Fe, política y Estado, ¿asuntos separados?
Macri viene al Milagro con la grieta a cuestas
Se metió la política de lleno en el Milagro salteño y divide hasta a la Iglesia. Macri viene invitado por el arzobispo Cargnello, y Sáenz hace publicidad con el dinero del erario público en época de campaña. 
Preocesión del Señor y la Virgen del Milagro Preocesión del Señor y la Virgen del Milagro Preocesión del Señor y la Virgen del Milagro Preocesión del Señor y la Virgen del Milagro Preocesión del Señor y la Virgen del Milagro 
Preocesión del Señor y la Virgen del Milagro  

La madrugada del viernes la ciudad de Salta apareció empapelada de afiches con la frase “Sí se puede” dando la bienvenida al presidente. Allí se veía la cara de Gustavo Sáenz junto a la del presidente Mauricio Macri.

Rápido de reacción, el intendente y pre candidato a gobernador, quien intenta despegarse de Cambiemos desde de las PASO, ordenó retirar los carteles y acusó a la oposición de su autoría.

Con la noticia todavía sin confirmar sobre la presencia de Macri en la procesión del Milagro, el sacerdote Raúl Méndez envió un comunicado junto con otros miembros del clero manifestando su oposición a “tan inoportuna visita”.

“En estas circunstancias su presencia será una provocación, que provocará la lógica reacción. No tiene sentido venir a empañar la fiesta de los salteños. Lo más razonable es que suspenda semejante previsión y nos deje tranquilos. Más bien que se ocupe de resolver los graves problemas en que embarcó al país", reza el comunicado.

Mientras que Jorge Crespo, sacerdote integrante de Curas en la Opción por los Pobres indicó: “Esta es la frutilla del postre de todo lo que sucedió este año con el Milagro y la política. Hago mías las palabras del padre Raúl Méndez”. Y aseguró que Méndez “es del círculo rojo del arzobispado. No un curita villero y petardista como yo”.

Sin embargo, Crespo se adelantó a los hechos y sostuvo que el arzobispo Mario Cargnello “se pone contento estando al lado de Macri”. El sacerdote recordó que la última visita de un mandatario a la Fiesta del Milagro fue la del ex presidente de facto Jorge Rafael Videla, en 1977.

Como lo adelantó el cura villero, la mañana de este sábado Cargnello compartió un comunicado dando cuenta de su invitación formal al Presidente.

"Su presencia nos honraría, por eso me atrevo a invitarlo", le transmitió a Macri antes de aprovechar “la oportunidad para saludarlo y renovarle mis expresiones de confianza en usted y en su gestión y mi compromiso de rezar por su servicio desinteresado al bien común de todos los argentinos”.

En cambio, el gobernador Juan Manuel Urtubey dijo que no podrá reunirse con el Presidente debido a su cargada agenda.

La campaña se mete en el Milagro

En las calles salteñas se puede ver la imagen del Señor del Milagro con la frase “Que el señor y la virgen del milagro nos bendigan”, el afiche está firmado por el intendente y pre candidato a gobernador Gustavo Sáenz y con logo municipal.

También invadieron las radios y los canales de TV las publicidades con la voz del jefe comunal invocando el “Milagro salteño”. En todos los casos, los espacios fueron pagados con el dinero del municipio capitalino en plena época de campaña electoral.

Para Jorge Crespo, “el primero que comenzó a usar la fe del Milagro fue justamente Gustavo Sáenz con ese spot. Eso me causó indignación”, dijo el sacerdote.

“¿Cuánta plata gastó en esos saludos?”, se preguntó, y prosiguió: “Que al menos ayude a los comedores que no tienen ni lo básico para alimentar a los chicos”.

En el mismo sentido, el diputado provincial Guillermo Martinelli manifestó haber preguntado sobre el tema para saber quién pagó esa publicidad: “Sería realmente un desfalco si es que se usa la plata del municipio con estos fines. Él puede hacerlo mil veces si quiere, pero con su plata”, subrayó el legislador. Martinelli, es diputado provincial por el frente Cambiemos.

Cero en sesiones por el Milagro

Esta semana no hubo sesiones en el Concejo Deliberante de la ciudad, ni en la Cámara de Diputados ni en el Senado. En la Legislatura fue por falta de quórum, pero en el Concejo Deliberante decidieron no realizar la sesión ordinaria del día para peregrinar. Eso sí, acondicionaron el recinto para recibir una misa.

Al respecto, Crespo opinó que todo se puede hacer y que no es necesario cerrar una repartición pública, porque “peregrinar se puede, pero más tarde, o en horario no laborable”.

De la misma manera opinó Martinelli. El diputado afirmó que allí se pierde de vista el espíritu laico que debe tener el Estado, “nadie los obligó a ser diputados, senadores o concejales, ellos quisieron estar ahí, es más, se pelean para serlo y tienen que cumplir con sus obligaciones. Que peregrinen otro día, pero que el día de la sesión estén ahí”, aseveró.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ