Peronismo y coronavirus 

El teorema de Gorosito

Imagen: Sandra Cartasso

Conocía desde años atrás el apellido citado por Alberto Fernández, aunque no en relación con el fútbol, tema que no domino, sino con un programa cómico donde un señor así llamado vivía ponderando la inteligencia de su mujer (el caso es lo bastante raro como para que lo recordemos). “¡No tenés señora, Gorosito!”, exclamaba orgulloso aquel marido ejemplar ante cada nueva demostración del genio de su esposa. Lástima que al intentar compartir el chiste con un pibe de unos cuarenta años, vale decir, la mitad de los míos, transformándolo en “¡No tenés Presidente, Gorosito!”, se me quedó mirando con los ojos redondos. Bueno, pensé, será que el destino de les octogenaries es quedarse riéndose soles. Sin embargo, instantes después mi joven interlocutor demostró haber entendido lo esencial de la broma- su carácter claramente elogioso, para con la señora Gorosito, se comprende, pero también para con nuestro presidente -, al preguntarme estupefacto: “¿Pero vos al final sos peronista, o no?”.

Mi respuesta incluyó una nueva cita. Durante el almuerzo ofrecido a Alberto Fernández por Emmanuel Macron, en el Elysée, el 5 de febrero (lo recuerdo con precisión porque la pandemia estalló minutos después), el presidente argentino respondió a la inevitable alusión a Borges de su colega francés evocando la conocida definición borgeana: “Los peronistas no son ni buenos ni malos, son incorregibles”. Y agregó que él estaba muy contento de ser incorregible, porque por eso los peronistas siempre volvían. Respondiendo a la pregunta de mi amiguito cuarentón, le dije: “No soy ni peronista ni antiperonista sino todo lo contrario, pero incorregible sí, suponiendo que por eso se entienda la capacidad de estar donde no se me espera, y de no estar donde se me espera. Ahora, por ejemplo- concluí-, estoy enteramente de acuerdo con este presidente, en especial a partir de su análisis del Teorema de Gorosito, que en estos tiempos es fundamental para la vida”.

La frase de Pipo Gorosito, director técnico de Argentino Juniors, dice más o menos así: “Si hacés las cosas bien, es posible que las cosas te salgan bien”. Una verdad de Perogrullo, pero extraordinariamente bienhechora por su sentido común, su simplicidad y su buena voluntad, una verdadera perla dentro de un mundo de “especuladores”, como les llama el propio Alberto Fernández a los entrenadores que complican el juego, deducen, infieren, se pierden en conjeturas y se estrujan las meninges, en general sin inocencia. Dentro del fútbol a los especuladores no los conozco pero afuera sí, y cómo. Ya volveré sobre ellos, pero para no amargarme de entrada lo primero que me interesa es recalcar la honestidad necesaria para admitir que “las cosas” son lo que son, que cuando se habla de hambre se habla de hambre y cuando se habla de coronavirus se habla de coronavirus, y que esquivar la palabra justa es un acto criminal. Solo cuando aceptamos que “las cosas” existen podemos hacer que algo nos salga bien.

A esta actitud sencillita y poco vistosa se le llama racionalidad. “La razón en tiempos del cólera” sería un buen título para el novelón que estamos viviendo. No tengo nada contra el amor, salvo que a veces discursea, perora y nos hace perder instantes valiosos, pero usar la sesera cuando las papas queman me parece más útil, y el discípulo de Gorosito lo ha comprendido. Se le nota en los tiempos, o en el tempo, para decirlo en lenguaje musical. Cuando asumió la presidencia el hambre estaba allí y era ya, era urgente, diez minutos más tarde vino la peste y el discípulo hizo “las cosas” bien, rápido como el rayo pero además previendo que vendrían. Si en otros países había sucedido, no tenía gollete imaginarse que en la Argentina no. También eso tiene que ver con la razón: cada segundo que pasamos rascándonos la cabeza y “especulando” con que si será peste o no será peste es una vida de menos.

La irracionalidad resulta más llamativa, claro. Queda más paquete ser vivo como un ejecutivo, sostener que la peste era una gripe como me lo dijo mi propio médico, el cual en ese mismo momento dejó de serlo, y como lo promulgan reconocidos virólogos del mundo entero, buscar al cuco detrás de todo lo que se mueve y, sobre todo, negar. Negar que hayan sido 30.000, negar la Shoa, negar el coronavirus como antes negaron el Sida, llamado el cáncer de los homosexuales hasta que les tocó a todos, negar sacando músculo delante de esa pavadita que a lo sumo te provoca unos cuantos estornudos y enseguida se pasa, y a continuación pescársela ellos y dar marcha atrás. Curiosa la relación entre unos y otros negadores, machos, fachos o fanáticos de sectas varias que niegan realidades diferentes pero coinciden en sostener que ellos sabían y siempre lo dijeron. Que estamos todos contagiados. Que la medicina no sirve para nada o es cómplice del Sistema pero que tomar agua caliente o comer cebolla cruda no falla nunca. Que por internet te podés comprar un remedio bárbaro, y si resulta veneno total qué importa si igual te morís. Que detrás de todo hay un complot y que en los Protocolos de los Sabios de Sión si los leés bien ya se hablaba del virus. Que el murciélago chino fue criado a propósito en un laboratorio para que la humanidad se desembarace de los viejos y los pobres. Y, lo más importante, que todo es una locura. Porque cuando todo es una locura, entonces de qué sirve hacer las cosas bien.

Por mi parte prefiero pecar de ingenua como Gorosito y su discípulo y cuidarme lo mejor que puedo: a los 81 años y con asma, el pensamiento mágico no me parece ninguna avivada. Justamente por su candor tan bienvenido, el famoso teorema entrará a formar parte de las grandes frases argentinas como “se necesitaba tanta agua para apagar tanto fuego” o “muero contento, hemos batido al enemigo” Pero no nos adelantemos: por el momento, la frasecita es sanadora. Es cierto que se sabe poco sobre la peste, pero si se hace bien y se piensa bien, siempre se puede ir viendo por dónde viene la pelota. Viendo y anticipando. Por estrecho que sea, ese espacio de acción y reflexión quién nos lo quita.  

 

 

 

 

 

 

 

 

l

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ