La tormenta también provocó anegaciones, cortes de luz en el área metropolitana
Las inundaciones que ocultó el partido
La fuerte lluvia caída no sólo provocó la suspensión de la primera final de la Libertadores sino también caos por las calles inundadas y los cortes de luz.
Imagen: Twitter

Las continuas lluvias que desde esta mañana se desataron sobre la ciudad y la provincia de Buenos Aires dejaron una incontable cantidad de barrios bajo el agua, con calles y casas inundadas. El temporal golpeó sobre todo a las zonas más bajas de la Capital Federal y los distritos más pobres del Conurbano. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) mantiene vigente la caída de granizo.

La tormenta provocó complicaciones en el Aeropuerto de Ezeiza y también en Aeroparque, donde por la baja visibilidad debieron desviarse varios vuelos hacia los aeropuertos de otras provincias.

Twitter
Villa Soldati, ciudad de Buenos Aires.
Noticias Argentinas

 

Twitter
En Ingeniero Budge, Lomas de Zamora, varias familias fueron evacuadas.
Twitter
Localidad de Los Hornos, en la ciudad de La Plata.
Twitter FOL
Arroyo Las Piedras, Quilmes.
Twitter
Avellaneda, provincia de Buenos Aires

El temporal golpeó también las ciudades del interior de la provincia y la costa. En Mar Chiquita hubo voladura de techos y ramas caídas; mientras que en la ciudad de General Las Heras cayeron unos 110 milímetros y continuaba lloviendo. En Chascomús llovieron hasta el mediodía unos 119 milímetros, y en Navarro 86 milímetros.

El aviso de alerta que permanecía vigente este sábado por la tarde abarca la zona noroeste, centro y sur de la Provincia de Buenos Aires. El SMN indica para este sábado que sobre el área de cobertura mencionada se podrían desarrollar lluvias y tormentas y se esperaban que algunas puedan ser fuertes, y pueden provocar intensas ráfagas, ocasional caída de granizo, fuerte actividad eléctrica y fundamentalmente abundante caída de agua en cortos períodos de tiempo. La temperatura para mañana rondaría entre los 20 y los 25 grados.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ