El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata le volvió a negar el arresto domiciliario 

Coronavirus: el ex espía del Ejército Eduardo Ullúa deberá seguir en prisión

El TOF insistió en saber si había mantenido contacto de algún tipo con las personas que contrajeron el virus en la cárcel de Campo de Mayo y desde el penal se confirmó que no. Por eso, ni siquiera fue hisopado.
El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata negó nuevamente el beneficio del arresto domiciliario al ex espía del Ejército Eduardo Salvador Ullúa.El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata negó nuevamente el beneficio del arresto domiciliario al ex espía del Ejército Eduardo Salvador Ullúa.El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata negó nuevamente el beneficio del arresto domiciliario al ex espía del Ejército Eduardo Salvador Ullúa.El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata negó nuevamente el beneficio del arresto domiciliario al ex espía del Ejército Eduardo Salvador Ullúa.El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata negó nuevamente el beneficio del arresto domiciliario al ex espía del Ejército Eduardo Salvador Ullúa.
El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata negó nuevamente el beneficio del arresto domiciliario al ex espía del Ejército Eduardo Salvador Ullúa. 

El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata negó nuevamente el beneficio del arresto domiciliario al ex espía del Ejército Eduardo Salvador Ullúa, quien insistió en solicitarlo luego de que registrara un contagio de coronavirus en la cárcel vip de Campo de Mayo, donde cumple prisión preventiva. Los magistrados debieron revisar la decisión que habían tomado en abril pasado por orden de la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal.

“Este tribunal entiende que debe mantenerse la modalidad en la que se encuentra cumpliendo prisión preventiva Eduardo Salvador Ullua debido a que pese al diagnóstico positivo por COVID-19 del interno Muiña, la defensa no ha podido presentar argumentos sólidos para probar que han variado ostensiblemente las condiciones evaluadas en la resolución del pasado 27 de abril en donde este Tribunal decidió no hacer lugar al beneficio”, planteó la jueza Sabrina Namer. Con su voto coincidieron los magistrados Daniel Obligado y Fernando Machado Pelloni.

Ullúa fue integrante de la patota de la Concentración Nacional Universitaria, aportó datos para el secuestro y posterior asesinato de los abogados de La Noche de las Corbatas, entre otras tantas víctimas y estuvo prófugo de la justicia hasta 2017. En la actualidad participa como acusado y bajo el régimen de prisión preventiva en dos juicios por delitos de lesa humanidad: el segundo tramo del debate oral por los crímenes de la CNU y aquel que, por tercera vez, repasa los secuestros, torturas y abusos que sucedieron en el centro clandestino conocido como “La Cueva”.

El TOF de Mar del Plata había rechazado la morigeración de su prisión preventiva que su defensa había presentado no bien se reconoció al coronavirus como pandemia en el país y se ordenaron medidas de aislamiento y prevención. Sin embargo, volvió a la carga luego de que se conociera que el represor del Hospital Posadas Luis Muiña había contraído la enfermedad durante su estadía en un hospital de San Miguel, semanas atrás. Con el voto mayoritario de los jueces Carlos Mahíques y Guillermo Yacobucci --el tercer magistrado, Alejandro Slokar, votó en disidencia-- la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal exigió al TOF marplatense que revise su decisión. Del mismo modo, Yacobucci y Mahíques actuaron ante pedidos de represores acusados o condenados en las causas “Esma”, “Saint Amant” y “V cuerpo del Ejército”, al admitir el positivo de Muiña como elemento definitorio para que diversos tribunales vuelvan a ponderar la posibilidad del otorgamiento del beneficio.

El expediente de la preventiva de Ullúa llegó al tribunal a principios de mes. Lo primero que hicieron los magistrados fue consultar a la dirección de la Unidad Penal 34, donde está detenido Ullúa sobre el estado de situación en relación con el contagio de Muiña. Desde el penal informaron el represor es el único caso positivo de coronavirus integrante de la población penal, mientras que se registraron otros dos casos dentro de la planta de personal penitenciario. “Los agentes causantes no mantuvieron contacto estrecho con la población penal dado que utilizaron en todo momento elementos de bioseguridad indicados (barbijos, alcohol en gel y líquido, guantes, etc.) y recomendados por los diversos organismos idóneos”, se reprodujo en la resolución.

El TOF insistió en saber si Ullúa había mantenido contacto de algún tipo con las personas que contrajeron el virus y desde el penal se confirmó que no se lo había sometido al análisis de hisopado ya que no había mantenido contacto alguno. El TOF corrió vista de esa información al Ministerio Público Fiscal, desde donde reiteraron que el imputado debe continuar detenido bajo el régimen de preventiva. En ese sentido, remarcaron que Ullúa “eludió el accionar de la justicia por más de nueve años, lo cual impone, a pesar de su pertenencia a un colectivo en riesgo por su condición etaria, la necesidad de continuar con la modalidad de encierro preventivo, ya que solo un establecimiento carcelario ofrece los resguardos necesarios para evitar una nueva fuga”.

Ayer, el colectivo Historias desobedientes, que nuclea a familiares de genocidas por la Memoria, la Verdad y la Justicia --entre ellos, algunos hijos de Ullúa-- repudiaron la posibilidad de que el ex espía regresara a su casa. "Está a punto de quedar en libertad y advertimos acerca del alto grado de peligrosidad que para los familiares de sus víctimas y la comunidad toda significaría dicha posibilidad, no solo por su condición de criminal de lesa humanidad, también remitiéndonos al antecedente de su situación como prófugo durante nueve años", puntualizaron. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ