Entrevista al ministro de Seguridad, Marcelo Sain

"Soy una persona que pone el cuerpo" 

Insiste con que hay sectores que se oponen a la reforma policial. El que intente obstruir la salida de un móvil será detenido. 
Sain se despachó contra abogados que fogonearon la protesta.Sain se despachó contra abogados que fogonearon la protesta.Sain se despachó contra abogados que fogonearon la protesta.Sain se despachó contra abogados que fogonearon la protesta.Sain se despachó contra abogados que fogonearon la protesta.
Sain se despachó contra abogados que fogonearon la protesta. 
Imagen: Sebastián Joel Vargas

 

 

 

"Lo que vislumbro es que detrás de todo esto (en alusión a la protesta en la puerta de la Jefatura)  hay una maniobra soterrada para oponerse al conjunto de las reformas institucionales que estamos planteando en esta materia", afirma el ministro de Seguridad, Marcelo Sain, en diálogo con Rosario/12,  al cierre de una semana que cerró con  muertes en la calle (ver página 2), ocurridas con anterioridad a esta entrevista.

 -¿Quiénes fogonearon la protesta policial?

 

 

 

-No me cabe ninguna duda que un sector fue el de abogados y otros referentes que han intentado sacar ventaja política de esta situación de demanda legitima de sectores de policías pasivos, entre ellos destaco a la doctora Evelyn Andriozzi, que fue empleada del Senado provincial y su padre, que es un ex jefe policial que trabaja con un senador. Al mismo tiempo esta abogada es profesora en el ISEP (la academia policial) por lo cual deja mucho que desear como profesora, frente a alumnos que lo deben es aprender es la prestación del servicio frente a una demanda democrática. Al mismo tiempo hubo un abogado Jorge Bedouret que no solo tuvo contactos con cierta clientela criminal sino que es el abogado defensor de uno de los hermanos Rey, detenido por formar parte de la asociación ilícita de Esteban Alvarado. Y al miso tiempo un señor Gargarella cuyo hijo está acusado de formar parte de la estructura de lavado de dinero del mismo Alvarado. Todas son personas que están muy lejos de las reformas que estamos encarando. No le doy mucha importancia a esto, pero estamos analizando la posibilidad de formular denuncia penal contra estas personas.  

"Lo más curioso -agrega- es que al mismo tiempo tenemos una recomposición salarial, ya que de movida identificamos el bienestar policial como una deuda de la democracia santafesina, el deterioro laboral de la policía santafesina es de larga data y nunca escuché que sectores de la política legislativa hayan puesto énfasis en estas cuestiones, excepto ahora que nosotros lo pusimos en el marco de una agenda".  

"Hemos traducido parte de estas posiciones en las nuevas leyes que pretendemos que sean aprobadas por la Legislatura para instituir mecanismos que si bien no son la sindicalización policial, porque está prohibida en Argentina por una fallo de la Corte, por lo menos lograr acercar espacios que nos permitan abordar los temas del bienestar policial como las cuestiones salariales, las condiciones materiales del trabajo, la salud laboral, el ausentismo, y la recreación del personal, así como la duración de la jornada de trabajo, y otras cuestiones como las situaciones de violencia dentro del propio ámbito laboral.. Lo que vislumbro es que detrás de todo esto hay una maniobra soterrada para oponerse al conjunto de reformas institucionales que estamos planteando en esta materia".

 -Hubo algún accionar de la justicia frente a la protesta en  la puerta de la jefatura?

- Sí, tenemos una orden de un fiscal que aquel que intente obstruir la salida de un móvil sea detenido. Llegó el viernes por la tarde y la haremos cumplir.

 -¿Quiénes resisten los cambios que implican las leyes?

-Son sectores dentro de la política santafesina que hasta ahora no se han manifestado contrario a este conjunto de leyes pero que tienen una cierta mirada crítica de todo este proceso. Yo he sido legislador y cuando no me gusta una ley redacto otra. Acá hay tres alternativas: respaldar y reformar la propuesta oficial, formular una alternativa, o defender el status quo existente.

-¿Qué fue lo que le quitó el sueño en estos ocho meses de gestión?

- El escopetazo en la cara que le pegaron al policía Joel Sánchez en Alcorta ( en referencia a lo ocurrido entre dos policías y dos hermanos que intentaban ser detenidos y que terminaron muertos por los efectivos) , porque soy hijo de policía y siempre tuve de pequeño un temor permanente porque le pesara algo a mi padre. Es lo más conflictivo y lo que más me entristeció. Y al mismo tiempo una enorme alegría cuando supe que no corría riesgo de vida.

-¿Ni las miserias políticas, ni las actitudes conservadoras de la política le hicieron mella?

 

 

 

-No, esas cosas van y vienen, soy un hombre de la política, de lucha y de acuerdos. Todavía muchos no conocen en la política santafesina la capacidad que tengo para acordar, pero les quiero recordar porque parece que no usan mucho Google, que soy el fundador a pedido de Néstor Kirchner de la primera fuerza federal en democracia que es la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Esa fuerza se creo por consenso en ambas cámaras:  la votó desde el Pro y la Coalición Cívica hasta el Peronismo disidente. Eso significó que fui a ambas cámaras legislativas en 22 oportunidades y que trabajamos codo a codo con todos los legisladores. Me encantaría emular ese proceso en la provincia de Santa Fe. Eso sí, cuando defiendo los intereses lo hago con ahinco y no corro el cuerpo.

 

 

 

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ