EL MUNDO › SYRIZA PLANEA CERRAR LOS CENTROS DE DETENCIóN O TRANSFORMARLOS EN CENTROS DE ALBERGUE DE INMIGRANTES

Grecia promete liberar a los ilegales

La izquierda en el poder quiere liberar a unos veinte inmigrantes cada día, al tiempo que asegura que garantizará el alojamiento de 210 menores no acompañados que están en los siete campamentos del país.

 Por Nathalie Savaricas *

Desde Atenas

Al interior del alambre de púas y de las vallas, en el campamento de Amygdaleza, los inmigrantes indocumentados de todas las edades deambulan por el patio, tendiendo la ropa para que se seque sobre los contenedores de embarques. El centro de detención de Atenas, al pie de un frondoso bosque de abetos del monte Parnitha y a pocos minutos en coche del casino más antiguo del país, es uno de los siete centros de inmigrantes en toda Grecia. Sus ocupantes son unos 3500 detenidos y serán liberados de los campos si los nuevos gobernantes contra el ajuste hacen honor a sus promesas.

Para personas como Bilal Hussein, no puede venir demasiado pronto. Estuvo recluido en varios centros de detención en Grecia, incluyendo el ahora famoso Amygdaleza. “Fue horrible”, recuerda. Cuando el jugador de 34 años fue liberado a finales del mes pasado en la ciudad de Xanthi, en el norte, aún llevaba su ropa de verano de cuando fue arrestado el año pasado. “Hacía frío, pero no teníamos nada para ponernos, sólo una remera y un pantalón. Ni siquiera medias.” Hussein huyó de su ciudad natal de Sialkot, en Pakistán, hace nueve años. Había comenzado una relación con una mujer cuya familia estaba indignada porque no estaban casados. Su novia fue asesinada por su propia familia. El huyó y buscó refugio en Europa. Pero la vida en Grecia, dice, “fue peor”. Dice que vio a muchos reclusos morir de enfermedades por negligencia y por falta de atención médica en Amygdaleza.

“El campo estaba muy sucio. Si alguien se enfermaba, a nadie le importaba. Recibíamos golpes al pedir un médico”, rememora. Otros inmigrantes también hablan de abuso físico generalizado en los centros de detención de Grecia. Durante años, Atenas fue repetidamente condenada por su trato a los inmigrantes por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En su informe publicado recientemente, después de visitar Amygdaleza, en febrero, la ONG Médicos del Mundo (MDM) lamentó las malas condiciones de vida, pero señaló que no había pruebas de la violencia. “Era realmente la imagen de un campo de concentración”, dijo el jefe de la rama de MDM de Grecia de MDM, Nikitas Kanakis.

Kanakis, que estuvo trabajando para MDM desde hace más de veinte años cubriendo todas las grandes crisis y guerras de todo el mundo, dijo que los residentes en el campamento estaban “descuidados, desnutridos y viviendo en aislamiento y sin saber siquiera lo que el futuro les deparaba”. Cita como ejemplo el día que su ONG lo visitó; nevaba, pero algunos inmigrantes seguían usando la ropa que llevaban puesta cuando fueron arrestados, el verano anterior –al igual que Hussein–.

La izquierdista Syriza llegó al poder prometiendo romper con las políticas del pasado y quiere liberar a unos veinte inmigrantes cada día, al tiempo que garantiza el alojamiento seguro de 210 menores no acompañados que están en los campamentos del país. El gobierno quiere cerrar los campos de forma gradual o transformarlos en centros de albergue abiertos.

“Hay un gran cambio en nuestra política de gobierno –dijo Tasia Christodoulopoulou, ministra de Inmigración–. Queremos achicar la brecha entre la seguridad y la libertad.”

Pero su opinión no es muy bien recibida en un país que se convirtió en una de las principales puertas de entrada a Europa para cientos de miles de inmigrantes procedentes del norte de Africa y Asia, especialmente sirios. El alcalde de Atenas, George Kaminis, dijo: “No estamos de acuerdo con este procedimiento, donde cientos de personas son llevadas al centro de Atenas sin ninguna preocupación acerca de dónde se quedarán, comerán o sobrevivirán”. Christodoulopoulou dice que ella inició un debate en Europa, instando a otros países a tomar una mayor cuota de responsabilidad en la tasa sin precedentes de la inmigración. Los escasos recursos, la infraestructura y la burocracia de Grecia significan que muchas solicitudes están bloqueadas. Y a los refugiados se les niegan sus derechos, mientras que Grecia se llena de solicitantes de asilo que no puede manejar.

Con sus cientos de islas, Grecia tiene una de las costas más largas de Europa, por lo que es una opción atractiva para los inmigrantes ilegales. Mientras tanto, la vecina Turquía se ha enfrentado a una enorme crisis de refugiados, con cientos de miles de sirios que esperan entrar en Europa.

Christodoulopoulou dice que instó a la UE a asumir su parte de responsabilidad, un sentimiento ampliamente compartido en el país endeudado, porque “estamos bajo mayor presión que los países del norte”.

Pero la política de inmigración de Grecia también está siendo utilizada por los ministros como una herramienta de presión en el extranjero. Debido a su posición en el extremo suroriental de Europa, uno de los principales puntos de entrada de la inmigración ilegal a la UE es la frontera de Grecia con Turquía, un país al que viajan los jihadistas para entrar en los territorios del Estado Islámico (EI) de Irak y Siria.

El mes pasado, Panos Kammenos, líder juvenil del partido de derecha de coalición con Syriza y ministro de Defensa, dijo en una reunión de Griegos Independientes que su gobierno suspendería los tratados europeos, permitiendo que los inmigrantes pasen al resto del continente.

“Si, entre estos inmigrantes, algunos cruzaron hacia el lado del EI y eso no se chequeó, entonces la responsabilidad recaerá en Europa”, advirtió mientras Grecia negocia sus pagos de la deuda con Bruselas.

Esto produjo ansiedad en toda Europa e incluso a través del Atlántico. Pero Christodoulopoulou rechaza los esfuerzos de su colega para presionar a Europa a ser más tolerante con Atenas. “La política de inmigración no puede convertirse en una herramienta de negociación”, dice. Afirma que su ministerio comenzará con la liberación de los extranjeros cuyo único delito es “haber cruzado ilegalmente a Grecia”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

El centro de detención de Amygdaleza, donde los indocumentados pasan frío y padecen enfermedades.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.