El mandatario norteamericano exigió a sus socios que gasten en defensa el cuatro por ciento del PBI
Trump le subió el precio a la membresía en la OTAN
La declaración de los países de la alianza militar no soluciona las discrepancias evidenciadas entre EE.UU. y Alemania por el gasto en defensa. Sorprendieron las críticas del republicano a Merkel por su relación con Rusia.
Los miembros de la OTAN se sacan la foto en el primer día de la cumbre.Los miembros de la OTAN se sacan la foto en el primer día de la cumbre.Los miembros de la OTAN se sacan la foto en el primer día de la cumbre.Los miembros de la OTAN se sacan la foto en el primer día de la cumbre.Los miembros de la OTAN se sacan la foto en el primer día de la cumbre.
Los miembros de la OTAN se sacan la foto en el primer día de la cumbre. 

El presidente estadounidense, Donald Trump, volvió a generar controversia en una nueva cumbre internacional, esta vez en la de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), al exigir duplicar el dinero que cada país debe aportar a la alianza militar. A pesar de la disputa, los socios  lograron consensuar una declaración conjunta en la cumbre que inició ayer y seguirá hoy en Bruselas. 

El presidente estadounidense, Donald Trump, volvió a tensar las negociaciones con sus socios al exigir que la meta de gasto de un 2% del Producto Bruto Interno (PBI), acordado en 2014, se haga efectiva de manera inmediata. “¿Por qué hay sólo 5 de 29 países (de la OTAN) que cumplieron sus compromisos? Estados Unidos  está pagando por la protección de         Europa, luego pierde miles de millones en comercio. Deben pagar 2%      del PBI INMEDIATAMENTE, no para 2025”, afrmó Trump a través de su cuenta de Twitter.

Durante el encuentro, el mandatario estadounidense incluso fue más lejos y dijo que sus socios de la OTAN deberían aumentar su gasto anual en defensa al 4% del PBI, informó su portavoz, Sarah Sanders, tras una reunión a puerta cerrada de los jefes de Estado y de Gobierno de los 29 países de la Alianza Atlántica. “El presidente Trump quiere que todos nuestros aliados compartan más la carga y que, al menos, cumplan con sus obligaciones ya contraídas”, añadió Sanders.

Antes de la cumbre, Trump se había reunido con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ante quien acusó a los demás miembros: “Son morosos en lo que a mí respecta porque Estados Unidos ha tenido que pagar por ellos”, comentó durante el desayuno con el secretario general. “Muchos países no están pagando lo que deberían y, francamente, muchos países nos deben una tremenda cantidad de dinero de muchos años atrás”, mantuvo el mandatario. 

A pesar de estas declaraciones, Stoltenberg, hizo, sin embargo, una evaluación positiva de la primera jornada. “Hemos tenido discusiones, tenemos desacuerdos, pero lo más importante es que tenemos decisiones que impulsan adelante esta alianza y nos hacen más fuertes”, dijo. En la declaración conjunta, los 29 países de la alianza militar se limitaron a subrayar su adhesión ilimitada al denominado objetivo del 2% alcanzado en 2014 en Gales y a presentar planes nacionales creíbles sobre su implementación. Además aprobaron una nueva misión en Irak para formar y asesorar tropas, y apoyo a países como Jordania y Túnez (ver aparte). 

El texto, sin embargo, no soluciona la discrepancia en el gasto de defensa, que quedó evidenciada con el abierto enfrentamiento que protagonizaron Trump y la canciller alemana, Angela Merkel. El magnate criticó a Alemania por no gastar lo suficiente en defensa, a lo que Merkel respondió: “Ponemos la mayor parte de nuestras capacidades militares al servicio de la OTAN”. La canciller alemana, además, recordó: “Y seguimos muy comprometidos en Afganistán y con ello defendemos también los intereses de los Estados Unidos de América”. 

La base de la disputa es que ese objetivo del 2% se interpreta de distinta manera. Según Trump, los países de la OTAN se comprometieron en el 2014 a gastar anualmente en defensa al menos el 2% de su PIB. El gobierno alemán, por el contrario, interpreta que en dicho acuerdo se habla sólo de dirigirse hacia esa cifra. 

Según los pronósticos de la OTAN, este año sólo cumplirán con el objetivo Estados Unidos y otros siete países: Grecia, Reino Unido, Polonia, Rumania, Lituania, Letonia y Estonia. Alemania gasta en defensa el 1,24% y para 2024 sólo promete el 1,5%, pero considera que así ya se está acercando al objetivo del 2%.

Las fricciones entre Estados Unidos y Alemania ya habían iniciado antes del inicio de la cumbre, cuando Trump vinculó sus críticas por el gasto al acuerdo entre Berlín y Moscú para construir el gasoducto Nord Stream 2 –que unirá ambos países– asegurando que Alemania estaba totalmente bajo control de Rusia. “Es triste que Alemania cierre un acuerdo a gran escala de petróleo y gas con Rusia cuando se supone que debes estar alerta ante Rusia. Pero Alemania va y le paga miles y miles de millones de dólares”, aseguró el mandatario en un encuentro bilateral con Stoltenberg.

“Estados Unidos, mientras tanto, paga un montón de dinero para proteger a Francia, Alemania y a todo el mundo en el marco de la Alianza Atlántica”. continuó Trump y agregó: “Alemania es un país rico. Puede aumentar (sus gastos en defensa) de inmediato, mañana, sin ningún problema”, añadió Trump. 

Ante tales acusaciones, Merkel defendió la política independiente de su país y recordó que ella misma vivió una época en la que parte de Alemania estaba controlada por la Unión Soviética, en referencia a la extinta República Democátrica Alemana. “Me alegra que hoy estemos unidos en libertad como República Federal de Alemania y que por eso podamos decir que podemos hacer una política independiente y tomar decisiones independientes”, dijo la canciller.

Las críticas de Trump a Alemania por su relación con Rusia sorprenden, ya que precisamente se considera que el presidente estadounidense sigue una política cercana a Rusia y en los últimos meses evitó criticar con dureza al presidente ruso, Vladimir Putin.

Pese a sus duras palabras de ayer por la mañana, Trump se reunió después con Merkel y aseguró más tarde que tenía una muy buena relación con ella. “Fue un encuentro excelente”, dijo tras el encuentro bilateral. La canciller afirmó, por su parte, que Alemania y Estados Unidos eran buenos socios.

Escriben hoy:
Escriben hoy:
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ