19:12 › EL INVIERNO áRABE

El Consejo de Seguridad debatirá la situación de Siria

El máximo órgano de las Naciones Unidas discutirá a partir de mañana un proyecto de resolución propuesto por Marruecos que pide la renuncia del presidente de Siria, Bachar al Asad, y que ya cuenta con el rechazo de Rusia. A las discusiones del Consejo, bajo la presidencia de Sudáfrica, se unirán la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, así como los ministros de Exteriores de Francia, Alain Juppé, y Reino Unido, William Hague, en un nuevo intento de encontrar una solución a los más de diez meses de violencia en el país asiático, que han ocasionado más de 5400 muertos, según los últimos datos difundidos por la ONU.

A las reuniones se sumarán también el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, y el primer ministro catarí, Hamad bin Jassim al Thani. Estados Unidos "apoya el proyecto de resolución presentado por Marruecos y creemos que es vital que el Consejo respalde en su totalidad las propuestas de la Liga", dijo su embajadora Susan Rice.

La propuesta marroquí se centra en el plan de paz propuesto por la Liga Árabe "para facilitar una transición política que conduzca a un sistema democrático y plural", según una copia del documento a la que tuvo acceso la agencia Efe. Ese último proyecto de resolución fue presentado el viernes pasado por el embajador de Marruecos ante la ONU, Mohamed Loulichki, fue redactado por árabes y europeos y cuenta con el apoyo de EE.UU. Rice consideró que es el "momento" de que se apruebe esa resolución, al tiempo que subrayó que su contenido "es bastante sencillo, no hay sanciones, ni uso de la fuerza o amenaza de uso de la fuerza".

El texto marroquí pide a Al Asad que traspase el poder a su vicepresidente para formar un "Gobierno de unidad nacional" que lidere un proceso de transición que lleve a celebrar "elecciones transparentes y libres bajo supervisión árabe e internacional". Condena también "las continuadas y extendidas graves violaciones de derechos humanos y las libertades fundamentales por parte de las autoridades sirias", y pide el cese inmediato de la violencia, la liberación de prisioneros, la retirada de las fuerzas de seguridad de la calle y el acceso de prensa extranjera, entre otros asuntos.

Sobre la oposición rusa al proyecto, Rice señaló que "lo mejor sería un apoyo unánime y que todos respaldaran el plan de la Liga Árabe", al tiempo que señaló que ya han transcurrido "diez meses de horrible aumento de la violencia de un Gobierno contra su pueblo". Rice, que evitó considerar si Siria está o no ante un escenario de guerra civil, pero subrayó que en ese tiempo muchos miembros de la comunidad internacional, desde los vecinos de Siria a los países de la Unión Europea (UE) y EE.UU. y ahora la Liga Árabe, están intentando "prevenir un escenario peor. La alternativa es más violencia y que el caos se intensifique".

De manera similar se expresó Francia, que en los debates de mañana estará representada por su ministro de Exteriores y que busca "convencer al Consejo de Seguridad de que ejerza todas sus responsabilidades ante el agravamiento de los crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen sirio".

El número de muertos ha aumentado en las últimas semanas y ya podría llegar a los 6000, tal como asegura la oposición, desde que a mediados de enero la ONU estimase que las víctimas mortales de la represión superaban las 5400. Rusia, miembro permanente y con poder de veto, un aliado tradicional de Damasco, rechaza el proyecto porque considera que "no sólo traspasa nuestras líneas rojas, que son la indicación de sanciones y la imposición de un embargo de armas, sino que incluye puntos inaceptables, como la idea de imponer cierto desenlace al diálogo político cuando éste ni siquiera ha empezado", según su embajador, Vitaly Churkin.

Al mismo tiempo, Moscú logró que Damasco aceptara su invitación para negociar allí con la oposición, sin injerencia exterior, según el Ministerio ruso de Exteriores. Sin embargo aún no ha recibido respuesta afirmativa de los representantes del Consejo Nacional Sirio (CNS), que agrupa a la mayoría de la oposición en el exilio, y que es contrario a negociar una solución que no contemple la salida de Al Asad del poder.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.