18 países se disputarán la ensaladera en una semana de torneo
La Copa Davis aprobó el cambio de formato
Piqué y sus colaboradores en Kosmos celebran el cambio de formato en la Davis.Piqué y sus colaboradores en Kosmos celebran el cambio de formato en la Davis.Piqué y sus colaboradores en Kosmos celebran el cambio de formato en la Davis.Piqué y sus colaboradores en Kosmos celebran el cambio de formato en la Davis.Piqué y sus colaboradores en Kosmos celebran el cambio de formato en la Davis.
Piqué y sus colaboradores en Kosmos celebran el cambio de formato en la Davis. 
Imagen: AFP

Los dólares de Gerard Piqué finalmente consiguieron romper con 118 años de historia. La Copa Davis, el torneo más prestigioso por equipos, sufrirá una mutación radical desde 2019 gracias al triunfo que logró el proyecto impulsado por la Federación Internacional de Tenis y el Grupo Kosmos, presidido por el futbolista de Barcelona, en la asamblea general que se llevó a cabo en Orlando.

El tándem logró el 71,43 por ciento de los votos --necesitaba dos tercios-- entre las federaciones que forman parte de la ITF para concretar una verdadera revolución en el mundo de la raqueta, quizá la más significativa de todos los tiempos. La injerencia de Piqué en los cambios de experimentará la Copa Davis desde el año que viene queda de manifiesto con la semejanza que tendrá el novedoso certamen con el Mundial de fútbol.

En principio, y no por eso menos importante, la nueva Davis repartirá mayor cantidad de dinero para las federaciones y para los jugadores producto de una inversión fenomenal por parte de Kosmos: tres mil millones de dólares por los próximos 25 años. También reducirá de cuatro a dos semanas los tiempos de disputa durante la temporada, una de las mayores razones por la que los mejores del mundo comenzaron a alejarse.

La ronda previa que se llevará a cabo en febrero, con el formato convencional de los cinco puntos y la alternancia de la localía, será como unas eliminatorias con vistas a la fase final, con el protagonismo de 18 países que buscarán conquistar la ensaladera de plata.

El Grupo Mundial comenzará con 24 equipos en la primera fase. La mitad será proveniente de las zonas continentales y el resto se completará con los que hayan terminado entre los puestos 5 y 16 de la fase final anterior. Los doce ganadores se clasificarán a la final del año corriente y los otros doce descenderán al Grupo I.

La última etapa se disputará en una sola sede, que cambiará todos los años y reunirá a los doce países que hayan superado la fase previa, a los cuatro semifinalistas de la edición 2018 y a otros dos invitados. La ITF ya anunció que la primera edición será del 18 al 24 de noviembre, con sede a confirmarse en las próximas semanas entre Madrid o Lille. Esos 18 países quedarán repartidos en seis grupos de tres equipos cada uno y se realizará un round robin --todos contra todos--, en series de dos singles y un doble al mejor de tres sets y en un solo día.

Los ganadores de cada zona más los dos mejores segundos, que se definirán por diferencia de sets y games, avanzarán a los cuartos de final y se eliminarán también en series de tres puntos.

Campeón del mundo con la selección española en Sudáfrica 2010, Piqué sabe cómo desarrollar un producto superador para solucionar los problemas de interés que aquejaba la Copa Davis. El incremento abismal de premios para las federaciones, con el atractivo de configurar una especie de Mundial de tenis, apunta a recuperar a los jugadores más encumbrados pero también busca apuntalar el crecimiento de los juniors. Por eso el bloque sudamericano votó a favor del cambio con la Asociación Argentina de Tenis al frente.

"Estamos dentro del 71 por ciento que votó por la reforma porque pertenecemos a un grupo de países que necesita el apoyo de la ITF por su delicada situación financiera. Esto era necesario, hace muchos años que los mejores no juegan y que las canchas pierden público. Con una Copa del Mundo a jugarse una vez al año vamos a tener mayores ingresos. No es menor que Sudamérica haya apoyado en su totalidad. Esto nos va a ayudar a crecer", analizó Mariano Zabaleta, vicepresidente de la AAT y representante en Orlando, en diálogo con Página/12.

José Acasuso, vocal titular, también celebró el profundo cambio: "Más allá de la cuestión económica, por lo que van a percibir jugadores y federaciones, ITF quiere apoyar el desarrollo del tenis social, que es uno de nuestros mayores planes de trabajo. Ellos entienden que la Argentina es un referente de la región y están comprometidos. La Copa Davis perdió a los mejores jugadores, una gran cantidad de hinchas y también de sponsors; los cambios traen incertidumbre pero creemos que va a ser lo mejor para el tenis mundial".

Federico Delbonis, el hombre que ganó el punto más importante de la historia del tenis argentino en la final de Zagreb, se mostró en desacuerdo con la nueva forma: "El cambio es raro porque ninguno de los dos equipos va a ser local. Eso marcaba la mística de la Copa Davis y ahora se va a perder. Creo que será un torneo más en el que van a jugar las naciones y mi sentimiento será diferente".

"Más allá de los detalles, es un cambio favorable. Los jugadores llegaban con mucho cansancio y poca confianza para jugar los tres días a cinco sets. La Davis genera desgaste y por eso los cambios son positivos. Podremos representar a nuestro país en pocos días y en un solo lugar. El evento será más importante y creo que con los años va a mejorar", reflexionó con este medio Diego Schwartzman, quien probablemente sea el líder argentino en el repechaje del 14 al 16 de septiembre ante Colombia.

"Nos va a venir bien a los jugadores y también a la gente, porque los mejores van a volver a estar. Con este formato todo va a ser más corto y muy parecido a un Mundial de fútbol, estoy contento", explicó Horacio Zeballos, el zurdo marplatense que podría volver a la Davis por primera vez desde 2014.

Justamente la serie en San Juan tendrá un giro inesperado. Con las nuevas modificaciones, el equipo que ahora dirigirán Guillermo Coria, Gastón Gaudio y Guillermo Cañas jugará con la certeza de ya estar clasificado para la fase eliminatoria de 2019, aunque buscará un triunfo que lo haga avanzar como preclasificado. El reglamento determina que en la ronda de febrero estén los cuatro perdedores de cuartos de final de 2018 --Kazajistán, Italia, Alemania y Bélgica--, los ocho ganadores del play off y los doce equipos de mejor ranking que no estén clasificados, divididos de la siguiente manera: seis de Europa/Africa, tres de Asia/Oceanía y tres de América.

Si Argentina gana será cabeza de serie en la primera ronda; si pierde, de todos modos se clasificará ya que ocupa el primer puesto del ranking ITF en el continente --es número dos del mundo detrás de Francia--. Colombia jugará en el Aldo Cantoni con la misma seguridad. Al ubicarse en el cuarto puesto de la región detrás de Argentina, Estados Unidos y Canadá, en caso de perder entrará al Grupo Mundial por primera vez en su historia como uno de los tres representantes de América, ya que Argentina habrá avanzado por la eventual victoria y los estadounidenses ya tienen un lugar en la final de noviembre por ser semifinalista este año.

Piqué se lo propuso y lo consiguió. Para bien o para mal, el hombre que el miércoles pasado jugó con Boca en Barcelona y ayer se calzó el traje de empresario en Orlando vio cómo el ecosistema de la raqueta respaldó su intención de transformar un deporte dirigido por las tradiciones. La nueva Copa Davis instalará otro paradigma y marcará un cambio de época.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ