El blanco y el verde
Imagen: Joaquín Salguero

“El pañuelo blanco y el verde se anudarán en una sola marcha para conseguir eso que las pibas tanto han pedido”, señaló Hebe de Bonafini y respaldó así a las mujeres que masivamente salieron a la calle para reclamar la sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo a la que el Senado le bajó el pulgar. La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo reivindicó la lucha feminista en defensa de los derechos de la mujer en la ronda que las integrantes de esa entidad realizaron horas después de la finalización del debate en la Cámara alta, donde el rechazo a la legalización del aborto se impuso por 38 votos a 31. “Nosotras nunca dejamos el pañuelo. Sé que hay pibas decepcionadas con lo que pasó ayer… pero considero que es muy bueno porque nos refuerza y redobla. El pañuelo no es para usarlo un rato, ni un momento. Nos lo pusimos para encontrarnos, lo creamos para agruparnos. El primer pañuelo fue un pañal, un acto de amor. Agruparnos, el pañal de los hijos, el abrazo de los hijos. Y hoy, 41 años después, el pañuelo en el mundo se ha convertido en símbolo de lucha, en reclamo por la justicia. El pañuelo no se abandona nunca, es como la plaza, es como las Madres; siempre hay más para pedir, siempre tenemos que estar presentes con este pañuelo que es la dignidad, que tiene que ver con la lucha y el reclamo de justicia”, explicó Bonafini.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ