Había dicho que Cristina Kirchner es "el cáncer de la Argentina"

Baby Etchecopar: dictamen de la Defensoría del Público por sus dichos sobre CFK

El organismo consideró que son "expresiones que contienen violencia simbólica y mediática” y recomendó a Canal 13 una capacitación sobre "comunicación no discriminatoria".
Miriam Lewin, titular de la Defensoría del Público.Miriam Lewin, titular de la Defensoría del Público.Miriam Lewin, titular de la Defensoría del Público.Miriam Lewin, titular de la Defensoría del Público.Miriam Lewin, titular de la Defensoría del Público.
Miriam Lewin, titular de la Defensoría del Público. 

La Defensoría del Público se pronunció en relación a los dichos de Baby Echetcoparen el programa “La Noche de Mirtha Legrand”, cuando dijo que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner es "el cáncer de la Argentina", entre otras apreciaciones. El organismo dictaminó que “se trata de expresiones que contienen violencia simbólica y mediática en relación con el ejercicio de derechos políticos de las mujeres” y recomendó a la empresa dueña de Canal 13 (ARTEAR, del grupo Clarín) “coordinar una actividad de intercambio y capacitación” que “contribuya a una comunicación audiovisual igualitaria, no discriminatoria” y a otorgar un espacio dentro del programa, conducido durante la pandemia por Juanita Viale, para “visibilizar y concientizar sobre tratamiento digno e igualitario de las mujeres en general, y, específicamente, de las mujeres que se desempeñan en el ámbito público político”. En la resolución, firmada por la flamante titular del organismo Miriam Lewin , se aclara que “si bien las expresiones denunciadas se encuentran enmarcadas en el ejercicio de la libertad de expresión, lo cierto es que también incluyen descalificaciones agraviantes y patologizantes dirigidas a una funcionaria mujer y, como tales, proyectan sentidos negativos en las audiencias y en particular respecto a las mujeres”.

Y más adelante, se destaca: “En un contexto de recrudecimiento de las formas de violencia contra las mujeres como el que atraviesa nuestro país, resulta imprescindible que los servicios de comunicación audiovisual y quienes se desempeñan en ellos asuman su responsabilidad respecto de aquellos mensajes que puedan legitimar, reproducir o profundizar cualquier forma de violencia por motivos de género”.

ARTEAR y el programa fueron notificados esta semana de la resolución. No es la primera que firma Lewin desde que asumió pero sí la de mayor trascendencia. Además, está dirigida a la empresa --y al canal--, en donde la periodista trabajó largamente y del cual se acaba de desvincular para asumir su nueva función.

¿Qué dice el dictamen?

En la resolución se detalla que la Defensoría analizó “de manera interdisciplinaria e íntegra” el programa “La Noche de Mirtha Legrand del 20 de junio, y las expresiones que motivaron los reclamos. De acuerdo con ese análisis, en la formulación de sus opiniones y críticas, Etchecopar “se sirve de consideraciones ancladas en formas históricamente utilizadas para menospreciar a las mujeres que ocupan un lugar influyente en el escenario político. En este sentido funcionan las alusiones patologizantes y demonizantes que se advierten en el discurso”.

El informe, realizado por la Dirección de Análisis, Investigación y Monitoreo del organismo, dice que “en este marco se insertan las referencias patologizantes (“es el cáncer de la Argentina”), que sugieren una personalidad conflictiva (“mientras Cristina Kirchner moje en política, no va a haber paz nacional”) y dañina (“‘estoy espléndida para cortar cabezas. Salgo a arruinarle la vida a la gente’”; “el daño más grande de la Argentina”). A su vez, el periodista enfatiza la condición de Fernández de “señora sola” (“Todos nosotros tenemos una patología, todos somos de una forma. Creo que la señora es una señora sola, es una señora que el único poder que tiene es el poder”), como si su condición de mujer viuda y poderosa acentuara ese rasgo patológico que Etchecopar le asigna”.

El dictamen también destaca que ni los demás invitados --los periodistas Eduardo Feinmann, Fernando Carnota, y Oscar González Oro-- ni la conductora “cuestionan estas expresiones, proponen repreguntas o alertan a reflexionar sobre alguna de estas consideraciones”.

Para la Defensoría, “se trata de expresiones que contienen violencia simbólica y mediática en relación con el ejercicio de derechos políticos de las mujeres. A su vez, los estereotipos negativos a los que aluden estas expresiones tienen la potencialidad de profundizar la subordinación y la desigualdad de las mujeres para participar y ocupar funciones de poder en el campo político”.

En ese sentido, se señala que “como esta Defensoría ha manifestado en numerosas oportunidades, los medios de comunicación tienen un rol central en la prevención y erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres, incluyendo las formas de violencia que afectan el pleno ejercicio de sus derechos políticos, tal como establece la normativa nacional e internacional de los derechos humanos vigente”.

¿Por qué intervino la Defensoría?

La actuación de la Defensoría responde a la denuncia de 65 diputadas y diputados -–la mayoría mujeres-- del Frente de Todos y a otras presentaciones similares, que ingresaron antes de que Lewin fuera designada efectivamente en el puesto el 24 de junio.

La resolución fundamenta su dictamen en distintas normativas como la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres conocida como de Belén do Para, con rango constitucional y las leyes 26.522 de “Medios de Comunicación Audiovisual” --que da origen a la propia Defensoría-- y la 26.485, de “Protección integral contra las violencias hacia las mujeres”.

¿Cuáles son las recomendaciones?

Puntualmente, la Defensoría hace las siguientes recomendaciones a ARTEAR:

1. “Coordinar una actividad de intercambio y capacitación entre esta Defensoría con el equipo de “La Noche de Mirtha Legrand” que contribuya a una comunicación audiovisual igualitaria, no discriminatoria, respetuosa de los derechos y adecuada para contribuir a la erradicación de todas las formas de violencia por motivos de género, y específicamente de la violencia política por razones de género”.

2. “Otorgar un espacio dentro del programa “La Noche de Mirtha Legrand” para visibilizar y concientizar sobre tratamiento digno e igualitario de las mujeres en general, y, específicamente, de las mujeres que se desempeñan en el ámbito público político”.

La Defensoría no tiene poder sancionatorio. Emite recomendaciones. De hecho, Etchecopar tiene un extenso prontuario en la Defensoría, con una veintena de denuncias por distintas expresiones discriminatorias y estigmatizantes, desde 2012. El conductor también ha sido denunciado en otras oportunidades ante el Inadi, pero nunca acató los dictámenes de los organismos. Solo cumplió en 2019 con una probation --al ser denunciado en la justicia-- que consistió en la emisión durante cinco meses en su programa de radio de spots semanales con diferentes especialistas con mensajes sobre derechos de las mujeres y diversidades, legislación, comunicación y género.

El pronunciamiento se conoce en medio de una polémica entre Lewin y Etchecopar --a la que se sumaron otros periodistas--, por las declaraciones que hizo la funcionaria en una entrevista en Radio Con Vos con Alejandro Bercovich y que fueron sacadas de contexto en varios medios. De todas formas, las recomendaciones de la Defensoría no están dirigidas al conductor del programa de América 24 “Basta Baby” y de Radio Rivadavia sino al canal donde estuvo como invitado.

¿Qué dijo Miriam Lewin?

En esa entrevista, Lewin, dijo que en el organismo se tramitaron 24 actuaciones desde 2013, por diferentes manifestaciones de Etchecopar. “¿Son solamente las mujeres el objeto de este discurso estigmatizante que podríamos llamar el discurso del odio? No, también los migrantes, las personas habitantes de barrios populares o de las villas. O sea, es una persona que promueve la discriminación, los estereotipos, emite discursos que son realmente peligrosos”. Y destacó que “lo que apuntamos desde la Defensoría es que estos discursos ya no sean aceptables socialmente, es decir que sean considerados anacrónicos, pertenecientes a otra época como se dice en buen criollo”. Por eso, agregó, “tenemos que desarrollar audiencias críticas y audiencias activas. Cualquiera que se sienta ofendido por algo que se dice en radio o en televisión puede entrar a la página de la Defensoría, puede levantar el teléfono y llamar y ahí va a tener una respuesta. La respuesta que va a ir siempre en este sentido. No a restringir la libertad de expresión, sino a mejorar la calidad del debate democrático porque no estamos tratando de silenciar a alguien que piensa distinto, a alguien que pertenece a otro partido político sino a evitar este tipo de discursos”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ