Opinión
Más preguntas que respuestas

Esta es la tercera puesta de Un enemigo del pueblo que se estrena en el Teatro San Martín. Las anteriores (de 1972 y 2007) se basaron en la popular y más conocida versión que Arthur Miller escribió en 1950. En esta nueva puesta en escena me basé exclusivamente en el texto original de Henrik Ibsen, en el cual este “librepensador” de finales del siglo XIX se cuestiona asuntos que aún hoy siguen siendo discutibles. El tema central de la obra, el conflicto de intereses, de valores y de opiniones que separa a los personajes es de una actualidad sorprendente. Lo que me permitió llevar esta historia a la Argentina de hoy, no en un contexto político real pero sí con nuestra idiosincrasia y lenguaje. En esta puesta de 2018 me interesó rescatar lo que considero que Ibsen se planteaba en 1882: no un conflicto entre buenos y malos, sino entre seres humanos, con sus contradicciones, sus miserias y sus virtudes. Seres reales, reconocibles, con los que uno puede identificarse. Y con esto conseguir, en una de esas, que salgan del teatro con más preguntas que respuestas.

* Adaptador, traductor, director y compositor de la versión.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ