Afganos, talibanes, paquistaníes y hasta norteamericanos reunidos en Rusia
Por primera vez, todos en la mesa
Inesperadamente, los rusos lograron que todas las partes se reunieran en Moscú. No hubo todavía acuerdo pero sí canales abiertos.
El ministro de Exteriores ruso Lavrov recibiendo a los talibanes en la reunión en Moscú.El ministro de Exteriores ruso Lavrov recibiendo a los talibanes en la reunión en Moscú.El ministro de Exteriores ruso Lavrov recibiendo a los talibanes en la reunión en Moscú.El ministro de Exteriores ruso Lavrov recibiendo a los talibanes en la reunión en Moscú.El ministro de Exteriores ruso Lavrov recibiendo a los talibanes en la reunión en Moscú.
El ministro de Exteriores ruso Lavrov recibiendo a los talibanes en la reunión en Moscú. 
Imagen: EFE

Rusia logró reunir ayer a representantes talibanes y del gobierno afgano, en lo que fue la primera reunión internacional sobre Afganistán, luego de décadas de conflicto en el país asiático. “Es la primera vez que una delegación del Buró político talibán, con sede en Doha, participa en discusiones a este nivel”, señaló el ministerio de Relaciones Exteriores ruso, al conocer la respuesta favorable de los talibanes. “Rusia reafirma su posición en cuanto a que no hay alternativa a un acuerdo político en la República islámica de Afganistán”, agregó el comunicado ruso. 

En la mesa de negociación, estuvieron presentes cuatro miembros del Consejo para la paz de Afganistán, cinco representantes talibanes, representantes de Pakistán, y hasta funcionarios de la embajada de Estados Unidos en Moscú.  

Rusia inauguró la conferencia con la ambición de abrir una nueva página en las negociaciones y terminar con el conflicto. El ministro ruso de Exteriores Serguei Lavrov exhortó a los participantes a no guiarse por sus intereses personales o colectivos, sino por los del pueblo afgano. “La participación en esta reunión de un organismo gubernamental afgano y de los talibanes es una contribución importante a la creación de condiciones favorables al lanzamiento de negociaciones directas”, dijo Lavrov.  

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó que las perspectivas de paz en Afganistán eran más altas que las de hace muchos años, a pesar de la escalada de violencia y los repetidos reveses de las fuerzas afganas. Sin embargo, como era previsible, el encuentro terminó sin que las delegaciones de ambas partes se pusieran de acuerdo sobre la forma de un diálogo sin mediadores y directo. Según declaró el portavoz del consejo de Paz de Afganistán, Ihsan Taheri, la negociación no derivó en un acuerdo porque lo talibanes impusieron condiciones previas. 

En este sentido, el movimiento radical condiciona el inicio del diálogo a la retirada de las tropas extranjeras en el país. El portavoz de los talibanes, Mohamad Abas Stanikzai, dijo que en la conferencia no se habló sobre un diálogo directo y que ellos no negociarán con el actual gobierno porque no reconocen su legalidad. “No reconocemos como legítimo al actual Gobierno de Afganistán, porque no fue elegido por el pueblo sino que llegó a la sombra de la invasión”, consideró. Por eso, la organización radical se niega a negociar con el gobierno afgano y en su lugar prefiere  entablar conversación con Estados Unidos. 

La crisis afgana, consideró Stanikzai, tiene dos dimensiones: una interna y otra externa. “Si se resuelvan los problemas de la dimensión externa, también podremos solucionar la interna, incluidos los temas de Constitución, derechos humanos, derechos de la mujer, drogas y todos los problemas internos”, dijo en referencia a la presencia de tropas estadounidenses en la región. Finalmente afirmó que esperan expectantes la próxima reunión en el formato que propuso Moscú. 

En esta línea, el director general del Ministerio de Exteriores iraní para Asia Occidental, Rasul Eslami, declaró que los negociadores se volverán a reunir pronto. “Dado que todos los participantes y todos los presentes se quedaron contentos, se acordó celebrar la próxima reunión en un futuro próximo”, afirmó. 

La iniciativa rusa se produce en un momento sensible en Afganistán. Según un reciente informe estadounidense, las fuerzas de seguridad gubernamentales están en la mayor pérdida de los últimos años.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ