Maduro rechazó la estrategia destituyente de la oposición
“La Asamblea Nacional aprobó ayer un manifiesto golpista"
El presidente venezolano puso en marcha un “comando antigolpe” para hacer frente a la declaración de “abandono del cargo” hecha por la mayoría opositora en el Congreso.

El presidente venezolano Nicolás Maduro acusó a la oposición de intentar darle un golpe de Estado al declararlo en "abandono del cargo". "Aténganse a las consecuencias del llamado al golpe de Estado que la pandilla aprobó ayer en la Asamblea Nacional", dijo Maduro al activar un "comando antigolpe".

En su primera reacción a la resolución de la víspeera, el mandatario afirmó que es un "manifiesto golpista, írrito, nulo", que incita a la violencia y da vía libre para sacarlo del poder por cualquier medio, incluida una intervención extranjera. "Soy el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, el jefe de gobierno y el jefe de Estado por mandato del pueblo, y con el pueblo seguiré defendiendo la paz", afirmó Maduro en cadena de radio y televisión.

La Asamblea -de mayoría opositora- acusó a Maduro de incumplir sus funciones en medio de una grave crisis política y económica. "Dicen ellos que hay abandono de cargo y hay 10 millones de estudiantes", se defendió Maduro al enumerar una serie de inversiones en sectores como educación, vivienda y salud.

La decisión parlamentaria fue cuestionada hoy por el oficialismo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que ya anticipó que la Asamblea no está facultada constitucionalmente para destituir al presidente. El recurso pide además enjuiciar penalmente a los congresistas que la aprobaron.

Horas antes de la votación en la Asamblea, el TSJ recordó en un comunicado que el 15 de noviembre pasado su Sala Constitucional ordenó a los diputados "abstenerse de continuar el procedimiento de declaratoria de responsabilidad política contra el presidente de la república".

Desde que el 5 de enero de 2016 asumieron los diputados electos un mes antes y la Asamblea quedó bajo control de la oposición, se desató un conflicto institucional entre los distintos poderes. El TSJ emitió el año pasado más de 40 fallos y resoluciones que tacharon de inconstitucionales las leyes sancionadas por el Parlamento e incluso declaró nulo todo el accionar del Legislativo por la inclusión de tres diputados cuya elección se encuentra cuestionada.

"Como presidente pido a los poderes públicos que no deben quedar impunes las violaciones a la Constitución y los desacatos al orden legal; la Asamblea Nacional aprobó ayer un manifiesto golpista", insistió Maduro en un discurso que brindó desde el aeropuerto internacional de Maiquetía, desde donde partió hacia Managua para asistir a la asunción del reelecto presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Antes el mandatario tomó juramento a los miembros del "comando antigolpe" que creó días atrás. Al frente de esa formación estará el recientemente designado vicepresidente Tareck El Aissami, acompañado por Diosdado Cabello, número dos del chavismo; Vladimir Padrino López, ministro de Defensa; Néstor Reverol, ministro de Interior; y Gustavo González López, director del Servicio de Inteligencia.

Hoy Maduro cumplió el cuarto año de su mandato presidencial de seis. Según la Constitución venezolana, si la Presidencia queda vacante durante los próximos dos años el período deberá ser completado por el vicepresidente ejecutivo y no habrá elecciones anticipadas como pretendía la oposición al impulsar un referendo revocatorio.