UNIVERSIDAD

Los ciclos comunes como primera medida para frenar la deserción

Educación presentó su propuesta de crear ciclos de formación básica compartidos por familias de carreras. Los expertos opinan.

 Por Javier Lorca

Del 50 al 60 por ciento de los alumnos deserta en el primer año de la universidad. Otro dato: el 87 por ciento de la matrícula estudiantil se concentra en las carreras profesionalistas, pese a la creciente diversificación del saber y el mercado. Para enfrentar esos y otros problemas extendidos en las universidades nacionales, el Ministerio de Educación presentó su propuesta de crear Ciclos Generales de Conocimientos Básicos (CGCB) para familias de carreras. Fue ayer, en un encuentro nacional del que participaron representantes de 24 casas de estudios, funcionarios y expertos en educación superior. Si bien los participantes aceptaron la necesidad de que grupos de universidades compartan los primeros dos años de carreras afines, quedó claro que los ciclos comunes, en el mejor de los casos, sólo atenuarán algunos problemas y que, además, hará falta una profunda discusión para acordar cómo instrumentarlos (ver aparte).
Como ya informó Página/12, los ciclos comunes son uno de los proyectos impulsados por la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) para los próximos años, en consenso con la mayoría de las universidades: de hecho, 26 casas de estudios ya están involucradas en el desarrollo de las primeras experiencias.
“Partimos de un diagnóstico compartido. En la universidad hay una alta tasa de deserción, particularmente en primer año. Casi el 87 por ciento de la matrícula se concentra en cinco grupos de carreras profesionalistas. Los planes de estudios tienen una altísima especialización en sus primeros años. Hay desvinculación entre el sector productivo y las carreras”, enumeró el titular de la SPU, al abrir en la Universidad Nacional de Quilmes el seminario que concluye hoy. Juan Carlos Pugliese fue cuidadoso. Aclaró que el ministerio hace propuestas “de común acuerdo con las universidades autónomas”.
En este caso, el propósito central de la propuesta es que familias de carreras (por ejemplo, las ingenierías, las ciencias sociales, las económicas, el área de salud) compartan un ciclo inicial de formación básica de dos años, para recién en el tercero definir la especialización (por ejemplo, ingeniería industrial, electrónica, química, naval). ¿Cuáles son los objetivos de los CGCB? Por un lado, dar oportunidades de acceso equivalentes y desconcentrar el ingreso (podrían, incluso, crearse sedes para dar los ciclos en localidades sin universidades). Por otro, brindar una formación general mediante “un proceso de enseñanza-aprendizaje especializado en la incorporación de los alumnos en la vida universitaria”, con “un ambiente que los contenga” y con docentes capacitados en la problemática del ingreso y la retención, según detalló Victoria Guerrini, de la SPU, cuando presentó la propuesta oficial.
Los CGCB servirían para enfrentar “la deserción producida por elecciones vocacionales apresuradas o muy tempranas, al posponer dos años la elección”, y también para “permitir la movilidad de los estudiantes entre instituciones y carreras”. En ese sentido, los ciclos flexibilizarían los diseños curriculares actuales (“excesivamente rígidos”), fomentarían la cooperación entre instituciones y el aprovechamiento de las riquezas de cada una. El riesgo implícito sería la homogeneización, que todas las universidades enseñen lo mismo. “Unificar sería bajar la calidad y opacar diferencias que enriquecen al sistema –advirtió Guerrini–. No se trata de ir hacia la homogeneidad curricular, sino que formaciones diferentes puedan ser reconocidas como equivalentes.”
El de ayer fue el primero de una serie de encuentros que buscarán estimular la discusión, con y entre las universidades, para definir las familias de carreras, los contenidos y competencias de los ciclos comunes, los perfiles docentes necesarios, las herramientas pedagógicas adecuadas y otras cuestiones clave. La propuesta de Educación es dirigir recursos a las universidades involucradas a través de contratos programas (diseño y gestión curricular, en especial), cursos de capacitación docente y becas.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.