turismo

Domingo, 3 de abril de 2011

EL TESTIMONIO DE UN POMPEYANO

 Por Plinio el Joven *

Entonces aquel amigo que había venido de España nos dijo seca y llanamente, a mi madre y a mí: “Si tu hermano, si tu tío, vive todavía, quiere que vosotros también os salves. Si ha muerto quiso que le sobrevivierais. Por tanto ¿qué esperáis para emprender la huida?”. Le respondimos que no buscaríamos nuestra salvación mientras no supiéramos de la suya; y él sin esperar más se alejó del peligro lo más velozmente que pudo. No tardó mucho tiempo en descender aquella nube hasta la tierra y cubrir el mar; ya había rodeado y escondido a Capri. Entonces mi madre me pedía, me rogaba y me mandaba que huyese como pudiera, porque siendo yo joven bien lo podría hacer, y ella apesadumbrada por los años y el cuerpo, moriría tranquila al no ser la causa de mi muerte. Yo, por mi parte, no me quería poner a salvo si no era justamente con ella; y así la tomé de la mano y la obligué a ir de prisa, lo que hizo acusándose a sí misma de constituir un estorbo para mí. Ya caía ceniza, aunque poca, pero al volver el rostro vi que se aproximaba una espesa niebla por detrás de nosotros que, como un torrente, se extendía por tierra. “Apartémonos mientras veamos”, dije, a fin de que la multitud no nos atropellara en la calle empedrada cuando llegaran las tinieblas. Apenas había dicho esto cuando anocheció, no como en las noches sin luna o nubladas sino con una oscuridad igual a la que se produce en un sitio cerrado en el que no hay luces. Allí hubieras oído chillidos de mujeres, gritos de niños, vocerío de hombres: todos buscaban a voces a sus padres, a sus hijos, a sus esposos, los cuales también a gritos respondían. Unos lamentaban su desgracia, otros la de sus parientes, y había quienes por miedo a la muerte la imprecaban. Muchos eran los que elevaban las manos hacia los dioses, y otros se habían convencido de que los dioses no existen, creían que era la última noche del mundo. Cuando aclaró un poco nos pareció que no amanecía sino que el fuego se iba aproximando; pero se detuvo un poco lejos y luego volvieron las tinieblas y otra vez la densa y espesa ceniza. De cuando en cuando nos levantábamos para sacudirnos las cenizas, de lo contrario nos hubiera cubierto y ahogado con su peso.

* Fragmento de carta a Tácito (79 d.C.)

Compartir: 

Twitter
 

Las fantasmales figuras de yeso, acaso la muestra más exacta de la tragedia en Pompeya.
SUBNOTAS
  • ¡A CORRER!
  • EL TESTIMONIO DE UN POMPEYANO
    Por Plinio el Joven *
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> ITALIA. Las ruinas de Pompeya
    La vida petrificada
    Un recorrido por la vida petrificada de la villa del Imperio Romano que la erupción del Vesubio...
    Por Julián Varsavsky
  • CATAMARCA. ALREDEDORES DE LA CAPITAL CATAMARQUEñA
    Los verdes del valle
    Por Guido Piotrkowski
  • GRAN BRETAÑA. UNA ABADíA CON CORONA
    Gótico londinense
    Por Graciela Cutuli
  • VENEZUELA. PARQUE NACIONAL MORROCOY
    Cayos bien chévere
    Por Pablo Donadio
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.