STREAMING

El enorme poder de los medios

El poder mediático, la frivolidad y el amarillismo son puestos en juicio en El favorito, película dramática dirigida por Jason Reitman -hijo del realizador Ivan Reitman- que narra la frustrada campaña presidencial del senador demócrata Gary Hart, quien en 1988 lideraba las encuestas para convertirse en el nuevo mandatario estadounidense pero decidió bajar su candidatura después de que los medios de comunicación difundieran un romance extramatrimonial del político.

El film comienza con su derrota en las primarias de su partido para las elecciones de 1984 y rápidamente pasa a su regreso triunfal a la candidatura a presidente en 1987, en un momento en que su partido estaba desesperado por arrebatarle el poder a los republicanos después de dos mandatos de Ronald Reagan. A pesar de todas las cualidades que colocaron a Hart como el mejor posicionado para ganar los comicios, gracias a su inteligencia, carisma y su experiencia como abogado y senador, solo bastó con que se corra el rumor desde los medios de que a pesar de mostrarse como un hombre de familia en realidad era un mujeriego. Rumor que luego se transformó en un artículo periodístico en el que se lo acusó de haber tenido una aventura con otra mujer.

Lo interesante de esta obra es cómo se refleja la preponderancia que tienen los grandes medios a la hora de ubicar el foco de atención de los espectadores, la delgada línea que se maneja entre lo público y lo privado, y la manera en que suelen prevalecer las cuestiones superficiales por sobre las ideas. Además, todo esto se describe sin eximir de responsabilidades al protagonista por sus errores, que corresponden al ámbito familiar.

Hugh Jackman protagoniza esta película entregando un sólido papel como Hart, y es acompañado en el elenco por Vera Farmiga, en el rol de su esposa, y J.K. Simmons, como su jefe de campaña.

El favorito, de Jason Reitman, disponible en HBO GO. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ