18:24 › EL JUEZ SEBASTIAN CASANELLO DEBE DECIDIR SI UNIFICA O SEPARA LAS INVESTIGACIONES ABIERTAS POR LAS REVELACIONES DE LOS PANAMA PAPERS

Las offshores bajo investigación

Opinión: por Irina Hauser

El fiscal Federico Delgado pidió que tramiten separadas las investigaciones contra el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y contra el presidente Mauricio Macri, relacionadas con las sociedades offshore reveladas en los Panama Papers. El criterio va a contramano del que planteó la denuncia de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), que vincula a ambos funcionarios con una emisión de bonos Tango serie 8 que realizó el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en 2010, cuando Grindetti aparece como administrador de una empresa fantasma en Panama y apoderado de una cuenta en un banco de Suiza. En aquel entonces era secretario de hacienda del gobierno porteño, que estaba al mando de Macri. La Procelac se basó, a su vez, en una presentación del ex candidato a vicejefe de gobierno porteño, Leandro Santoro, quien planteó sospechas de una maniobra de lavado de dinero destinado a financiar la actividad del PRO. El juez Sebastián Casanello tiene que decidir qué camino sigue.

Delgado considera que no existe “relación procesal” entre ambos casos, por más que los denunciados pudieran tener relación política. Lo que atañe a la emisión de bonos, a entender del fiscal, debería ser eje de una investigación enfocada en Grindetti, como secretario de Hacienda porteño. En relación a Macri, cuando impulsó la apertura de una investigación vinculada con las revelaciones del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, enfocó su dictamen hacia la posible omisión maliciosa en sus declaraciones juradas de su participación en las sociedades Fleg Trading LTD, registrada en Islas Bahamas, y Kagemusha SA, en Panamá. Se trata de un delito de pena baja, con dos años máximo de prisión, y que según los tiempos que maneje la justicia federal, puede ser de fácil prescripción, como consiguió el ex presidente Carlos Menem, absuelto por el paso del tiempo pese a omitir declarar aeronaves, cuentas y propiedades inmuebles.

A la denuncia de la Procelac se sumó que otros juzgados se declaran incompetentes en asuntos vinculados a las cuentas offshore, y Casanello tiene que resolver si se queda con todo o sólo con lo que atañe a Macri. Una llegó del juzgado del juzgado de instrucción de Diego Slupski, y la otra del juzgado federal de Claudio Bonadio. El fiscal Delgado opinó que no debe intervenir en esos casos.

La trama descripta por la Procelac, en función de la denuncia de Santoro, dice que al poco tiempo de obtener un poder para manejar la firma Mercier Internacional SA, en Panamá, el gobierno porteño colocó en el mercado bonos Tango Serie 8. Se realizó con una tasa de interés muy elevada, 12,5 por ciento, mucho más alta que la que lograban otras provincias. La Ciudad obtuvo 475 millones de dólares que iban a ser para extender las líneas de subte A, B y H, pero las obras ni siquiera estaban licitadas. Para la emisión de los bonos, según la denuncia, el gobierno porteño contrató al banco Credit Suisse y a KBR Corporate Finance, una firma sin antecedentes que tenía entre sus directores a Edgardo Srodek, jefe de campaña del PRO en la provincia de Buenos Aires en las elecciones de 2005, aportante de la campaña macrista en 2007, y hermano de Jorge Srodek, entonces diputado provincial del mismo partido. El banco Credit Suisse controlaba al Clariden Leu AG, en el que Grindetti manejaba una cuenta en Suiza.

Santoro planteó que las operaciones señaladas generan sospechas sobre “el financiamiento de la campaña 2013 por parte del PRO” y subraya un dato que es que “el 14 de marzo de 2013 Macri, junto con Grindetti, viajan a Panamá. Sin perjuicio de que dicho viaje se hizo con los fines de obtener un crédito, no debe perderse de vista que se realiza meses antes de las elecciones nacionales, ya que las PASO legislativas se realizaron en agosto y las elecciones definitivas en octubre del mismo año”, señaló. La firma offshore Mercier, que se conoce a partir de Panama Papers, fue manejada por Grindetti entre 2010 y 2013. Tenía un poder como administrador pero todavía no está claro si además era el dueño.

Lo que toma la Procelac es una cadena de hechos que juntan a Macri y Grindetti: se emiten títulos de deuda para financiar obras que no estaban en condiciones de realizarse, se pagan comisiones superiores al valor de plaza, todo coincide con la operatoria de una sociedad en Panamá, de la que el ex secretario de Hacienda era administrador y luego aparece ligado a cuentas en Suiza con uno de los bancos que emite los bonos. Encima coinciden en un avión.

Los Panama Papers revelaron empresas offshore que el Presidente y el intendente de Lanús mantenían ocultas.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared