Un homenaje al café concert
Vuelve La Botica del Ángel 
La creación de Eduardo Bergara Leumann reabrirá sus puertas para un espectáculo homenaje idea por Alejandro Veroutis.

Con "canciones y recuerdos de los tiempos donde estaba prohibido prohibir", y como un homenaje al café concert, vuelve La Botica del Ángel. Será ocasión para recordar también a Eduardo Bergara Leumann en el día de su cumpleaños, el 5 de septiembre. Fue la fecha elegida para dar comienzo al ciclo que continuará el miércoles 11, jueves 19 y jueves 26 de septiembre, siempre a las 20.30, en el local de Luis Sáenz Peña 543. Con la participación especial de Marikena Monti en la primera función, más otros invitados a lo largo de las fechas, Alejandro Veroutis, el pianista Ignacio Mascardi y la cantante Anita Co dan vida a esta propuesa. 

La Botica del Ángel fue la gran creación de Bergara Leumann (quien falleció en 2008), un lugar emblemático que aún se conserva con todos sus objetos y obras de arte. Una noche en el café concert… en la Botica del Ángel, creado por Veroutis, le rinde un tributo musical a un género que marcó una época, y dio pie al surgimiento de muchas de las figuras centrales de la música y el teatro argentinos. Entre esas figuras están Susana Rinaldi (tía de Anita Co), Nacha Guevara, Marilina Ross, Edda Díaz o Haydee Padilla, con su personaje de “La Chona”.

"El espectáculo nos lleva en un viaje en el tiempo a través de las canciones, textos y recuerdos de los años '60 y '70, en los que una generación de jóvenes, desde un escenario, decretó que estaba 'prohibido prohibir'", describe Veroutis. "Te transporta a los tiempos procaces y sublimes en donde la libertad creativa era la consigna, pero en los que también se prohibía y hasta se hacían desaparecer canciones, poemas, textos y artistas. Al evocar su memoria desde el escenario, aquellos artistas, aquellos textos, aquellas canciones, vuelven a la vida y nos cuestionan, nos divierten y nos emocionan con la misma potencia, hoy como ayer", completa el productor y actor.

Humor, ironía, poesía, música y teatro intervienen a lo largo de una hora y media de espectáculo. Entre canciones y recuerdos, el público se vuelve también protagonista. “Los boludos”, “La mala reputación”, “De qué se ríe”, “Los ejecutivos”, “Coplas de mi país”, vuelven entre las mesas de este café concert del nuevo siglo, que busca evocar al de aquellos tiempos.

Inagurada en esta sede en 1969 (antes funcionó tres años en la calle Lima, hasta el ensanchamiento de la 9 de Julio), La Botica del Ángel se impuso como un centro alternativo de vanguardia del arte, contemporáneo al legendario Instituto Di Tella. Durante la dictadura de Onganía, fue clausurada tras la instalación de una obra de Berni.

Hoy convertido en un museo, el espacio sigue rodeado de ángeles y objetos de imaginería kitsch, decorado por memorabilia (entre otras imágenes, cuadros, esculturas, grabados, fotos, cartas de Eva Perón, Victoria Ocampo, Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik, Amalita Fortabat, María Elena Walsh, entre muchas otras). También se conservan las obras maestras de la pinacoteca de grandes artistas argentinos como Raúl Soldi, Antonio Berni, Josefina Robirosa, Julio Le Parc, Guillermo Roux, Edgardo Giménez. Actualmente es el Museo Escenográfico del Arte y depende de la Universidad del Salvador, con todas sus obras artísticas de incalculable valor. 


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ