Una bien larga transición política que empezó muy comentada
El sinuoso camino hacia el 10 de diciembre
Perotti designó a su equipo para la transición con Lifschitz. En el medio ya hubo reclamos por los fondos y los nombramientos.
Lo que aún no se estableció es cuándo será el momento en el que Lifschitz y Perotti se encuentren.Lo que aún no se estableció es cuándo será el momento en el que Lifschitz y Perotti se encuentren.Lo que aún no se estableció es cuándo será el momento en el que Lifschitz y Perotti se encuentren.Lo que aún no se estableció es cuándo será el momento en el que Lifschitz y Perotti se encuentren.Lo que aún no se estableció es cuándo será el momento en el que Lifschitz y Perotti se encuentren.
Lo que aún no se estableció es cuándo será el momento en el que Lifschitz y Perotti se encuentren. 

Desde Santa Fe

Comenzó la transición entre el gobernador electo Omar Perotti y su colega en ejercicio Miguel Lifschitz, que será la más larga en la historia de Santa Fe porque se prolongará seis meses, hasta el 10 de diciembre. La anterior, que también significó un cambio de signo político en la Casa Gris, fue el traspaso del poder entre Jorge Obeid y Hermes Binner, en 2007, pero que se extendió sólo tres meses, entre setiembre y diciembre. Perotti ya designó a su equipo de transición que coordinará su vocero y amigo, el diputado Roberto Mirabella, y ahora espera un llamado de Lifschitz para iniciar el diálogo esta misma semana y hacerle el primer planteo. "Al gobernador le vamos a pedir el mismo gesto de grandeza que tuvo Obeid"  hace doce años, cuando apenas Binner fue elegido "se comprometió a no hacer nada sin acordarlo" previamente con el socialista. Y así ocurrió. "Esperamos que Lisfchitz haga lo mismo", confió a Rosario 12 una fuente del equipo de Perotti.

La comisión de la transición que representará al gobernador electo tendrá dos mesas, una política y otra técnica, que actuarán en sintonía. La primera la integrarán cuatro legisladores: los diputados Mirabella y Leandro Busatto y los senadores Ariel Calvo y Armando Traferri. Y la segunda, tres operadores que conocen los pliegues del Estado: el ex jefe de gabinete de Obeid, Rubén Michlig -quien en esa época oficiaba como ministro coordinador-, el ex diputado nacional Alejandro Rossi, que fue secretario de Justicia en el primer gobierno de Obeid y de Seguridad en el segundo, y el asesor del bloque de diputados justicialistas Facundo Olivera, hijo del presidente del PJ y diputado electo, Ricardo Olivera.

Precisamente, el presidente del PJ, fue quien recibió el primer telefonazo desde la Casa Gris la noche del 16 de junio, cuando el escrutinio definitivo consagró a Perotti. Lo llamó el ministro de Gobierno Pablo Farías y le prometió que Lifschitz y todos sus ministros "estaban a disposición" del gobernador electo "para hacer una transición ordenada". "Nosotros damos la garantía de que la transición va a ser ordenada y vamos a dejar el gobierno en las mejores condiciones que podamos en el tiempo que queda. Transición es ordenar lo que se está haciendo para que después el que venga empiece de la mejor manera posible su período de gobierno", aclaró después Farías ante la prensa.

El reclamo de Perotti a Lifschitz para que devuelva el "gesto de grandeza" que tuvo Obeid con Binner, pone en foco la transición de 2007, con la diferencia que aquella se prolongó tres meses y ésta se extenderá el doble. Otra coincidencia. Uno de los protagonistas será el mismo: el ex ministro Michlig coordinó la mesa de diálogo entre el gobierno entrante y saliente en 2007 y ahora estará al frente de la mesa técnica de Perotti, en la transición con Lifschiz.

El "gesto de grandeza" de Obeid fue reflejado por la prensa de la época. "Obeid se comprometió a no hacer nada sin acordarlo con Binner", tituló el vespertino local el 11 de setiembre de 2007. Y al día siguiente, anunció: "Primera reunión de la comisión de Transición en la Casa Gris", con una foto compartida por los cuatro delegados de Obeid: Michlig, el ex ministro de Economía Walter Agosto, el jefe del bloque de diputados Mario Lacava y Ariel Dalla Fontana, secretario privado del ex gobernador. Y los cuatro enviados de Binner, que después asumieron como ministros de su gabinete: Antonio Bonfatti (Gobierno), Angel Sciara (Economía), Elida Rasino (Educación) y Julio Schneider (Obras Públicas).

La semana pasada, Mirabella dijo que Perotti espera una "transición" con Lifschitz "similar" a la de Obeid, quien "dejó en la caja de la provincia más de 1.600 millones de pesos, según una auditoría que pidió el mismo Binner en esa época. Esperamos que sea una transición de la misma naturaleza", planteó. Aquella cifra actualizada sería hoy más de 24 mil 300 millones de pesos. Ayer, el constitucionalista Domingo Rondina se hizo eco del asunto en un posteo que reprodujeron integrantes del equipo de Perotti. "¿Es cierto, como dice Mirabella, que Obeid dejó en la caja de la provincia (el equivalente a) 500 millones de dólares? Si", puso el abogado.

 

 

 

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ