sobra en el arte culinario de Bariloche. Además de conejo, liebre, pato, cordero, ciervo, jabalí, sin olvidar los vinos de Rio Negro. Un punto clave es el maridaje, y la provincia sale airosa porque ofrece una amplia gama de vinos con sabores jóvenes, frescos y frutados, así como los reserva, de mayor espíritu.

Octubre aún mantiene nieve en las cumbre, por eso también es buena época para esquiar (o aprender a hacerlo) más tranquilo: la cantidad de gente es sensiblemente menor. Este año justo en medio de Bariloche a la Carta hubo una intensa nevada, con nieve seca de muy buena calidad, como certifica el instructor de esquí Justo Olivieri. Y no sólo: a 1800 metros, ascendiendo por telecabinas, se accede a La Roca, un estratégico refugio restó-bar donde cada día almuerzan 600 personas que tras su jornada de deporte se relajan frente al paisaje filtrado por los ventanales. Sin dudas Bariloche ofrece qué comer, cómo hacerlo y dónde.

PUERTO BLEST El viajero que vaya a la tercera edición de BALC en 2016 tendrá la opción de hospedarse en el histórico hotel de Puerto Blest, que se inaugura el próximo noviembre. El catamarán zarpa de Puerto Pañuelo y arriba Blest con turistas que van a pasar el día, para realizar una caminata sobre el brazo del río Frías y encontrarse ante un paisaje de postal, que culmina en la unión con el brazo Blest del Nahuel Huapi. Allí puede apreciarse una línea divisoria que demarca los colores del Frías y el Nahuel Huapi: verde esmeralda uno, azul profundo el otro. En la confitería del hotel se puede desayunar y luego almorzar algo rápido para partir hacia la otra alternativa de quienes pasan el día aquí: la visita a la cascada Los Cántaros.

Puerto Blest Hotel Histórico ofrecerá a sus hospedados la posibilidad de observar en el silencio de la noche un inconmensurable cielo estrellado, tal cual vimos alguna vez en el Planetario de la ciudad Buenos Aires. Recostarse sobre el deck -dispuesto en el punto de unión del río con el lago- y mirar hacia el cielo inunda de profunda emoción y bienestar. Transcurridos unos diez minutos, a medida que las pupilas se dilatan por la oscuridad de la noche, más y más estrellas aparecen dibujando un espectáculo único de la naturaleza. El hotel, de concepto moderno y elegante, fue remodelado en su totalidad y posee sólo 14 habitaciones, todas ellas con impactantes vistas. De carácter exclusivo, para quienes deseen vivir algo diferente, desde aquí se puede navegar en velero o piragua, entre otras posibilidades para difrutar de una estadía inolvidable.

A CLASE Este año, entre las variadas actividades gratuitas en la semana de BALC, hubo clases magistrales de cocina con chefs locales e invitados. Pedro Lambertini -conocido cocinero dedicado a la comida natural y orgánica con preferencia pastelera, y conductor de programas en El Gourmet- junto con Diego Gaona interpretó a la Patagonia cocinando un lomo de liebre con chutney de saúco y peras, para terminar con un postre de mousse de menta y chocolate con sabayón de sidra.

Representando a los locales, Mariana Müller -chef del restaurante Cassis- junto a la encantadora cocinera Felicitas Pizarro, estrella de Food Tube (el canal de Jamie Oliver, uno de los cocineros más influyentes del Reino Unido) enseñaron a preparar un trago con néctar de flores de saúco, espumante y frutos rojos, relish de cassis y un helado de yogur, frutos rojos y mermelada de frambuesa. Los productos patagónicos a la orden del día, y los presentes deleitándose con sus preparaciones.

Para finalizar el recorrido no hay que olvidar que a la hora de llevar un presente los que ganan en Bariloche son los chocolates. Hay para elegir y disfrutar. Mamuschka, una de las fábricas más emblemáticas de la ciudad, elabora sus productos seleccionando los mejores granos de cacao procedentes de Brasil, Colombia y Ecuador, a los que aplica un tostado para generar un blend de características únicas. Se destacan también las tabletas de chocolate orgánico preparadas a partir de granos certificados, bajo estrictas normas de seguridad e higiene. Un dato a tener en cuenta: para que un chocolate sea orgánico debe tener el 95% de los ingredientes orgánicos, explica Juan Carlos Carzalo, fundador de la firma.

Grandes sabores en la mesa, bellezas naturales, un entorno de innovación y disfrute. No hace falta más para tentarse con un destino que ensambla magistralmente calidad de productos, creatividad y cultura culinaria con diversidad de paisajes y climas durante todo el año. Un destino que sólo inspira un deseo: Bariloche, quiero estar ahí… y comer ahí.

Dos emblemas barilochenses: el Llao Llao y el chocolate, en un postre con helado.

Compartir: 

Twitter
 

Hora de probar: residentes y turistas en la feria gastronómica en el Centro Cívico.
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> TIERRA DEL FUEGO > Un nuevo crucero al Cabo de Hornos
    Memorias del finis terrae
    Travesía por los mares australes, entre fiordos y glaciares, hasta el célebre paso interoceánico.
    Por Julián Varsavsky
  • SANTA CRUZ > VISITAS DE LUJO EN LA PATAGONIA SUR
    Pingüinos de primavera
    Por Pablo Donadio
  • RÍO NEGRO > BARILOCHE A LA CARTA
    Para todos los gustos
    Por Livio González
  • INDIA > FESTIVAL Y PEREGRINACIóN EN RAJASTHAN
    La fiesta de los camellos
    Por Guido Piotrkowski
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.