EL PAíS › PREGUNTAS SOBRE EL CASO NINE

Las cinco claves sobre el rescate

 Por Raúl Kollmann

1 ¿Quién es El Gangoso? Desde hace más de un año llaman El Gangoso a un sujeto que aparece negociando el dinero con las familias secuestradas, entre ellas las de Nine, Garnil, Ramaro, Pablo Belluscio y otros. El hombre habla con la voz deformada intencionalmente, tal vez apretándose la nariz con los dedos o hablando a través de un aparatito. De todas maneras, se trata del mismo personaje, identificado no sólo por la voz sino también por el lenguaje. La impresión de los investigadores es que es el jefe o uno de los jefes de las bandas que perpetraron esos secuestros y no está claro si está detenido o no. En fuentes judiciales creen que podría ser Cristian Carro Córdoba, el secuestrador detenido por casualidad la semana pasada. Otros creen que El Gangoso es Rodolfo “La Rubia” Lorhman, el secuestrador que todavía está prófugo. Habrá que ver si en la Justicia se logra desentrañar ese misterio.

2 ¿Por qué entraron a los balazos a rescatar a Patricia?
En realidad, está la decisión de actuar en todos los casos en que se detecte el aguantadero en el que está el secuestrado. La explicación pública se busca después. En el caso Nine incluso dieron dos versiones: por un lado, se dijo que amenazaban con cortarle una mano, por el otro lado que por el tiempo transcurrido Patricia ya estaba en grave riesgo psiquiátrico. Lo concreto es que, tras meses del impacto de la muerte de Axel Blumberg, que convirtió en “diabólico” el nombre del fiscal Jorge Sica y la estrategia de entrar a sangre y fuego, el presidente Kirchner impulsó el retorno a la idea de que el Estado no debe permanecer pasivo y que no debe esperar el fin de las negociaciones. En esa estrategia están de acuerdo el gobernador Felipe Solá y el ministro León Arslanian y es rechazada por Juan Carlos Blumberg, pese a que en este fin de semana fue tímido en el cuestionamiento. Sólo dijo: “Tal vez yo hubiera esperado”.

3 ¿Cuánto riesgo existe?
Mucho. La teoría es que las personas secuestradas quedan al cuidado de los más perejiles de las bandas y ello hace que el ingreso violento tenga más posibilidades de éxito. También está el hecho de que, en general, los secuestradores tienden a no matar a sus víctimas porque se cargan con un homicidio gravísimo, con pena de reclusión perpetua, es decir que no salen de la cárcel por 25 años. El otro elemento es que el secuestrado también corre riesgo si no lo rescatan, ya sea porque por error vio la cara de un integrante de la banda o porque a alguno de los secuestradores le agarró un ataque de furia. Más allá de todos estos elementos, en el ingreso violento a un aguantadero el secuestrado puede resultar herido o muerto por los secuestradores e incluso por error de algún policía. Ese enfoque hace que, según los especialistas, lo mejor es no casarse con ninguna teoría y ver caso por caso. Como es obvio, lo que salió bien en el rescate del padre de Jorge “Corcho” Rodríguez, salió mal con Axel Blumberg. Y la única diferencia fue que cuando en este último caso trataron de apresar a los secuestradores que iban en un Passat blindado, los hombres de la Bonaerense y la SIDE fallaron. Después, por otros elementos, como la huida de Axel, la escandalosa falta de respuesta de los policías de la zona y el estado obnubilado por las drogas de los delincuentes, se produjo el desenlace fatal. Por ello, la cautela debería ser máxima: lo que salió bien con Nine puede salir mal en otro caso.

4 ¿Qué papel jugaron la Bonaerense, la SIDE y la fiscalía?
En verdad, entre los mandos medios hay un espíritu de colaboración y tanto en la fiscalía como en los hombres de la Bonaerense hay palabras de elogio al intenso trabajo que hacen los espías en materia de escuchas telefónicas. Por el otro lado, en la SIDE reconocen que los policías bonaerenses que trabajan en secuestros son eficientes y audaces, además deque conocen al milímetro el conurbano. Respecto de la fiscalía, todas las partes admiten que el fiscal Holdano Rodríguez no juega un papel decisivo porque tiene 70 años y está a punto de jubilarse, pero tiene la actitud de dejar hacer a sus secretarios, Barral y Fernández, que acompañaron más de cien allanamientos. Las grandes internas se producen en los niveles más altos, en el que hay recelos, desconfianza y mal ambiente. También Juan Carlos Blumberg juega un papel en esa interna. Al tratarse de un referente de las víctimas, éstas lo buscan porque confían en su experiencia y lo perciben honesto. A partir de esa situación, el ingeniero tiende a patear en contra de la Bonaerense y a favor de la SIDE y el gobierno nacional, al punto de que virtualmente le planteó al padre de Nine que no confíe en los policías y se recueste en los espías. A este cuadro, también los bonaerenses responden con máxima irritación, produciéndose situaciones de enorme tirantez.

5 ¿Cómo juega en esta situación el endurecimiento de las leyes?
Complica las cosas. Las aumentadas penas por secuestro y la imposibilidad de salir en libertad condicional no le hacen tan “rentable” al secuestrador soltar ilesa a su víctima. Sabe que corre el riesgo de que lo condenen a penas de más de 20 años de prisión, sin posibilidad de salida: en el caso Strajman, en que no hubo muerte del secuestrado, las penas fueron de ese tenor. Con ese panorama en la cabeza, el secuestrador puede razonar que mejor mata a su víctima y huye, porque si lo agarran igual estará casi lo que le queda de vida en la cárcel. Esa es la razón por la cual muchos penalistas sostienen que el Código Penal es un todo y poner parches a algunos artículos lejos de mejorar la situación frente a un delito agrava las cosas. Otra pregunta a responder es: ¿si los secuestradores en un caso equivalente al de Strajman no tienen posibilidad de libertad condicional a los 15 años de prisión para qué van a tener buena conducta en prisión? ¿Cuál es el incentivo a la resocialización? ¿Por qué no van a tener como único eje de vida escaparse, incluso matando a un guardiacárcel?

Compartir: 

Twitter
 

En la liberación de Nine, murieron dos secuestradores.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.