Entrevista al periodista y animador Beto Casella
“Falta conurbano y sobran porteños en los medios”
El conductor de Bendita, por El Nueve, y de Bien levantado, ciclo radial de la Rock&Pop, analiza el estado actual de la radio y la televisión y señala: “Son más serios los programas de entretenimiento que los políticos”.
Casella dice que televisión “hace cualquiera”, pero para hacer radio hay que estar preparado.Casella dice que televisión “hace cualquiera”, pero para hacer radio hay que estar preparado.Casella dice que televisión “hace cualquiera”, pero para hacer radio hay que estar preparado.Casella dice que televisión “hace cualquiera”, pero para hacer radio hay que estar preparado.Casella dice que televisión “hace cualquiera”, pero para hacer radio hay que estar preparado.
Casella dice que televisión “hace cualquiera”, pero para hacer radio hay que estar preparado. 
Imagen: Bernardino Avila

Beto Casella no da muchas vueltas ni se esfuerza en ensayar algún análisis sociológico. Tampoco busca una figura o palabra “más apropiada”. Lo dice abiertamente, sin pruritos. “Lo mío es puro culo”, afirma, cuando se le pregunta sobre los motivos que lo llevaron a que hoy sea uno de los animadores más populares de la radio y la televisión. Que el conductor de Bendita (lunes a viernes a las 20.30 por El Nueve) y de Bien levantado (en la segunda mañana de la Rock&Pop) no diga que tuvo “suerte” a lo largo de su carrera, sino “culo”, no es casualidad. En esa expresión, tal vez, se manifiesta justamente el valor de su figura: el de no abandonar nunca el lenguaje de la calle. “Puede ser que mi culo haya sido que en algún momento la gente demandara en los medios un tipo más conurbanense, más cercano, en el cual sentirse identificado. A los medios les falta Conurbano y les sobra porteños”, subraya.

Ese arraigo barrial con el que se muestra en los medios, sin pretensiones de pertenecer a ninguna elite, parece ser su marca dentro del pasteurizado establishment mediático. Tal vez Casella sea una suerte de “cisne negro” dentro del sistema, esa anormalidad dada por un origen que reivindica, una condición de clase trabajadora que pretende no olvidar y un peronismo que lo atraviesa. “Reconozco que soy un resentido del Conurbano contra toda la gente que tiene una 4 x 4 importada. Yo detesto a todo aquél que tiene un cuatriciclo, porque sé que es garca o hijo de garca”, dispara Bautista Casella, en la entrevista con PáginaI12, con la seguridad de quien certifica sus dichos en esa ciencia que no conoce de claustros sino de esquinas y veredas.

A punto de cumplir 59 años, el periodista y conductor no solo hace TV y radio diariamente: además está escribiendo un guión cinematográfico (“sobre un tipo que habla con su psicólogo y que creemos que mató a alguien) y en abril publicará La felicidad está en Morón Sur (“un ensayito sobre la felicidad”). Por si fuera poco, desde hace unos años políticos de diferentes políticos le piden “asesoría” sobre comunicación. “No tengo una consultora ni nada de eso. Me llaman dirigentes de todos los partidos para charlar y tomar un café y lo hago con gusto. No cobro nada. Simplemente les digo lo que me parece y cómo veo la cosa”, confiesa, restándole relevancia al asunto. “Yo sólo quería ser periodista. Lo que vino después no sé ni cómo pasó. No diseñé mi carrera para llegar a ser conductor. No me parece que tenga un talento especial. Televisión hace cualquiera con un poco de simpatía y diciendo cuatro pavadas”, admite.

–¿Cree que hoy en día cualquiera hace tele?

–Cualquiera. No es falsa modestia. Así lo creo. En todo caso, relativizo la importancia de mi trabajo. Diferente es la radio, donde tenés que pensar temas que sean atractivos, presentarlos con cierta gracia, tirar alguna reflexión. La radio no es para cualquiera. Hay muchos casos de tipos muy grosos en la tele que no anduvieron en la radio, como Tinelli, Marley, Julián Weich... Todos grandes conductores de tele, exitosísimos, que en la radio hicieron agua. Algo tenés que transmitir.

–¿Y qué cree que transmite usted?

–Puede ser que mi culo haya sido que en algún momento la gente demandara un tipo más conurbanense, más cercano, con el cual sentirse identificado. Me marcan mucho eso: me dicen que sienten que podrían ser amigos míos, que hablo como lo hace la mayoría de los argentinos... A la tele argentina le falta más Conurbano. En general, a los medios les falta conurbano. En los medios de comunicación argentinos hay mucho porteño que vive en una nube de pedo. 

–¿Usted es de Haedo?

–Nací en Villa Luzuriaga, que pertenece a San Justo, pero siempre viví en ese pedacito que une a Haedo, San Justo y Ramos Mejía. Crecí en Haedo, alrededor de la estación de trenes. El tren era para nosotros, que no teníamos otra posibilidad, nuestro lugar en el mundo. Era un permanente juego de ir y venir de Once a Moreno, por supuesto escapando del “Chancho” y ver en qué estación bajábamos. En las estaciones de trenes descubríamos el mundo, lo bueno y lo malo, lo tierno y lo peligroso, las tentaciones y también los riesgos. La vida es experiencia y observación.

–¿Cómo fue la suya?

–Fui un pibe muy callejero pero me gustaba leer. Eramos de clase baja, nos calentábamos con un brasero, al que le tirábamos unas cáscaras de naranja para darle algún tipo de olor. Más tarde llego un calentador Bram metal y después una estufa con una garrafa adentro. Viviendo todos en una prefabricada de madera. Mi viejo era changarín en el Mercado de Abasto. Me hice vendedor a los 13 años porque odiaba la escuela. La pasaba mal. Me sigue pareciendo una estupidez el esquema de estar encerrados cinco horas en un aula. Mucho más hoy, existiendo Google. No entiendo cómo no se revió la dinámica educativa. La situación pasiva de un grupo de alumnos escuchando a un tipo que monologaba me resultaba desesperante. Antes y ahora. Por supuesto que como consecuencia de ese desinterés me portaba mal y vivía amonestado. Y sin embargo era buen alumno en Literatura. A los 6 años creo que tuve mi ultima falta de ortografía. 

–¿Qué leía?

–Muy tempranamente leía el diario. Mi viejo compraba el diario El Mundo y después Crónica. Mirá vos: ¡tan pobre que éramos y compraba el diario! Algo que hacía era leer el diario e imaginarme un programa de radio. Yo me creía el conductor y presentaba al columnista de política o espectáculos, mientras leía notas de esas secciones. Era algo inconsciente. Evidentemente algo había, porque el primer gran regalo que le pedí a mi viejo fue una Spika. Me parecía una locura que a través de ese aparatito hablara tanta gente. En general estaba clavada en Radio Rivadavia, con Carrizo, Cacho Fontana, La oral deportiva... Aprendimos a hacer radio con esos tipos. Mas tarde con Larrea, Badía, Guerrero Marthineitz... Ojo: no creo que aquella radio fuera mejor que esta. Hay mucho homenaje sobrevalorado. Eran locutores que animaban. Pero no se metían en los temas profundos de la vida, no te acompañaban a pensar, a lo sumo te presentaban canciones... Ahora hay que ser mucho más completo y rápido. Son diferentes tiempos.

–¿Se considera un animador o un periodista que anima?

–Cuando asumís el rol de animador el periodismo empieza a abandonarse. Sobre todo en la tele. En la radio, el periodista de vez en cuando aparece. El animador maneja los tiempos, le pone un tono al programa, produce contenidos, va sintiendo el aire, pero sobre todo presenta simpáticamente la propuesta de producción. Es un trabajo digno. Hoy son mas serios los programas de entretenimiento que los políticos. 

–¿Por qué?

–La mayoría de los programas políticos actuales son una parodia de programas políticos. Entre las notas pagas, la pauta que se pudo conseguir y el conductor que quiere que el entrevistado le diga sólo lo que le conviene a su manera de pensar, queda poco periodismo en la tele y en la radio. Me parece mucho más honesto lo que hacen Angel De Brito que lo que hacen algunos editorialistas que realmente dan pena, puestos en un lugar de necedad inamovible. Me caen simpáticos los periodistas que se hacen preguntas. Hoy esos tipos son aquellos con los que están enojados todos. 

–¿“Corea del centro”?

–Sí, me cae bien “Corea del centro”. Porque si esta mal algo de la gestión actual, lo desarrollan; si tienen que criticar a la anterior, también. No te cuentan la mitad de las cosas. Eso es una forma de mercenarismo jodido.

–No necesariamente. Puede haber un periodismo ejercido desde alguna convicción o idea del mundo.

–Ahí estaríamos hablando de periodismo militante. La otra vez Chiche Gelblung, gran periodista, comentó: si vas a trabajar a radio Mitre, la audiencia te hace de derecha. Es difícil trabajar en un medio y no responder al mensaje único pensado por los dueños o establecido por la audiencia. No me gusta el mensaje único desde las 6 de la mañana hasta la medianoche, que ni siquiera permite la disonancia de un mensaje en sentido contrario. No sé si es periodismo. Hoy, salvo que me esté muriendo de hambre, no voy a trabajar a un lugar así. Y si voy les aviso que voy a armar un quilombo.

–¿Pero se puede tener libertad total en los grandes medios?

–Libertad absoluta no tenés nunca. Hay que tratar de que uno pueda trabajar en el espacio más ancho y plural posible. He tenido el culo de trabajar en radios y canales donde nunca me dijeron nada. Que te vaya bien te da el poder de no tener que ceder, de que no te rompan las pelotas, de poder decir lo que querés. La tranquilidad que te da el éxito es la de ampliar los márgenes de libertad. Ojo: tampoco te podés parar y gritar “los dueños de esta empresa son tal o cual cosa...”. Como tampoco lo podés hacer en una fábrica porque te van a echar. Algunos periodistas entran en un microclima peligroso, alimentado por sus propias redes. Algunos empiezan a tener problemas para caminar por la calle o ver una obra en calle Corrientes. Eso es chotísimo. Para mi sería deprimente salir a la calle y que me puteen cinco veces por día. 

–¿Le pasó?

–No, por el tipo de programas que hago. En todo caso, en las redes me pegan más por ser supuestamente K que por otra cosa.

–¿Y lo es?

–No. De chico me gustaba mucho Perón, porque tiene una épica y un pensamiento de equidad y distribución que me resulta muy simpático. A los 17 años me devoré “La fuerza es el derecho de las bestias” y me rompió el marote. Compraba “Conducción política” de a diez ejemplares y los regalaba. Era una Biblia de la política. Hay cosas del peronismo que reivindico. Me pondría incluso una remera de Keynes. Sin profundizar tanto, me parece que para países como el nuestro sistemas socio económicos de producción, de mercado interno, de consumo, de PyMes que dan trabajo, es el posible y necesario. Yo lo veía: en el año 2014 salía de la radio y tenía 3 o 4 muchachos esperando en la vereda porque querían anunciar en el programa. Eran dueños de pequeñas empresas y fábricas que, me contaban, habían crecido y tenían 7 o 15 empleados y les iba bien. Eso es la economía. No es tan complicado. Creo en un sistema de distribución sencillo, en donde la gente pueda tener trabajo y dinero en el bolsillo para poder gastar, en el que si hay que emitir un poquito se emite, si hay que tener un poco de inflación también... Se plantea ese sistema como algo...

 –¿“Populista”?

–No está mal el populismo... Pero más que populista te plantean que a la larga te destruye la economía del país porque es como una burbuja sostenida que un día explota. El kirchnerismo pasó y nos dicen que dejó todo roto y que se llevaron dos PBI... No sé. Hoy, Latinoamérica parece tener economías más o menos sanas para lo que se puede pretender en esta región, por lo cual aquél sistema económico de lo que se llamó la “Patria grande”, con gobiernos integrados hasta amistosamente, no parece haber sido tan desastroso. Basta ver el Ecuador que dejó Correa, la Bolivia actual con Evo, hasta el Brasil de Lula... ¿Era tan malo aquello? Yo no tengo ningún prurito ideológico: si a mí me demuestran que el liberalismo le mejora la vida a la gente, lo abrazo sin problemas. 

–Pero a lo largo de su vida...

–Pero a lo largo de mis casi 59 años nunca pude ser testigo de eso en Argentina. Desde Cámpora-Solano Lima, con mis 13 años para acá, dictadura y Menem mediante, nunca vi que el liberalismo mejorara nuestras condiciones de vida. No puedo dejar mi destino en manos de inversores. No hay nada mas crápula que un inversor financiero, nada más hijo de puta que un inversor. Los inversores no tienen alma. Literalmente no la trajeron. Son capaces de matar a la madre por tener buen rédito a fin de año. No podemos dejar nuestro destino en manos de inversores. Inversores que, además, no han venido. Creyeron que con la camisa celeste los inversores venían y no vinieron. Este fue el error fatal de esta gestión. 

–¿El creer que con el cambio de gobierno los problemas se solucionaban fácilmente?

–Todo cambió mucho. No solo en lo económico. El cambio mas sustancial ha sido el bolsonarismo en la región. Entendible en un punto. Antes uno veía a un tipo pegarle un tiro en la frente a otro solamente en una película. Ahora lo ves todo el día en la tele. Es muy angustiante para la gente, ver cualquier robo o asesinato. La tele te lo muestra todo el tiempo. Es un debate pendiente si no hay exceso de información. 

–¿Cree que ese exceso de información genera paranoia y temor?

–El exceso de información amerita una mesa redonda sobre si algunas imágenes repetidas a toda hora no generan angustia social, sobre todo en los más chicos y en los más grandes. Es entendible que a la gente, entonces, le caiga bien tipos como Olmedo. No puedo ponerme a juzgar a esa gente con el dedito progre. No lo comparto, pero lo entiendo. No creo que Bolsonaro vaya a resolver algo, creo que va a ser peor. Por eso creo que la elección de este año la va a definir el odio a los negros. Eso va a definir la elección.

–¿A qué se refiere?

–A que nos explotó en la frente. El que entró a la nota de los portales importantes sobre los dos chicos electrocutados en el techo del tren y reparó en los comentarios de los usuarios, se habrá asqueado de leer “kukas”, “planeros”, “negro cabeza”, “cabeza de termo”... Según donde vos estés parado en temas como ese, es cómo vas a votar. Independientemente de hasta cómo te vaya en el bolsillo. Es emocional. Dos tipos electrocutados arriba del techo de un tren te puede hacer surgir la compasión de pensar que no tienen plata ni para viajar, que son los perdedores del sistema, a los que habría que tratar de traerlos, o el sentimiento de que fueron dos negros de mierda que mejor perderlos que encontrarlos. Según como estés parado en ese tipo de temas, vas a votar. Los medios argentinos somos más progres que la gente. El abordaje sobre el avance feminista o el debate en torno a la ley de despenalización del aborto son muestras claras en ese sentido.  

–¿No es optimista?

–Hay una emocionalidad instalada que es peligrosa. Los libros de política dicen que después de un proceso populista de prosperidad y reparto, en regiones como la nuestra la gente empieza a sentirse de centro derecha y rubia, y se separa un poco del morocho que va a Tecnópolis saliendo a buscar gobiernos liberales. Solo cuando se caga de hambre, se busca a Perón. Pero te tienen que cagar mucho de hambre. Por eso creo que en un año no va a cambiar tanto. Faltan como ocho.  

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ