UNIVERSIDAD › OPINION

La Reforma, renovación o liturgia

 Por Eduardo N. Dvorkin *

Este año la Reforma Universitaria llega a su 90º aniversario. El marco internacional y nacional de la Reforma, la Revolución Rusa y el yrigoyenismo, respectivamente, marcaba direcciones de “des-aristocratización”. Los estudiantes cordobeses que se alzaron en 1918 contra la oscuridad clerical y contra una concepción anticientífica de la universidad nos legaron a los universitarios principios imprescindibles.

Desde el ’18, el movimiento universitario, heredero del reformismo aun cuando muchas veces no se autodefinió como tal, se desarrolló intentando convertir la universidad en la palanca para cambiar el país. Falsas dicotomías entre excelencia académica y progresismo político oscurecieron y oscurecen muchas veces la elaboración de políticas universitarias.

El único intento sostenido de proyecto universitario, en que la excelencia académica fue un objetivo explícito, fue el desarrollado entre 1958 y 1966, cuando se intentó edificar una universidad pública de excelencia científica, cuyo punto más destacado, en lo que hace a las ciencias duras, fue la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA. La llamada “universidad reformista” no sólo fue notable científicamente, sino que a la vez influyó políticamente sobre el país en su conjunto, levantando banderas democráticas y de desarrollo autónomo. Esta política universitaria no careció de fuertes opositores dentro mismo de las filas reformistas, los que acuñaron el mote de “cientificismo” para descalificar esta visión.

El largo camino que el movimiento universitario argentino debió recorrer enfrentando dictaduras y autoritarismos hizo que banderas de lucha coyunturales, perdidas en el tiempo las motivaciones que las justificaron originalmente, se cristalizasen como iconos religiosos.

En la actual etapa “normal” de la historia del país es esperable que las universidades aseguren que los fondos que la sociedad empeña en ellas retornen a la sociedad con la formación de científicos y profesionales de primer nivel y con el desarrollo de una investigación científica de excelencia, que además sirva de base para un desarrollo tecnológico autónomo.

Hoy hay condiciones para que la excelencia académica sea finalmente el objetivo que guíe la política universitaria. Pero para ello es necesario atreverse a debatir, sin condicionamientos, temas cuya sola mención abre, como en las religiones, la sospecha de herejía.

¿Cómo asegurar la autonomía académica de las universidades permitiendo simultáneamente que la sociedad, a través de sus instituciones democráticas, defina para ellas funciones en el proyecto nacional?

El gobierno tripartito o cuatripartito, en que complejas decisiones académicas se deben tomar necesariamente con el voto de alumnos y no docentes, ¿es compatible con el rol que se espera de las universidades?

¿Cómo asegurar la dualidad imprescindible en el gobierno universitario, cómo combinar la libre expresión de todos con la priorización, en los asuntos académicos, de la opinión basada en el conocimiento?

Una universidad en que decisiones sobre modificaciones de planes de estudio y aun de simples programas de materias deben ser aprobados por órganos colegiados tri o cuatripartitos actuando en cascada, ¿puede mantener esa operatoria en tiempos de cambios tecnológicos acelerados?

¿El ingreso irrestricto a la universidad es realmente la herramienta adecuada para lograr la imprescindible inclusión social?

La necesaria orientación de la matrícula para intentar satisfacer las necesidades de la sociedad implica favorecer algunas disciplinas por sobre otras, ¿cómo hacerlo en el actual esquema de gobierno universitario?

¿Cómo articular la libre investigación universitaria con el incremento del valor agregado de nuestra producción y con la creación de nuevas fuentes de trabajo?

Una enorme cantidad de situaciones nuevas y de falla de algunos conceptos de la liturgia reformista hacen necesario repensar la universidad con fuerte libertad conceptual.

* Profesor titular de la Facultad de Ingeniería (UBA).

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.