UNIVERSIDAD › CRISIS PRESUPUESTARIA EN EL INSTITUTO UNIVERSITARIO DE DERECHOS HUMANOS

Casi un año sin cobrar

A los 180 profesores del IUNMa, que antes fue la Universidad de las Madres, no les pagan desde 2015. El Gobierno sólo ejecutó 16,5 millones de un presupuesto de 98 millones de pesos y para 2017 prevé recortar más del 75 por ciento de los fondos.

“Los docentes no cobramos desde diciembre del año pasado”, dijo a Página/12 Ricardo Aguirre, profesor del Instituto Universitario Nacional de Derechos Humanos Madres de Plaza de Mayo (IUNMa). Por si fuera poco, el presupuesto para el 2017 pasará de los 98 millones de pesos actuales (de los cuales hasta el momento sólo se ejecutaron 16,5 millones) a 23 millones. El IUNMa, que está sufriendo más que otras entidades educativas el ajuste del macrismo, es el primer instituto universitario con especialización en derechos humanos del mundo.

La Asociación Madres de Plaza de Mayo creó en 1999 “un nuevo espacio de resistencia”, la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo. La institución pasó a ser estatal en 2014 y quedó bajo la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos hasta marzo de este año, cuando bajó un escalón y pasó a depender de la Secretaría de Derechos Humanos, que dirige Claudio Bernardo Avruj.

“Somos 140 docentes que no cobramos desde diciembre (el aguinaldo tampoco) del año pasado; y peor, los demás (cerca de 40) no cobran desde septiembre del año pasado”, contó Aguirre, que también es egresado de la institución e integrante de la junta promotora de Adiunma (Asociación docente del instituto).

La única fuerza que tienen para seguir dando clases es la “convicción militante y no dejar a los estudiantes tirados”. Pero temen por la continuidad la cursada el año que viene.

“Es traumática la situación que se vive”, relató Belén Sarubi, estudiante del IUNMa: “Son tres los reclamos que van de la mano: el edificio único (ubicado en 25 de Mayo al 500, ex sede de la Secretaría de Derechos Humanos, que pasó a la ex ESMA), que no está disponible completamente. También la designación y el salario docente”. La semana que viene habrá elecciones de centro de estudiantes por primera vez en la historia del instituto. Sarubi –que será candidata a presidenta por El Colectivo– las define como “muy necesarias para enfrentar el ajuste del Gobierno teniendo nuestra gremialidad”.

“El régimen de trabajo de los profesores es por facturación, entonces no figuran como docentes universitarios, lo que es una contradicción –remarcó Sarubi–, porque el Ministerio de Trabajo decretó que el IUNMa está dentro del convenio colectivo de los docentes universitarios, pero el Ministerio de Justicia sigue desconociéndolo”. “Aunque quieran, aunque la idea sea cansarnos, vamos a seguir estudiando y esta universidad, que es el sueño de las Madres, va a continuar.”

La precariedad es concreta, el 40 por ciento de los estudiantes no cursa en el único piso que tiene asignado el instituto en la sede de 25 de Mayo. Hay clases que se dictan en un sótano que pertenece al auditorio de ATE Capital. Las organizaciones Aluvión y Unidos y Organizados también prestan sus locales para que sean usadas como aulas. Hubo clases que llegaron a desarrollarse en bares abiertos al público.

Avruj habló de “un reacomodamiento y una reasignación de recursos”, y especificó que “no hay recortes”. También dijo que el instituto cuenta con 60 estudiantes. Según datos del IUNMa, hay 944 alumnos en sus carreras de Historia, Derecho, Trabajo Social y Comunicación. “Sesenta serán los que ve en la plaza los jueves acompañando a las Madres, que llevan la bandera del IUNMa”, ironizó un docente.

Representantes de la comunidad del instituto mantuvieron la semana pasada una reunión con Leonardo Szuchet, jefe de gabinete de Avruj: la definieron como “positiva”. Las exigencias que presentaron fueron: que se reconozca el dictamen del Ministerio de Modernización que reconoció a los profesores del IUNMa como trabajadores docentes; la asignación del edificio único; y que el rector normalizador, Germán Diego Ibáñez, tenga la potestad para designar docentes. Otro pedido es que el IUNMa pase a la órbita del Ministerio de Educación, aunque ese objetivo hoy parece bastante lejano. “Se comprometieron a avanzar, pero no firmaron nada –contó Aguirre–. Esta es la primer institución con especialización en derechos humanos en el mundo, no la vamos a dejar caer.”

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.