Exclusivo: Los secretos ocultos en el celular del fiscal Nisman.
LAS ÚLTIMAS 48 HORAS
En sus últimos dos días intercambió 146 mensajes de Whatsapp con periodistas, 99 con modelos y representantes vinculados a la prostitución VIP, 29 con dirigentes del PRO y sólo 21 con sus colaboradores. Lejos de lo difundido, él mismo borraba el rastro de sus mensajes.

 

Los mensajes de Whatsapp de las últimas 48 horas de la vida de Alberto Nisman dejan pruebas de lo que le ocurría al fiscal, ya encerrado en su departamento, con las cortinas bajas, sin vestirse y afrontando la debacle de la denuncia que había presentado por el Memorándum de Entendimiento con Irán. El listado de los registros de esos mensajes, a los que tuvo acceso PáginaI12, muestra la obsesión del fiscal por borrar y no dejar rastros. El viernes 16 de enero de 2015, borró veinte chats de whatsapp y el sábado 17 se dedicó a borrar en 35 oportunidades, incluyendo los intercambios con Diego Lagomarsino, el informático que fue la segunda persona ala que pidió prestada un arma (ver aparte). Para quienes sostienen que un comando iraní-venezolano-kirchnerista “limpió” el celular de Nisman, el volumen de borrado es una prueba arrasadora en su contra: el fiscal, estando en vida, se ocupó de borrar 55 veces las conversaciones. El listado de mensajes entrantes y salientes es llamativo. Se comunicó en 146 oportunidades con periodistas, la mayoría del grupo Clarín, y 99 veces con modelos, agentes de modelos y chicas vinculadas a la prostitución VIP, mientras que dedicó muchísimo menos tiempo al intercambio de mensajes con sus colaboradores: sólo 21 veces con integrantes de la fiscalía, y en 29 oportunidades cruzó whatsapp con dirigentes del PRO. Ese viernes tuvo una feroz pelea por mensaje con su ex pareja, Sandra Arroyo Salgado, quien le recriminó que sólo le importaban el poder, los medios y pagarle a chicas jóvenes. Ese intercambio no lo borró. Cabe preguntarse por qué lo dejó en su celular. En cambio cruzó Whatsapp con su madre y esos mensajes, seguramente un típico diálogo madre-hijo, los borró. 

Oscuridad

Después de almorzar el viernes 16 con un periodista de La Nación, el fiscal volvió a su departamento en el piso trece del edificio Le Parc. Bajó las cortinas, se puso el pijama y no volvió a salir más. Sólo recibió una visita brevísima de su madre. El domingo 18 a la noche apareció su cuerpo, con un disparo en la sien derecha, tirado en el baño. Las pericias indican que la muerte se produjo ese domingo a la mañana. El departamento estaba cerrado por dentro, no había rastros de pelea ni desorden, el cuerpo no tenía lesiones defensivas, no había pisadas ni una gota de sangre fuera del baño. Le había pedido un arma prestada a dos personas y en sus manos se encontraron partículas consistentes con disparo de arma de fuego. Son todos elementos que sustentan la evidencia de que Nisman se disparó a sí mismo. 

Después de estar en la cumbre de la popularidad opositora el miércoles 14 por haber presentado la denuncia contra Cristina Fernández de Kirchner por el Memorándum, las malas noticias se empezaron a suceder: los jueces le dieron la espalda al texto del fiscal, el gobierno kirchnerista exhibió documentos sobre la falsedad de la acusación, el ex titular de Interpol, el norteamericano Ronald Noble dijo que la denuncia era falsa. La pelea con Arroyo Salgado trepó hasta la explosión, las hijas virtualmente cortaron toda comunicación. Su soporte durante años, el ex jefe de Operaciones de la SIDE Jaime Stiuso, no le contestaba los llamados y para colmo, debía ir al Congreso el lunes 19 a enfrentar al bloque del Frente para Victoria ante las cámaras de televisión.

Ese fue el ambiente de sus whatsapp del viernes 16 y el sábado 17.

Borrado

El dato que surge de manera llamativa es la interminable secuencia de borrados. Nada menos que 55 veces en dos días. Durante cuatro años, quienes sustentaban y sustentan la hipótesis del homicidio alegaban que una de las pruebas centrales era que se habían borrado evidencias del celular. Lo que demuestra el listado de los whatsapp de Nisman es que él mismo borraba y lo hacía de manera permanente. Y no es que quería ocultar conversaciones con integrantes de los servicios de inteligencia o diálogos ultra secretos con la clase política: borraba casi todo. 

Por ejemplo, el viernes borró 15 veces antes del mediodía, fundamentalmente intercambios con periodistas de Clarín, Infobae y algunas radios; con dos integrantes de la fiscalía, con su asesor de prensa y con un abogado. Por la tarde siguió borrando.

Al día siguiente, el sábado, el último día en el que mantuvo actividad, borró todavía más que el día anterior. Un borrado llama la atención: el de sus diálogos con un escribano, Bruno Santin (ver aparte). Ese sábado arrasó con los intercambios concretados nuevamente con periodistas, en especial Nicolás Wiñazki y Natacha Niebieskikwiat de Clarín y Laureano Pérez Izquierdo de Infobae, otra vez con dos colaboradoras de la fiscalía, borró los diálogos por mensaje con Patricia Bullrich y Waldo Wolff y los numerosos cruces con Lagomarsino. 

Lo que queda claro de los 55 procesos de borrado en menos de 48 horas es que Nisman se ocupaba de hacerlo. Se percibe el mismo patrón en forma continua. Esa evidencia contrasta con lo que se venía afirmando desde el principio: que los supuestos asesinos tomaron el celular y borraron registros. En el aparato sólo se encontraron huellas del propio Nisman y ahora está claro que, además, fue él quien hizo los borrados. Otra prueba de la inexistencia del comando iraní-venezolano-kirchnerista que nadie vio entrar ni salir del edificio y sobre el cual no pudieron encontrar ningún indicio en cuatro años. 

Intereses

El listado de Whatsapp les da la razón a los familiares de las víctimas del atentado contra la AMIA que, mucho antes de la muerte de Nisman, pedían que fuera apartado de la fiscalía. Argumentaban que investigaba poco. Eso se percibe en la nómina de intercambios del viernes y sábado en los que llama la atención la cantidad de mensajes dedicados a las modelos y a los periodistas, comparado con los pocos contactos con sus colaboradores. Más aún teniendo en cuenta que la denuncia venía fracasando por falta de pruebas y que, además, tenía que presentarse en el Congreso dos días después. 

Durante el viernes, el top del ranking de los mensajes fue el dedicado a las modelos, con ochenta whatsapp de ida y de vuelta, con seis chicas y dos representantes. El segundo puesto de contactos lo ocuparon ese viernes los periodistas, con 73 hatsapp. Y muy pero muy lejos, quedaron en el tercer lugar los intercambios con colaboradores de Nisman en la fiscalía: 21 whatsapp. Con los dirigentes del PRO se registraron once mensajes y hubo también intercambio con un par de abogados y hasta un dirigente de la comunidad judía internacional. No existieron vínculos con la DAIA o la AMIA algo que se condice con el poco respaldo que las entidades judías le dieron de entrada a la denuncia del fiscal. 

Ese viernes fue el último día que Nisman salió de su departamento. Después de almorzar en Puerto Madero con un periodista de La Nación, el fiscal volvió al Le Parc, bajó las cortinas del departamento y se recluyó allí. El argumento es que estaba trabajando en la presentación en el Congreso pero la realidad es que asistió a una durísima contraofensiva del gobierno y a una catarata de malas noticias. Eso incluyó un categórico desmentido de su denuncia por parte de Ronald Noble, el ex secretario general de Interpol, a quien Nisman citó en su texto diciendo que fue el que impidió que se levanten las órdenes de captura con alertas rojas de los sospechosos iraníes. El fallecido canciller Timerman dio a conocer un mail de Noble diciendo que el gobierno argentino nunca hizo ninguna gestión para aliviar la situación de los iraníes. Fue una irrupción demoledora.

Cruce

Por la tarde de ese viernes se produjo, por Whatsapp, la terrible pelea con su ex pareja, Sandra Arroyo Salgado. Fueron trece intercambios con la jueza que estaba en España con las hijas de ambos. Los textos, surgidos de la pericia informática realizada en septiembre, fueron publicados en el libro Quién mató a Nisman, de Pablo Duggan. Aquí un extracto: 

Arroyo Salgado le escribió: “nuestras prioridades son distintas. Está a la vista que para vos lo importante es la puja de poder y salir en los diarios. Te felicito por haber conseguido lo que querías”.

Entre otras cosas, Nisman le contestó: “estoy hecho mierda y vos encima seguís”. Una demostración de que su estado de ánimo estaba en furibundo declive. No le dijo “estoy en plena batalla”, sino “estoy hecho mierda”.

Pero Arroyo Salgado terminó con munición gruesa. “No te preocupes, ni yo ni mis hijas somos tan basura como para hacer nada. Yo les estoy enseñando a ser felices con poco o con mucho. Para que sean mujeres de bien y para que a los 20 años no tengan que regalarse a un papá de 50 para tener un viaje, un auto, ropa, celular, carteras. Y para molestar, agredir, exponerlas o destratar olvidate de mis hijas. Gracias”. 

Es un texto con el que corta toda comunicación, tiene un toque amenazante y hace referencia al pago a modelos. De hecho, en las siguientes 24 horas hay cuatro mensajes de Nisman a una de sus hijas y recibe una sola brevísima respuesta. Un dato que llama la atención es que Nisman, que borró 55 conversaciones en 48 horas, no borró ese furioso intercambio con Arroyo Salgado. Lo dejó en su celular. En cambio borró un brevísimo diálogo con su madre, Sara Garfunkel. 

Ultimos

Los mensajes del sábado 17, día anterior al hallazgo del cuerpo, siguieron la tónica de la jornada anterior, aunque con más presencia de periodistas. Como se sabe, los diarios del día domingo son los más leídos y todos le pidieron la denuncia completa al fiscal. Hasta ese momento sólo se conocía una especie de informe para la prensa y el texto íntegro únicamente fue entregado a una funcionaria de la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, Rosario Miró. Una evidencia más de cuáles eran las alianzas políticas del fiscal. 

Ese sábado intercambió 73 mensajes con periodistas, buena parte con dos periodistas de Clarín. En combinación con su asesor de prensa, fueron entregando un poco de información a cada medio y llevaron a La Nación a transcribir al día siguiente uno de los papelones de su denuncia. El diario centenario publicó que la clave de la imputación de Nisman estaba en un espía de La Cámpora, Allan Bogado, quien habría participado en las negociaciones con los iraníes en Nueva York y en Zurich. Finalmente se probó que Bogado no era espía, no era de La Cámpora y en toda su vida había salido una sola vez del país, desde su provincia natal Misiones, a Paraguay. Meses antes el nuevo titular de la ex SIDE, Oscar Parrilli, lo había denunciado por hacerse pasar por miembro de la AFI, la Agencia Federal de Inteligencia. 

El texto de Nisman fue tan burdo, tan hecho a las apuradas, que ni siquiera chequeó datos elementales como pedirle a Migraciones las salidas del país de Bogado. Pese a todo, gracias a la justicia de Comodoro Py el texto del fiscal sigue con vida hasta hoy. 

El segundo puesto del ranking de mensajes de ese sábado siguieron ocupándolo los whatsapp con modelos y representantes acusados de promover prostitución VIP. En total, 29 mensajes. Con sus colaboradores sólo hubo cuatro intercambios y con dirigentes del PRO, Bullrich y Wolff, ocho. 

Un lugar importante en la tabla de posiciones lo ocupan los mensajes con Lagomarsino. En total, son 25 whatsapp, en tres secuencias: a la mañana, al caer la tarde y poco después de las 21 (ver aparte).

Los dos últimos actos que Nisman realiza en su celular son significativos. A las 21.18.48, es decir a las 21 horas, 18 minutos y 48 segundos le respondió un mensaje a Leandro Santos, representante de modelos. Y a las 21.18.55 borró el intercambio con Natacha Niebieskikwiat, de Clarín. Es una demostración más de dónde tenía puesta su atención –modelos y periodistas– y que el celular no fue manipulado, sino que él mismo borraba en forma constante. 

Después de esas dos operaciones, Nisman no volvió a contestar ningún whatsapp. A la mañana siguiente abrió su celular, al que dejó cargando durante la noche, pero ya no mandó mensajes ni realizó ningún borrado. Sí ingresó a su computadora a las siete de la mañana, leyó los diarios –con pésimas noticias sobre su denuncia–, incluyendo una entrevista en este diario a Noble con el título “La denuncia de Nisman es falsa”. Luego miró dos fotos de una de las modelos con las que había intercambiado mensajes y no está claro si mandó o recibió mails en su casilla de Yahoo. Esa información sobre sus mails es ocultada por las autoridades de Estados Unidos desde hace cuatro años con el argumento de que ellos no aportan información que pueda tener “relevancia política” sino “solo criminal”. Esa evaluación la debe hacer la justicia argentina, no la del país del norte.

El capítulo final fue que Nisman leyó una nota, posteada por Claudio María Domínguez en Infobae. Se trata de un texto de un médico norteamericano, Mellen-Thomas Benedict, quien contó cómo regresó de la muerte. 

[email protected]

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ