UNIVERSIDAD

El problema no es sólo elegir rector sino también secretarios

En la UBA, el vicerrector y el bloque de Boveris quieren nombrar funcionarios para gestionar. Seis decanos y la FUBA se oponen.

 Por Javier Lorca

Acaso insatisfechos con la disputa por la elección del rector, ahora los consejeros de la Universidad de Buenos Aires se enfrentan por la posible designación de secretarios. El vicerrector Aníbal Franco, única autoridad designada al frente de la UBA, ha reiterado que no puede seguir manejando la institución sin colaboradores en áreas clave como administración y asesoría legal, entre otras. Por eso, el bloque de radicales, peronistas y aliados que postula a Alberto Boveris al rectorado –y que Franco integra– promueve el nombramiento de secretarios en el Consejo Superior, donde cuenta con mayoría. Pero el espacio opositor que reúne a seis facultades plantea que sólo un rector electo puede proponer secretarios y que nombrarlos antes sería “condicionar la futura gestión”.

Todos los secretarios de la universidad renunciaron cuando concluyó el mandato del último rector, Guillermo Jaim Etcheverry, a principios de mayo pasado. A pedido del consejo, para evitar la ausencia de firmas que autoricen el trámite mínimo de expedientes, sólo continuó en su cargo la secretaria de Hacienda, María Luisa Aicardi.

“Hay que designar secretarios para empezar a gobernar la universidad. La no gestión de la UBA está generando problemas graves y no se puede seguir mucho más así”, dijo un referente radical a este diario. Con variantes y matices, ésa es la idea que vienen repitiendo desde hace semanas el vicerrector y los miembros de su bloque, integrado por consejeros de Económicas, Derecho, Veterinarias, Farmacia, Psicología, Ingeniería y Odontología. Incluso han avanzado en la negociación interna, reabierta tras la declinación de Atilio Alterini como candidato al rectorado. “Los posibles nombres para ocupar las secretarías todavía se están conversando. Pero hay algunos perfiles que ya están consensuados”, comentó otro consejero.

Desde su conformación, allá por marzo, el bloque tenía acordada una virtual participación de cada sector en las áreas de gobierno institucional. Uno de los acuerdos era que las facultades de Ciencias Económicas y Derecho tendrían prioridad para postular a los secretarios de Hacienda y General. Para la Secretaría de Ciencia y Tecnología se pensó en algún profesor de Ingeniería y para la de Extensión, en un graduado de Psicología. La Secretaría de Asuntos Académicos, una de las más importantes para la universidad, nunca tuvo un candidato claro: se especuló con alguna persona externa a la UBA con amplia trayectoria de gestión universitaria, también con profesores de Filosofía y Letras, incluso de Derecho.

De cerrar el acuerdo hacia adentro, el bloque encabezado por Boveris, decano de Farmacia, tiene mayoría en el Consejo Superior como para nombrar a los secretarios. El problema, sugerido por diversas fuentes, es que algunos miembros del bloque –se habla de parte de Ingeniería y Odontología– se resistirían a que las principales secretarías sean hegemonizadas por los graduados radicales o personas de su entorno, como ocurriría con Hacienda, General y Extensión, así como alguna otra que podría crearse (¿Planificación?).

Por el momento, la resistencia explícita fue formulada por los decanos y consejeros que postulan a Alfredo Buzzi, representantes de Medicina, Sociales, Exactas, Filosofía y Letras, Arquitectura y Agronomía. No bien se frustró el quinto intento de reunir a la asamblea universitaria, el decano de Filosofía, Hugo Trinchero, advirtió que “nombrar secretarios antes de elegir rector sería una salida antiestatutaria”, porque es el rector quien propone a sus colaboradores ante el Consejo Superior. “Lo que están buscando con la designación anticipada de los secretarios es atar de manos a cualquier rector que resulte electo”, estimó un profesor del espacio.

Ante la consulta de este diario, también la FUBA se pronunció. “Gestionar la UBA implica gobernar con una cierta orientación particular. Todo lo que haga el vicerrector, para nosotros, carece de legitimidad. El Consejo Superior está copado por la camarilla shuberoffista y nada bueno puede salir de ahí”, opinó Juan Pablo Rodríguez, uno de los copresidentes de la federación conducida por la izquierda estudiantil. “Si es necesario recurrir a una acción para impedir que nombren secretarios, lo vamos a hacer”, avisó.

Frente al conflicto latente, el vicerrector intentará llegar a un consenso mínimo con los decanos de todas las facultades. Mañana, algunos se verán las caras cuando se reúnan las comisiones del Consejo. Pero el asunto de los secretarios se hablará el jueves, en una reunión de los trece decanos organizada por Franco.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.