Un vagón de subte anduvo solo por la calle y chocó tres autos
Sin conductor y sin frenos
Ayer a la mañana, a metros de la estacón Primera Junta, un vagón de la línea A se soltó de la lanza con la que lo remolcaban y se largó a andar sobre Emilio Mitre, a favor de la pendiente de la calle. Se detuvo tras provocar un choque en cadena.
El vagón del subte, detenido sobre la vereda luego de chocar contra los autos estacionados.El vagón del subte, detenido sobre la vereda luego de chocar contra los autos estacionados.El vagón del subte, detenido sobre la vereda luego de chocar contra los autos estacionados.El vagón del subte, detenido sobre la vereda luego de chocar contra los autos estacionados.El vagón del subte, detenido sobre la vereda luego de chocar contra los autos estacionados.
El vagón del subte, detenido sobre la vereda luego de chocar contra los autos estacionados. 
Imagen: NA

Un vagón de subte salió andando sin conductor de los talleres de la línea A, en Caballito, y chocó contra tres vehículos, que estaban estacionados sobre la calle y por el impacto terminaron sobre la vereda. El insólito episodio ocurrió ayer a las 11 de la mañana, en la intersección de las calles Emilio Mitre y Bonifacio, a metros de la estación Primera Junta. Según explicó la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) el hecho se produjo por un “perno que se cortó por fatiga”. “El perno dura un año por fabricante y éste ya llevaba más de cuatro años de uso. Esto pasó por negligencia, por esa lógica que indica que ‘hay que usarlo hasta que se rompa’”, explicó Francisco Ledesma, secretario de Salud Laboral de la Agtsyp.

El subte salió del taller Polvorín –donde los mecánicos reparan las formaciones de la línea A– y avanzó sobre las vías emplazadas en el asfalto sin conductor a cargo. Con poco impulso, el vagón se detuvo al colisionar contra un camión estacionado casi en la esquina y el impacto generó un choque en cadena. Se trata de una unidad CNR, 0 kilómetro, de origen chino, que el Gobierno de la Ciudad adquirió en los últimos meses y que debía ponerse en condiciones antes de comenzar a funcionar. 

“Tres vehículos mal estacionados fueron impactados por una formación CNR sobre la que se encontraba personal del fabricante haciendo pruebas de alistamiento en la zona de maniobras del Taller Polvorín”, informó Metrovías a través de un comunicado. “La formación se desplazó unos metros adicionales en el ingreso del Taller colisionando tres vehículos que se encontraban detenidos en una zona no permitida, de mano izquierda y sobre el trayecto de la vía que convive en la acera de Emilio Mitre”, detalló la empresa licenciataria.

“Se trata de un tren nuevo, de origen chino. Como está en garantía, se encontraba trabajando personal técnico de la empresa de origen. Estaban realizando tareas de alistamiento para incorporarlo a la línea A y, por razones que se están investigando, la formación corrió por la vía que está sobre la calle, que se encuentra en bajada. Al parecer, el personal de la empresa china no respetó el protocolo de seguridad y trabajó sin los frenos puestos. Ante el declive de la calle, se les puso en marcha la formación, que terminó colisionando metros más adelante con un vehículo”, informó una fuente cercana a Metrovías.

Según la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp), que presentará una denuncia ante la Subsecretaría de Trabajo de la Ciudad, el incidente se produjo por negligencia de la empresa china CNR y de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase). “La empresa china trae los trenes CNR en camiones acoplados. Luego los bajan en grúas de los camiones y los ponen sobre las vías, en donde se hace todo el movimiento para ingresarlos al Taller Polvorín, para poder ponerlos en condiciones. Este viernes, pusieron la formación nueva sobre la vía y para remolcarla hacia el taller se le puso una lanza, que es como un brazo de acero, que se sujeta a un tren remolcador por un perno. Ese perno se cortó por fatiga y el tren nuevo, como no tenía frenos porque está deshabilitado, empezó a carretear por la vía calle abajo”, explicó Francisco Ledesma, secretario de Salud Laboral de la Agtsyp. “El perno se cortó por fatiga de los materiales. Dura un año según indican los fabricantes y éste ya tenía más de cuatro años de uso. Esto pasó por negligencia, por esa lógica que indica que ‘hay que usarlo hasta que se rompa’. Lo siguieron usando y usando hasta que se partió. Por suerte no hay heridos, esto podría haber hecho un desastre”, concluyó Ledesma.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ