Carta de lectores

La Guardia Urbana es convivencia, ahora muchos lo están entendiendo. Los que cuestionan la función de la Guardia Urbana ahora nos piden con desesperación que los cubra la policía, o sea que su presencia no es tan mala después de todo.

Entendemos que hay mucho por mejorar en esa repartición municipal, pero no se puede soslayar su importancia, máxime si consideramos su apertura hacia las organizaciones de la comunidad como la nuestra, en el sentido de articular políticas de trabajo territorial en tiempo real.

La utilidad de la repartición quedó al descubierto durante el último paro de empleados municipales ya que el casco histórico de la ciudad sufrió en carne propia su ausencia: caos y desorden provocado por los vendedores callejeros y demás, fue el resumen del resultado de la misma.

En ese sentido, celebramos que el jefe de la Unidad Regional II de Policía, Marcelo Villanúa haya tomado nuestro pedido y poner la fuerza a disposición para cubrir esta ausencia y sostener la convivencia y el orden social en zona de peatonales, además se complica con las medidas de fuerza impuestas desde el Sindicato de Trabajadores Municipales.

Fabio Acosta, Asociación Casco Histórico