UNIVERSIDAD › DIALOGO CON LA SECRETARIA ACADEMICA DE LA UBA, EDITH LITWIN

“Recuperar el debate en el CBC”

Hace veintitrés años se organizó el Ciclo Básico Común como alternativa al examen de ingreso. Ahora se está rediscutiendo su organización y las formas de revertir la alta deserción. Debate sobre el rol docente.

 Por Julián Bruschtein

“Estamos repensando una propuesta de articulación distinta para el Ciclo Básico Común (CBC). Yo no diría institucionalizarlo, pero hay que recuperar el debate interno del CBC y articularlo de manera más consensuada con las distintas facultades.” La secretaria Académica de la UBA, Edith Litwin, analizó en diálogo con Página/12 algunos de los temas que está trabajando su secretaría, donde la mejora de la retención de los estudiantes aparece como el gran desafío. La reformulación del CBC, la creación de consejos asesores curriculares con representantes elegidos por docentes del mismo CBC, la elaboración de una especialización, maestría y doctorado en docencia universitaria y la ampliación de los posdoctorados son algunos de los ejes que propone Litwin.

–¿El cambio de director del CBC (fue nombrado Jorge Ferronato) trae aparejadas reformas de otro tipo en el ingreso?

–Estamos repensando una propuesta de articulación distinta para el CBC. Yo no diría institucionalizar el CBC porque ya lo está, porque es el primer año de las carreras y tiene una clara institucionalización. Desde que nació, en 1985, generó una propuesta muy dinámica e innovadora para la universidad. Pero este proyecto innovador vivió distintos cambios a través de los años y creo que algunos de esos cambios no tuvieron fuerza de articulación con las facultades. Por ello estamos pensando en recuperar el debate interno del CBC, y esto implica articularlo de manera más consensuada con las distintas facultades.

–¿De qué forma se realizaría esta articulación?

–El CBC va a ser un programa de estudios básicos en el que además tendrá que dar cuenta de qué significa estudiar en la universidad y para ello hace falta que las facultades aporten para que el programa sea lo más claro que se pueda. Sería bueno que en este programa se puedan delinear algunas propuestas que no sean solamente disciplinares, es decir que no sea dar más matemática, más física y más química, sino poder mostrar los problemas de la sociedad contemporánea, los problemas de las ciencias hoy en la sociedad, y generar propuestas para que ayude a los estudiantes a entender cómo esto implica un tratamiento interdisciplinario, pero también la provisionalidad del conocimiento y las diferentes perspectivas para abordar un tema.

–¿Apuntaría a moldear al estudiante para que entienda las formas del estudio en la universidad?

–Claro, esto hace más al tema de la formación de un alumno universitario. Porque un alumno universitario es el que puede sostener posiciones en controversia y entender que ambas, desde su paradigma, son válidas. Que pueda entenderlas, reconocerlas y operar con ambas. Todo esto significa la ruptura con los modelos de la escuela media y es el mayor desafío que tiene el Ciclo Básico para atender, porque requiere estrategias cognitivas de distinto tipo. Esto es lo que el CBC puede reconstruir pensando hacia adelante. Porque el CBC tiene que intentar comprender los problemas con los que llega el alumno a la universidad, y esto necesita un tiempo y otra propuesta de trabajo.

–¿Se intenta darle forma de manera integral, a partir del acceso al CBC?

–En realidad hace falta generar una propuesta de mayor articulación con los estudios universitarios pero también analizar la misma relación hacia atrás, con la escuela secundaria. Porque es muy común que los jóvenes cuando eligen no necesariamente tienen una claridad meridiana de las exigencias del tipo de carrera. Un ejemplo claro es lo que sucede con las Ciencias de la Atmósfera, porque los estudiantes se anotan creyendo que al comienzo tienen materias más experimentales, como trabajar en un observatorio, y se encuentran que el primer tramo de la carrera está dedicado a las ciencias básicas.

–¿Y con respecto a los docentes? ¿Que cambios implicaría?

–Hay que resolver que los profesores puedan votar, elegir y ser elegidos. Como parte de esta propuesta que estamos pensando es la creación de un reglamento que institucionalice los consejos asesores curriculares, ése va a ser un desafío importante. Que las facultades puedan nombrar sus representantes en el CBC y que haya consejos que debatan curricularmente cuáles son las propuestas y hagan una propuesta flexible permanentemente, o sea una propuesta acorde con los tiempos que también pueda ir variando y no se cristalice. Creo que una iniciativa de este tipo nos podría ayudar, junto a pensar de manera colectiva a través de representantes en la marcha del CBC, pero sobre todo para generar innovaciones en el Ciclo Básico. Es decir que haya un germen importante dentro mismo del CBC donde se pueda seguir recuperando ese carácter innovador con el que nació.

–¿Qué planes tiene la secretaría para la formación docente?

–Estamos tratando de reunir todas las carreras docentes que tienen distintas facultades, articulándolas para posibilitar la especialización en docencia universitaria y luego una maestría y un doctorado en la disciplina. Esto se hace con el consenso de todas las facultades, porque creamos una comisión en donde los representantes de las unidades académicas interactúan para encaminar esta especialización. Pero también reglamentamos los posdoctorales. La universidad tiene dos posdoctorales: uno en Derecho y otro en Filosofía y Letras. La intención es estimular el desarrollo de los posdoctorados, con la posibilidad de habilitar pasantías para extranjeros, porque esto muestra nuevas experiencias y enfoques diferentes.

–¿Qué papel juega la innovación tecnológica en las políticas de retención?

–Este año los estudiantes pueden estudiar mediante plataformas e-le arning a través de UBA XXI. Ya son casi veinte mil alumnos conectados al campus virtual, y esto significa que ya hay más alumnos que los que rinden habitualmente los exámenes parciales. No puedo dar cifras exactas porque todavía no las tengo, pero sí podemos decir que UBA XXI está mostrando ya un cambio con un proyecto diferente. También la creación del Centro de Innovación Pedagógica, que ya tiene prácticamente desarrollado dos materias para las carreras de Veterinaria e Ingeniería, con la elaboración de un prototipo que es un formato muy transferible a otras materias. Con la utilización de estos modelos, que son muy participativos, los estudiantes van introduciendo sus propios datos y van resolviendo problemas a través de un trabajo muy interactivo. Pensamos que es transferible a muchas materias y con optimismo creemos que se puede aplicar hasta en ochenta materias. A fin de mes vamos a realizar un encuentro del que participarán cerca de 250 cátedras, que tienen experiencias innovadoras, donde la idea es dar una discusión del patrimonio pedagógico de la UBA. Nos interesa buscar cuáles son los mejores formatos que están dando mejores resultados para los estudiantes.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.