Balearon la casa de empleado del sindicato de Peones de Taxis
De dónde vienen los disparos y por qué
La víctima fue el jefe de personal del gremio, quien declarará como testigo  en la causa por defraudación contra Boix. 
El ataque ocurrió en Ortega al 200 bisEl ataque ocurrió en Ortega al 200 bisEl ataque ocurrió en Ortega al 200 bisEl ataque ocurrió en Ortega al 200 bisEl ataque ocurrió en Ortega al 200 bis
El ataque ocurrió en Ortega al 200 bis 
Imagen: Andres Macera

 

La vivienda de un empleado del Sindicato de Peones de Taxis fue baleada en la madrugada de ayer. El ataque ocurrió en pasaje Rufino Ortega al 200 bis, en inmediaciones de Grandoli y Ayolas, en la zona sur de Rosario. Según el secretario general del gremio, la víctima había sido citada a brindar testimonio en la causa judicial contra Horacio Boix, ex titular del sindicato.

De acuerdo a fuentes policiales, la casa del trabajador sindical fue atacada pasadas las 3 del lunes, cuando se encontraba con su familia en el interior del inmueble. Los disparos produjeron roturas de vidrios. No hubo personas lesionadas. Se secuestraron 16 vainas servidas en el lugar y se constataron varios impactos en la fachada.

Tras el hecho, desde la Unidad Regional II se dispuso que la víctima tenga un móvil que haga rondas de control, que consiste en detenerse frente al domicilio durante una cantidad de minutos variables y por periodos de tiempos aleatorios.

"Nosotros estamos firmes, la comisión está íntegra y vamos a seguir adelante. Porque además contamos con el apoyo de los compañeros".

"Lamentablemente es otro capítulo de la transición que pareciera que no se termina nunca. Es un compañero que hace las veces de gerente de personal. No es de la comisión directiva, es empleado de la institución. Hace años trabaja con nosotros, es de extrema confianza. Y ahora va a tener que atestiguar por el caso de la defraudación", dijo el secretario general de los tacheros, Horacio Yannotti a Radio 2.

"Parece que Boix lo quiere amedrentar para que no vaya a atestiguar", enfatizó. En esa línea el dirigente aseguró que saben "de dónde vienen los disparos y por qué vienen". "Esto tiene las mismas características que las que ya sufrieron otros miembros de la comisión directiva", afirmó el dirigente gremial.  El secretario general de los taxistas explicó: "Este compañero que tiene que declarar, es un testigo clave en la causa por la defraudación".

Yanotti no está sorprendido por el hecho, del que acusa directamente a Boix: "Desde que tomamos la conducción del gremio, hemos visto que tanto los integrantes de la comisión y ahora los empleados están siendo amedrentados, para que no vengamos al sindicato y para que no generemos cosas nuevas para los trabajadores".

Sin embargo, el dirigente aseguró que cuando decidieron tomar la conducción del sindicato, sabían que iban a pasar "este tipo de cosas". "Nosotros estamos firmes, la comisión está íntegra y vamos a seguir adelante. Porque además contamos con el apoyo de los empleados y los compañeros", remarcó.

"Nosotros repudiamos la conducta de este dirigente que lo único que ha hecho es amedrentarnos, apretar a otros dirigentes, tenemos prueba de eso, grabaciones y ahora, apretar a los empleados del Sindicato de Peones de Taxis", agregó.

Yannotti asumió como titular del gremio tras la denuncia por presunta defraudación del anterior mandamás, Boix, quien fue expulsado del sindicato tras una votación que se llevó adelante el pasado 19 de octubre en la sede de Salta al 2800.

 

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ