Macri cerró su campaña electoral en Rosario
Frases, cantitos y alabanzas
Abundó en eso del "dedito y el atril", en que "somos mayoría y no le demos cabida a los que ocuparon el Estado".
La afición macrista cubrió el playón y escalinatas del parque.La afición macrista cubrió el playón y escalinatas del parque.La afición macrista cubrió el playón y escalinatas del parque.La afición macrista cubrió el playón y escalinatas del parque.La afición macrista cubrió el playón y escalinatas del parque.
La afición macrista cubrió el playón y escalinatas del parque. 
Imagen: Andres Macera

Apelaciones a la fe con eso de "lo peor ya pasó" como todo fundamento, exacerbación de un "ellos" demonizado como enemigo común, y los bafles ensordecedores que machacaban en loop con los cantitos tribuneros grabados y reproducidos en volumen insalubre. Eso fue la estructura de encuentro de ayer en el Parque de España, donde el presidente Mauricio Macri y su séquito hicieron la escala rosarina de La Marcha del Millón, la retahíla de actos con la que cierra su campaña en busca de la reelección presidencial.

La afición macrista cubrió el playón donde los pibes juegan con skates y las dos escalinatas del parque. También se apostó gente en la barranca y sobre la baranda de la avenida del Huerto. Casi todos munidos de sus banderas argentinas, tal como se convino en la convocatoria que cundió por redes sociales. Y también pañuelos blancos, amarillos y vinchas del #Sísepuede y #Yotevoto. Y hasta pequeños globos con la figura de una Cristina Fernández con traje presidiario. Un inflable gigante con ese motivo se erigió bien atrás, contra el Centro de la Juventud. Pero tampoco asistió tanta gente como para haber erigido ese tótem anti K tan lejos.

La gente fue colmando el lugar a media tarde. Eso, más la reaparición del sol post lluvia, los vendedores de banderas a 100 pesos y el perfume dulce del pororó, pintaban una postal digna de un paseo dominguero. Pero no. El plan era distinto esta vez. Clase media casi al 100 por cien, más adultos mayores que juventud, ausencia de organizaciones sociales o carteles partidarios. Y mucha consigna contra cualquier cosa que aludiera al Frente de Todos.

El Tirá para arriba de Miguel Mateos desde los parlantes agitó el mar de banderas y saltitos en el gentío cuando en el consabido escenario 360º apareció Hernán Lombardi para empezar a calentarle la cancha al orador del anochecer. El jefe del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos arengó el primer cantito de la tarde: "La da vuelta, Mauricio la da vuelta...", cantaba y el coro de miles lo seguía. Alguno se preguntó si eso refería al partido que más tarde Boca debía remontar ante River.

"Acá no hay choricito ni morcillita. Estamos para decirle a Mauricio que no está solo", exclamó el radical. Con la euforia, también se coló un "¡Nisman presente!", "¡Argentina sin Cristina!" y un tácito "¡Que vaya presa!".

Una señora con mantón de Manila descubría con duda y sonrisa la sensación de ser parte de la masa y murmuraba los cánticos tribuneros con entusiasmo creciente. Un señor de saco y corbata recién llegado aplaudió a Lombardi cuando exhortó: "Nos queda convencer a la familia, a los amigos, y a fiscalizar. La gente del Gato va a fiscalizar a cara de perro contra estos cancheritos prepotentes", instó el secretario de Estado y llamó a concurrir al comicio desde las 6.30 hasta las 12 AM si es preciso. "No nos dejemos robar ni un voto", advirtió como luego lo harían sucesivamente quienes siguieron en orden de discurso: Patricia Bullrich, Guillero Dietrich, Ximena García (segunda candidata a diputada), Miguel Pichetto y el anfitrión organizador, Federico Angelini, primer candidato a diputado.

La aparición de Bullrich desató una módica ovación. Enérgica, dijo cosas como esta: "Nadie más que Mauricio Macri luchó contra el narcotráfico. Acá venían a voltear un bunker, foto y se iban. Era zona liberada. Vinimos a ayudar a los rosarinos porque los estaban matando. Los Monos no pudieron porque vinimos nosotros a dar batalla". Tiró algunas diatribas más contra Alberto Fernández y Axel Kicillof, reiteró su apología de la doctrina Chocobar y llamó "a darla vuelta".

Dietrich recalcó el llamado al público a fiscalizar el comicio del domingo. "Capacítense, tenemos todo para que lo hagan, vayan desde temprano hasta última hora por el futuro de nuestros hijos, para llegar al ballotage", conminó el ministro de Transporte.

La compañera de boleta de Angelini habló breve y como si las Paso no hubieran sucedido aún.

Siguió el candidato a vice, con buen eco en el aplausómetro. Pichetto reiteró el llamado a "controlar la elección en las mesas y no cometer el error de las Paso". Repitió lo que viene diciendo en cada acto: "Sabemos que la clase media sufrió con el ajuste de tarifas, pero el esfuerzo ya está hecho. Vamos a salir adelante".

Un militante, para preparar el clima al presidente, se convirtió en una suerte de payador tribunero con nuevos cánticos en pos de la reelección, que hasta se apropiaron positivamente del mote de Gato que se le impuso a Macri. Angelini aseguró que habrá más de un fiscal por mesa y llamó a "cuidar la democracia".

A las 19.10 subió el presidente, y alternó párrafos y cantitos por bafle durante 20 minutos. Abundó en eso del "dedito y el atril", en que "somos mayoría y no le demos cabida a los que ocuparon el Estado y fueron por todo, hasta por nuestra libertad. Hasta acá llegaron. Nos despertamos los que nos levantamos temprano cada día para sacar el país adelante".

Como un sacerdote a su feligresía al recitar el Credo, preguntó al público "¿Creemos... tal cosa", y tal otra, y tal otra. Y el gentío respondía fiel que "¡Sííí!". Celebró la ocurrencia de un militante: "Los gatos caen de pie". Siguió con que "fue más difícil de lo que esperamos, pero el cambio es posible y hoy estamos mejor parados que hace cuatro años".

Se prodigó en alabanzas a su gente, agregó algunas frases más como "Estamos por entrar en una fase de crecimiento único" o "Vamos a...", "De ahora en más..." y promesas así. Al saludar a los militantes venidos de diversas localidades de la región, Macri bautizó a la capital provincial de la leche: “Totorás”, acentuó, y el grupo totorense festejó el desconocimiento del presidente para con su ciudad.

El final llegó justo sobre la penumbra mínima necesaria que avanzaba desde atrás del parque y el río para consumar la última escena del libreto: miles y miles de teléfonos celulares iluminando el parque y el final del acto. Y sí, había muchísimos jubilados y jubiladas con smartphone.

 

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ