El suspiro de la oscuridad

Haien Qiu, la nueva cantante de Adicta

La banda de electro punk ya encontró su voz: una potente y ya consagrada música de origen chino, con el trash porteño en sus entrañas. 

Con la muerte de su cantante Toto, Adicta se había refugiado en el silencio. Parecía que la banda ya no iba a resurgir, pero había algo en las canciones que se resistía a no volver a ser interpretadas y luego de un tiempo el grupo decidió regresar a los escenarios, primero como un homenaje, luego como fechas aniversario y por último como una agrupación renovada, con canciones nuevas y un sonido más actual que nunca. La vocalista Haien Qiu fue convocada por Rudie Martínez, el cofundador del grupo, para formar parte de la banda y cantar las canciones que Toto había dejado desamparadas. “Hace unos años nos conocimos con Rudie compartiendo una fecha de RR Orquesta y mi proyecto solista. Desde aquel entonces quedamos en contacto y a fines del 2018 en el regreso de Adicta me llamó para cantar en la banda. Acepté al instante, me pareció un gran desafío. Conocía la banda de nombre y no los había visto nunca en vivo excepto el primer show que dieron en su regreso en 2018, ya sin Toto. Me sorprendió la emotividad de las canciones y todo lo que transmitieron en escena. Meses después llegó la propuesta”, cuenta.

La banda estuvo a punto de consagrarse, de convertirse en uno de sus grupos fundamentales, pero el público masivo no los acompañó en su momento. Tal vez esta vuelta sea la revancha, con su estilo electro punk, su rock glamoroso con letras melancólicas y casi trágicas. Haien Qiu canta en el nuevo video de Común, un tema que en un primer momento fue grabado en el álbum Miedo de 2003. “Mejor caminar/ con pasos de decepción/ Tan pronto llegar/ vaciar todo mi odio en ti/ Tendré piedad/ Me detendré al ver tu amor/ Más no me iré/ Hasta dejarte peor/ A veces quiero ser común”, dice la letra. También le puso la voz a la nueva canción Limpio: “Escaparé sin un disfraz/ voy inmensamente sola y tiemblo cual papel/ soy así no me quieres ver”.

Este año, Haien se va a dedicar a seguir cantando en Adicta y grabarán juntos nuevas canciones. “Fue una gran experiencia en varios aspectos. Me dio más training en el escenario jugando e interpretando, experimentando otros colores musicales y sentir una energía fuerte de conexión con el público seguidor”, afirma. Su voz mezcla un dejo melancólico con una impronta bailable, seducción y rock, Björk con Patti Smith, simboliza esa cruza de suavidad y dureza que caracteriza a la banda y la convierte en un refugio hecho de canciones tan pegadizas que se vuelven inolvidables. Algo de disconformidad, rebeldía y tristeza tamizadas con emotividad y lenguaje cotidiano: ese dolor que se puede bailar para que la noche se lleve todas las lágrimas. Adicta puede ser una banda gótica sin sonar anacrónica, llevar al rock a la música electrónica sin traicionar la esencia, dejar temas para cantar una y otra vez hasta que el sol se apague un día cualquiera.

Haien Qiu nació en Shangai, China, pero desde chica vive en Argentina. Su nombre significa en chino “bendición del mar”. Se crió en el sur, En Puerto Deseado y Comodoro Rivadavia, y cuando terminó el secundario vino a Buenos Aires. En los veranos sigue yendo a visitar a sus padres que viven en el balneario Rada Tilly. Grabó el disco solista La respuesta que contiene 5 canciones en castellano y una en chino. “En 2014 saque mi single “Shanghai” y en 2018 “Fórmulas” que tiene una intro basada en un texto confuciano. Me pareció interesante unir estas dos culturas tan opuestas, creo que se complementan si tomamos lo mejor de cada uno en su forma de pensar y vivir. De todas maneras, me desenvuelvo mejor con el idioma español y prefiero seguir escribiendo en español”, asegura. Sus letras hablan del desencuentro, del desamor y la necesidad de volver a creer en una misma, sin depender de alguien más. “Siempre supe que mi refugio/ está dentro de mí”, canta en “La respuesta”. Y en “Asunto terminal” repite esa idea de dos personas que no pueden unirse: “Creo que no soy la persona que buscas/ tantas palabras me alejan de la realidad/ Quisiera seguirte la corriente/ pero mi naturaleza no es paciente”. Además sacó los singles “Shangai”, “Como un suspiro”, “Destellos” y “Fórmulas”. Y ya está preparando las nuevas canciones: “En los últimos tiempos estuve más abocada a escribir y componer. Quiero sacar un nuevo disco con un sonido más acústico, minimalista y atemporal. Siempre compuse más con la guitarra así que volveré a ella, a lo que me sale más fresco apostando a la simpleza. Voz, guitarras y algunos condimentos extra. Que se pueda lucir la canción, la poesía y las melodías”, asegura.

--Tus letras hablan un poco sobre los vínculos sentimentales ¿crees que el desencuentro define un poco las relaciones hoy en día?

--El amor es la fuerza más poderosa que hay. Para encontrarla y disfrutarla es importante autoconocerse, todas las experiencias sirven para aprender. Estamos en la época de la hiper comunicación y la falta de conexión real entre las personas. Es todo tan contradictorio, pero en el fondo todos buscamos lo mismo: amar y ser amados.

En un contexto en el que las mujeres tienen cada vez más lugar en la escena del rock, con la aprobación reciente de la ley de cupo femenino en recitales, es una gran noticia que una de las nuevas voces de Adicta sea mujer. La nueva ley establece un piso de un 30 por ciento de mujeres en los recitales públicos y privados en el país, cifra que contempla a artistas solistas o referentes de conjuntos y a músicos integrantes de formaciones mixtas. El proyecto surgió de la mano de la cantante Celsa Mel Gowland, que reunió a Hilda Lizarazu, Isabel de Sebastián, Maví Díaz, Mariana Bianchini, Nelly Gómez, Liliana Vitale, Elbi Olalla, Lucy Patané, Lula Bertoldi, Carolina Peleritti, Bárbara Palcios y Nora Sarmoria.

--¿Pensás que la ley de cupo significa una igualdad real en la escena del rock?

--Creo que las mujeres vamos ganando un espacio cada vez más fuerte en la escena. Hay más respeto y atención a nuestra música y eso está buenísimo. La ley de cupo me parece que es muy efectiva porque además de que se incluyen más artistas femeninas, más allá del género, se abren puertas para diversos proyectos que quizás en otro momento no tenían mucha visibilidad o quedaban en ciertos nichos. La escena local está cambiando, por suerte el monopolio del rock se está disolviendo y aunque ciertos iconos seguirán vigentes es necesario una refrescada por el bien común.

Para escucharla: https://haienqiu.bandcamp.com

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ