En Magadalena, en medio de la falta de higiene y malas condiciones de detención
Hantavirus también en la cárcel

La propagación de la enfermedad transmitida por el ratón colilargo sigue creciendo en la provincia de Buenos Aires. Allí, donde el virus se contagia de ratón a persona y no de manera interhumana como la cepa que circula en la Pataonia, ya suman 9 los casos confirmados. El último afectado es un hombre de 40 años, preso en el penal de Magdalena, que debió ser trasladado a un hospital de alta complejidad de la capital bonaerense.

El hombre, que cumple una condena en la Unidad Penal 28, sintió un malestar generalizado con dolor en articulaciones y cabeza. En la Unidad Sanitaria del penal, con los síntomas similares al de una gripe, fue sometido a exámenes que dieron como resultado que había contraído hantavirus, por lo que se determinó su traslado al Hospital San Juan de Dios de La Plata.

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) ya había solicitado que se pongan en marcha acciones de prevención y desratización en prisiones, comisarías, centros cerrados para jóvenes y neuropsiquiátricos bonaerenses para evitar el contagio del virus que transmite el ratón.

Según la CPM, mediante inspecciones en las cárceles, se constató "con gran preocupación mucha presencia de roedores y la falta de higiene de los espacios donde se alojan las personas detenidas, dos cuestiones que hacen de estos lugares sitios muy propicios para la propagación de la enfermedad".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ