UNIVERSIDAD › EL MINISTERIO DE EDUCACIóN LANZó EL PROGRAMA UNIVERSIDAD Y HáBITAT

El saber en el territorio

El programa financia proyectos que propongan “intervenciones concretas y realizables” en hábitats informales para mejorar la calidad de vida en zonas relegadas de la ciudad de Buenos Aires. Busca generar un intercambio fluido entre las universidades y los barrios.

“Hay muchas cosas que se hacen en la universidad que, en diálogo con las necesidades del territorio, se pueden mejorar y pueden mejorar también la calidad de vida de la gente”, señaló Romina Barrios, coordinadora del Programa Universidad y Hábitat, recién lanzado por la Subsecretaría de Gestión y Coordinación de Políticas Universitarias, que dirige Laura Alonso en el ámbito del Ministerio de Educación. El programa apuesta a orientar los saberes generados en la academia a problemas reales a partir de la financiación de proyectos universitarios que propongan “intervenciones específicas, concretas y realizables” en hábitats informales. El objetivo no es sólo llevar a cabo mejoras concretas que eleven la calidad de vida en las zonas más relegadas de la ciudad de Buenos Aires, sino que en ese tránsito se forjen vínculos solidarios entre el territorio y la universidad que alimenten un intercambio más fluido y contribuyan a desterrar los prejuicios. “En los barrios pasan cosas hermosas. Cuando los jóvenes de las universidades vengan, se van a llevar lo mismo o más de lo que traigan”, aseguró el referente barrial Alejandro “Pitu” Salvatierra, que participa en la propuesta.

El programa explora dos líneas de trabajo. La primera tiene que ver con identificar entre los diferentes proyectos universitarios financiados por la subsecretaría, y que ya están en ejecución –enmarcados en las “convocatorias habituales”–, los que se relacionan con alguna propuesta de mejoramiento de villas, asentamientos, conventillos, inquilinatos y otros espacios, para generar una serie de encuentros en los que los directores de los proyectos y sus equipos se reúnan en comisiones temáticas con organizaciones sociales y comunitarias de los barrios, organismos nacionales vinculados y agrupaciones estudiantiles con militancia territorial. El primer encuentro de este tipo ya tuvo lugar en las instalaciones del Ministerio de Educación y, según sus organizadores, fue exitoso en relación con su objetivo de poner en diálogo a los diferentes actores de cara a un problema común.

La segunda columna del programa se basa en la creación de proyectos especiales de abordaje integral de problemas habitacionales. Estas iniciativas son desarrolladas por equipos de estudiantes de diferentes universidades nacionales (participan las de Buenos Aires, de La Plata y de las Artes, entre otras) en coordinación con dependencias estatales, como el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) o la Compañía Administrativa del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa). Ya hay cinco proyectos en marcha en Ciudad Oculta, Barrio Obrero y Bermejo, Fátima, Villa 20 y Justo Suárez, orientados a mejoras de vías cloacales, pluviales y del tendido eléctrico, demarcaciones de veredas y pasillos y relevamientos dominiales.

“Esto representa un cambio de sensibilidad en la universidad, que abre las puertas a un sector de la sociedad que fue privado de ella, que además es el que más aporta, que sostiene la universidad pública con el trabajo de sus vecinos”, aseguró el referente barrial Pitu Salvatierra, para quien la iniciativa también ofrece una oportunidad para derribar las falacias de una identidad villera “construida de afuera hacia adentro”. “Es central que podamos intercambiar saberes. Estoy seguro de que cuando los jóvenes de la universidad vengan, se sienten en las mesas de nuestras familias, van a ver que somos mucho más normales de lo que les contaron, que somos iguales a ellos, que somos los que cuidamos a sus hijos, los que construimos sus casas”, señaló.

En el mismo sentido, Barrios insistió en que el mensaje no debe ser que “la universidad baja al territorio”, sino que el programa se sostiene en una línea de “capacitaciones cruzadas”. “Los pibes de Ingeniería y Arquitectura conocen poco, por ejemplo, el trabajo de obra. Entonces ahí, con los cooperativistas, hacemos una instancia de intercambio, donde los universitarios aprenden de los trabajadores del barrio”, ejemplificó la coordinadora del programa.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.