Roberto Digón denunció los vínculos entre el Presidente y el titular de la AFI
“Arribas era el testaferro de Macri”
Ante la revelación de que el jefe de Inteligencia habría recibido 600 mil dólares de un financista brasileño, el ex vicepresidente de Boca advirtió sobre negociados previos entre el ex representante de jugadores y el líder del PRO.
Gustavo Arribas, jefe de Inteligencia, quedó en medio de una fuerte presión por las denuncias en su contra.Gustavo Arribas, jefe de Inteligencia, quedó en medio de una fuerte presión por las denuncias en su contra.Gustavo Arribas, jefe de Inteligencia, quedó en medio de una fuerte presión por las denuncias en su contra.Gustavo Arribas, jefe de Inteligencia, quedó en medio de una fuerte presión por las denuncias en su contra.Gustavo Arribas, jefe de Inteligencia, quedó en medio de una fuerte presión por las denuncias en su contra.
Gustavo Arribas, jefe de Inteligencia, quedó en medio de una fuerte presión por las denuncias en su contra. 

La denuncia por el cobro de 600 mil dólares en sobornos que involucra al titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, amenaza con salpicar directamente al presidente Mauricio Macri. El ex vicepresidente de Boca, Roberto Digón, aseguró que durante la gestión del líder del PRO al frente del club, “el escribano Arribas era el testaferro de Macri”. Digón reveló que en su momento los jugadores de fútbol no cobraban el 15 por ciento que les correspondía por sus transferencias y que ese dinero “iba a parar a una cuenta en Suiza donde estaba el escribano Arribas”. “Boca vendió jugadores por 120 millones de dólares”, completó el dirigente, quien lamentó que la Justicia nunca se animara a avanzar con la investigación de esos hechos. En 2013, cuando el financista condenado por corrupción en Brasil, Leonardo Meirelles, realizó los cinco giros a la cuenta en Suiza de Arribas, el actual titular de la AFI continuaba la carrera como representante de jugadores que había consolidado durante la gestión de su amigo en el club de la ribera.

La revelación de la semana pasada sobre el jefe de Inteligencia reflotó varias denuncias sobre su pasado como representante de jugadores de fútbol, una actividad calificada como el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) como una de las que facilita el lavado de activos y la evasión fiscal. Según publicó el diario La Nación, Arribas recibió casi 600 mil dólares en cinco transferencias de una cuenta en Hong Kong. Los giros provenían de una “empresa de fachada” controlada por el cambista brasileño Leonardo Meirelles, quien confesó bajo el régimen de “delación premiada” haber pagado coimas de parte de la empresa constructora Odebrecht. Las operaciones se realizaron entre los días 25, 26 y 27 de septiembre de 2013, al día siguiente de que Odebrecht anunciara el inicio de la obra de soterramiento del tren Sarmiento en Argentina.

Arribas emitió un breve comunicado de descargo en el que aseguró que sólo recibió una transferencia, por 70.475 dólares, en parte de pago por un departamento en la ciudad de San Pablo. La diputada Elisa Carrió y un grupo de diputados del FpV presentaron sus respectivas denuncias penales para que se investiguen los hechos, mientras que desde la UCR (integrantes del oficialismo) reclamaron que Macri aparte a Arribas hasta que se aclare su situación.

En este contexto, Digón, que fue vicepresidente de Boca entre 1996 y 2003, reiteró sus denuncias sobre los manejos irregulares por parte de Macri y Arribas. “Cuando hay una transferencia al jugador le corresponde el 15 por ciento. Durante la gestión de Macri en Boca eso no sucedió: piensen en Fernando Gago transferido por 27 millones de dólares, Ever Banega en 23 millones, Carlos Tevez en 14 millones en su momento… Ese 15 por ciento nunca se lo pudieron llevar los jugadores. Esto iba a parar a una cuenta en Suiza donde estaba el escribano Arribas que era el testaferro de Mauricio Macri”, relató el dirigente xeneixe. Si bien existieron denuncias, esas irregularidades nunca fueron investigadas por la Justicia. “Estos negociados a través del fútbol se manejan con cuentas de paraísos fiscales. Lo que hay que investigar es quienes son los grupos inversores. El día que se sepa va a haber muchas sorpresas”, completó Digón.

La falta de explicaciones sobre más de 500 mil dólares que se le habrían girado a Arribas en su cuenta en Suiza abrió nuevamente el interrogante sobre los negociados en el mundo del futbol, en donde Macri y Arribas estuvieron íntimamente relacionados.