Una historia sin palabras

Tic Tac, el héroe del tiempo puede verse los domingos a las 16.45 en el Centro Cultural de la Cooperación (Av. Corrientes 1543). Solo en escena, aunque con el trabajo de mucha gente, como aclara al final de la obra, y muchos y originales títeres (un reloj despertador, una copa o un antiguo Movicon son algunos de los protagonistas) a Omar Álvarez no le hacen falta palabras para narrar una poética historia. Es la de Tic Tac, un antiguo reloj despertador que atesora la sabiduría de quien sabe hacer uso de su tiempo. Un saber que se verá amenazado por la llegada de Wifi, que mucho promete y resulta ser voraz. Con títeres creados a partir del reciclaje de objetos vintage, recursos de multimedia y proyecciones de stop-motion, Alvarez logra una ficción de lo más real, para un público de todas las edades. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ