turismo

Domingo, 28 de marzo de 2004

MISIONES HOSTERíAS EN EL CORREDOR VERDE ECOLóGICO

Una mariposa en la selva

En lo profundo de la selva –en el límite con Brasil y cerca del poblado de Andresito– existenconfortables establecimientos para alojarse en medio de la naturaleza. Desde el lodge Panambí, palabra guaraní que significa mariposa,excursiones guiadas para aprender un poco sobre la fauna y flora selvática y visitas a chacras vecinas para conocer la vida campesina misionera.

 Por Julián Varsavsky

Andresito es un alejado pueblo de frontera ubicado en el extremo noroeste de la provincia de Misiones. Fundado en los confines de la Argentina, surgió de un plan de “colonización” impulsado en 1980 por la dictadura militar, con el fin de “contrarrestar” la influencia brasilera en nuestro territorio. La colonia Andresito vive básicamente de la producción de yerba, ganado, tabaco y la explotación forestal. Pero en los últimos años comenzó a desarrollarse también una incipiente industria turística -.con un carácter de ecoturismo muy auténtico-., uno de cuyos emblemas es un confortable lodge ubicado en la selva llamado Panambí (mariposa en guaraní).
El Panambí Lodge fue levantado junto a las pacíficas aguas del río Iguazú, que 50 kilómetros más adelante estallan en un cataclismo de espumas dentro de la famosa Garganta del Diablo. En la otra ribera del río comienza el Parque Nacional Iguazú Brasil, y 25 kilómetros al sur del lodge está el Parque Provincial Uruguaí, en territorio argentino. Esta zona está dentro del llamado Corredor Verde Ecológico, ideado para conectar las distintas áreas de la selva misionera que fueron separadas entre sí por la depredación humana, y que hoy por hoy –a pesar de todo– garantizan un inmejorable nivel de aire puro como habrá pocos en el resto del país.
En el camino desde Andresito hacia Panambí hay una deslumbrante reserva de árboles de palo rosa, ubicada en un predio privado. Pidiendo permiso en la casa, se puede ingresar para observar unos árboles gigantescos que alcanzan los 40 metros de altura, y se ramifican desordenadamente recién en la parte alta.

Selva adentro. El lodge de Panambí cuenta con cinco habitaciones dobles y cuádruples, con un flanco completo de pared de vidrio con vista a la selva que, naturalmente, se puede tapar con un cortinado. La sensación de estar durmiendo en la selva es absoluta, e incluso se puede pasar la noche con la puerta corrediza abierta, ya que una tela metálica protege de los insectos. Acorde con el contexto, la decoración es de estilo rústico, con un frente de piedra de la zona, lámpara de piso construida en madera y ventiladores en el techo que alcanzan para refrescar una habitación ya de por sí muy aireada (de noche refresca mucho).
En el centro del complejo hay una pileta con tres niveles unidos entre sí por una cascadita. A un costado unas hamacas atadas a los árboles prometen un reposo de ensueño. Y unos pasos adentro de la selva se levanta una torre de 12 metros con una terraza donde sentarse a mirar desde arriba el techo de la selva y los atardeceres sobre el río Iguazú, con su horizonte verde que se pierde en el infinito.

Crónica de una excursión. Una de las mejores excursiones que se realizan desde el Panambí Lodge es una caminata por los senderos de la selva guiada por el señor Félix -.encargado de Panambí–, quien nos ayuda a desentramar el complejo mundo vegetal misionero. Al entrar en la selva la temperatura baja unos grados de manera inmediata. De inmediato una bandada de ruidosos loros pasa a vuelo rasante en dirección a un gran cañaveral que los aloja en el Parque Nacional Iguazú.
El camino a veces es obstruido por algún tronco y brotes de lianas y arbustos, pero Don Félix abre paso a machetazos. Más adelante nos topamos con la cueva de un zorro, donde unas plumas junto a la entrada delatan que la cena de anoche fue una paloma distraída. A un costado las raíces de un guembé –una planta que suele crecer en lo alto de los árboles– bajan por el tronco de un alecrín envolviéndolo casi en su totalidad.
Ahora caminamos sobre un lecho de hojas secas y vamos observando la diversidad de árboles autóctonos como el palmito, el guatambú –que sirve de soporte a las orquídeas–, un palo rosa mochado por un rayo y un ejemplar de laurel totalmente rodeado por los gruesos brazos de un higuerón estrangulador. Con los años ese higuerón irá utilizando al laurelde apoyo para escalar posiciones en la carrera hacia la altura en busca de la escasa luz de la selva. Hace ya muchos años que el higuerón está apretando las raíces del otro árbol, y lo estrangula con paciencia, ahogándolo segundo a segundo, en un virtual asesinato cometido durante décadas. Unos metros más adelante nos topamos con otro higuerón gigante -ya formado y con 30 metros de altura–, con un tallo de un metro y medio de diámetro. En este lugar hubo alguna vez una árbol que fue “asesinado”.


Compartir: 

Twitter
 

1. Una cascadita artificial une los tres niveles de la pileta de Panambí.

2. El frente de piedra y la terraza de madera del lodge Panambí.
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> MISIONES Hosterías en el Corredor Verde Ecológico
    Una mariposa en la selva
    Se prolonga el verano y los feriados de Semana Santa ofrecen días de vacaciones para turistas y...
    Por Julián Varsavsky
  • SEMANA SANTA I EL VERANITO DE ABRIL
    Santo abril
    Por Graciela Cutuli
  • SEMANA SANTA II
    Viajes de peregrinos
    Por Graciela Cutuli
  • SAN JUAN TESOROS PALEONTOLóGICOS
    El valle de los dinosaurios
    Por Julián Varsavsky

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.