A estudiar a la intemperie

La Ciudad insiste con la vuelta a clases y ahora propone aprender al aire libre

El Ministerio de Educación porteño modificó su propuesta después de que el gobierno nacional rechazara la apertura de escuelas, por los riesgos sanitarios. El nuevo plan, que propone llevar las aulas a calles, plazas y playones, está dirigido a los 6500 estudiantes que perdieron su vínculo con la escuela y también contempla a alumnos del último año del secundario. La Ciudad pretende ponerlo en marcha el 28 de septiembre, pero antes debe ser aprobado por el Ministerio de Educación nacional.
El plan de CABA, que ahora evaluará la Nación, es llevar las aulas a calles y plazas.El plan de CABA, que ahora evaluará la Nación, es llevar las aulas a calles y plazas.El plan de CABA, que ahora evaluará la Nación, es llevar las aulas a calles y plazas.El plan de CABA, que ahora evaluará la Nación, es llevar las aulas a calles y plazas.El plan de CABA, que ahora evaluará la Nación, es llevar las aulas a calles y plazas.
El plan de CABA, que ahora evaluará la Nación, es llevar las aulas a calles y plazas. 

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó una nueva propuesta para que 6500 alumnos porteños que "perdieron contacto con la escuela" vuelvan a tener clases presenciales. El plan contempla que la actividad se realice en espacios públicos como calles, plazas y parques, a partir del 28 de septiembre.

La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, le llevó a su par nacional, Nicolás Trotta, una iniciativa diferente a la que fue rechazada semanas atrás, cuando propuso abrir gabinetes informáticos en las propias escuelas.

La iniciativa plantea "la necesidad de reforzar el apoyo y acompañamiento presencial a aquellos que no pudieron sostener los procesos de enseñanza-aprendizaje para evitar que pierdan la escolaridad".

Espacio público

La utilización del espacio público contempa una franja horaria de 9 a 12, en una plaza a designar por barrio. Los grupos pueden ser de hasta diez personas, ocho alumnos y dos adultos. Todos deben usar barbijos y alcohol en gel. La actividad se realizaría dos veces por semana y estaría a cargo de docentes socioeducativos y narradores. 

En el caso de los talleres de lectura, que también se llevarían a cabo en el espacio público, están dirigidos a alumnos de primer grado, tanto del ámbito público como del privado, quienes "poseen menor grado de autonomía para el aprendizaje y requieren de mayor acompañamiento para reforzar el proceso de aprendizaje", evaluaron desde el ministerio porteño.

Alumnos de 5º y 6º año

La propuesta incluye "generar un espacio de socialización, encuentro y aprendizaje comunitario para estudiantes del último año del nivel secundario", es decir los quintos y sextos años, mediante la utilización "del mobiliario de la escuela en la calle".

Para este nivel, el plan abarca a 170 escuelas de nivel medio de gestión estatal. La frecuencia sería de dos veces por semana, en una franja horaria de 10 a 12. La actividad estaría a cargo de la conducción y personal de la escuela, que también debería usar, al igual que los alumnos, barbijos y alcohol en gel.

En este esquema se prevé utilizar los muebles escolares, como mesas y sillas, en calles de poca circulación que estén en el entorno urbano de los establecimientos escolares.

Nivel superior

Por último, la propuesta de CABA plantea la conformación de espacios evaluativos para estudiantes del nivel superior y de formación profesional en condiciones de recibirse para que puedan rendir exámenes prácticos finales. Se trata de adultos que se encuentran estudiando profesiones y oficios. 

Reunión de ministros

La iniciativa del gobierno porteño fue presentada en reunión que mantuvieron los ministros de Educación nacional, Nicolás Trotta, y la ministra porteña del área, Soledad Acuña.

"Analizaremos la propuesta y les daremos una respuesta. Lo que quedamos es no dar ninguna respuesta formal hasta que tengamos la reunión con ambos ministros de Salud", afirmó Trotta. 

En el encuentro, el titular de la cartera educativa a nivel nacional le informó a Soledad Acuña que están disponibles las computadoras para las chicas y los chicos de los barrios más vulnerables de la Ciudad de Buenos Aires, que no habían podido continuar su vínculo con la escuela por la pandemia.

Se trata de 6500 unidades --reacondicionadas-- que habían sido abandonadas por el gobierno de Mauricio Macri en un depósito del Correo Argentino. 

La escuela debe ir a los hogares de quienes más lo necesitan. El Estado debe estar presente y garantizar el derecho a la educación", manifestó Trotta.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ