La octava edición del Festival de Tango del ECuNHi se realizará hoy y mañana
Con espacio para clásicos y modernos
José Colángelo, Hernán “Cucuza” Castiello, la Orquesta Típica Suburbana, el Cuarteto La Grela y Alto Bondi son algunos de los artistas que se presentarán. Además, habrá pista de baile, micrófono abierto al público, encuentro de cantautores, libros y películas.
Hernán “Cucuza” Castiello, uno de los participantes del festival en el ECuNHi.Hernán “Cucuza” Castiello, uno de los participantes del festival en el ECuNHi.Hernán “Cucuza” Castiello, uno de los participantes del festival en el ECuNHi.Hernán “Cucuza” Castiello, uno de los participantes del festival en el ECuNHi.Hernán “Cucuza” Castiello, uno de los participantes del festival en el ECuNHi.
Hernán “Cucuza” Castiello, uno de los participantes del festival en el ECuNHi. 
Imagen: Leandro Teisseyre

“Si esta edición tuviera un subtítulo, sería ‘Clásicos y modernos’”, reflexiona Lucrecia Merico, a cargo del área de Música del Ecunhi (Av. del Libertador 8151), sobre el octavo Festival de Tango que se realizará en la ex Esma este sábado y domingo, y que convoca a decenas de artistas del género, desde agrupaciones con sonido bien clásico, como el Cuarteto La Grela hasta bandas innovadoras, como Alto Bondi, y figuras de larga trayectoria, como Hernán “Cucuza” Castiello o la orquesta-escuela Suburbana, de La Academia Tango Club.

Además de los tradicionales recitales, la pista para bailar y el horario con micrófono abierto al público, este año la propuesta incluye un encuentro de cantautores y la proyección del documental En una esquina de Barracas. El último arrabal, de Liliana Furió (sobre el tradicional bar Los Laureles), y del libro Abasto y de por qué el tango nació acá. El cierre estará a cargo del pianista y compositor José Colángelo, célebre entre otros motivos por su paso por la orquesta de Aníbal Troilo entre 1968 y 1975.

“Va a haber cantautores porque me interesa que se refleje lo que se escribe en este tiempo, a diferencia de lo que se escribía en el siglo pasado”, señala Merico. La cantante advierte que “ahora se habla más de lo social, que antes se hablaba un poco menos”. En cuanto a la tradicional peña de cantores que ofrece el Festival, ella defiende ese espacio con intensidad. “Queremos que pueda subir no sólo el aficionado que se acerca con ganas de cantar y compartir, sino gente que no pudimos programar porque no tuvimos horario para todo el mundo; esta es una forma de dar la oportunidad de que sean parte”, explica.

No todo es alegría para el Festival. Desde el ascenso nacional del macrismo, el Ecunhi sufre una persecución velada que se manifiesta en un desfinanciamiento perverso. El lugar no se cierra, pero depende de la buena voluntad de los visitantes y de los artistas para programar actividades. Su cita tanguera anual no es ajena a la situación. Los costos se cubren con un bono contribución, el apoyo de Tango en Compañía y aportes de AADI y Sadaic, además de la participación de los músicos. “Que sea el octavo, mantenerlo consecutivamente con todos los altibajos que en el Ecunhi venimos teniendo, no es poca cosa para nosotros”, cuenta Merico. “Seguimos sosteniendo lo que creamos en 2011, ahora a fuerza de ponerle onda y con la colaboración de los artistas que vienen a integrar con las condiciones que podemos brindarles: la gente contribuye con un bono voluntario y nosotros repartimos eso entre los que vienen a participar”. Para sus colegas sólo tiene palabras de agradecimiento por su colaboración, su compañerismo. “Cuando los llamo para programarlos, les explico las condiciones y no tienen ningún problema, quieren estar porque es su forma de aportar y sostener el espacio desde su lugar”, comenta la cantante.

El ECuNHi arrastra esta situación desde comienzos de 2016. “El espacio lo sostenemos entre los veintipico de compañeros que quedamos, haciendo cinco grandes festivales, la peña de los abrazos de todos los meses, los talleres de teatro, música, artes visuales y letras. Y lo que hacemos es porque queremos sostener el espacio, no queremos que se pierda. Es como un desafío, desde algún lugar. Es duro porque todos los días tenés que pensar cómo sobrevivir, pero desde el tango quiero sostenerlo, entonces no me detengo en lo que la situación me produce, que es mucha tristeza, dolor, sino que uso eso como motor para seguir creando”, profundiza Merico, que es parte de la vida del lugar desde su refundación en 2008, cuando dejó de ser la ESMA.

El sábado la actividad comenzará a las 16 y además del encuentro de cantautores y la proyección del documental, se presentarán Vocal Cántico, Victoria Morán, Lulú, Eliana Sosa, Claudia Moreno y Guillermo Martel, Cuarteto Grand Tango, Bárbara Grabinski, Jaqueline Sigaut, Karina Beorlegui y Alejandro Bordas, el dúo Fuertes-Varnerín y Noelia Moncada. El domingo arranca 15.30 con la peña de cantores y seguirá luego con Guardia Nueva, la Orquesta Típica Suburbana, Alto Bondi, Merico y Oscar De Elia, Quinteto La Grela, Cucuza y Mateo Castiello, Patricia Barone y Javier González Grupo, y cerrará José Colángelo.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ