El análisis de los veedores argentinos en los comicios de Bolivia

Cuando el pueblo recuperó la democracia

Federico Fagioli, Oscar Laborde, Paula Penacca y Leonardo Grosso fueron veedores en los comicios presidenciales de Bolivia.Federico Fagioli, Oscar Laborde, Paula Penacca y Leonardo Grosso fueron veedores en los comicios presidenciales de Bolivia.Federico Fagioli, Oscar Laborde, Paula Penacca y Leonardo Grosso fueron veedores en los comicios presidenciales de Bolivia.Federico Fagioli, Oscar Laborde, Paula Penacca y Leonardo Grosso fueron veedores en los comicios presidenciales de Bolivia.Federico Fagioli, Oscar Laborde, Paula Penacca y Leonardo Grosso fueron veedores en los comicios presidenciales de Bolivia.
Federico Fagioli, Oscar Laborde, Paula Penacca y Leonardo Grosso fueron veedores en los comicios presidenciales de Bolivia. 

Tres diputados argentinos y el presidente del Parlasur, Oscar Laborde, dialogaron con Página/12 desde Bolivia, donde se encuentran realizando la tarea de veedores electorales. Si bien los legisladores al llegar sufrieron un ataque por parte del gobierno de facto de Jeanine Áñez --que por poco culmina con un diputado secuestrado--, subrayaron que la jornada electoral se llevó a cabo con tranquilidad y que están aguardando con calma los resultados definitivos para este miércoles dejar a Bolivia con un gobierno elegido por una amplia mayoría popular. Según Laborde, el contundente triunfo del MAS generó que el panorama se tranquilizara, junto al importante rol que jugaron los organismos internacionales como veedores.

"La alegría que tenemos no la puedo describir. Es un orgullo haber participado de este proceso democrático aportando transparencia al proceso", aseguró el legislador Federico Fagioli, que sufrió el amedrentamiento policial. Luego agregó que "el hecho atroz que vivimos sirvió para poner en evidencia lo que se vive en países con golpes de estado y dio la certeza de que eso no tiene que volver a pasar en la región". El diputado puntualizó que "finalmente el domingo fue una fiesta democrática y no hubo ningún problema. La elección fue masiva y demostró que los bolivianos querían recuperar la democracia. Iban cholitas muy viejitas a votar y se respiraba un clima emocionante que no me voy a olvidar en la vida”, contó.

Aunque el gobierno de Áñez y la OEA ya reconocieron el triunfo del MAS, y los observadores internacionales expresaron que están conformes con lo transcurrido, según Laborde hay que destacar algunos hechos menores por parte de grupos que se resisten: en la noche del martes organizaciones paramilitares de Santa cruz y Cochabamba llamaron a movilizar a los tribunales departamentales; la presidenta de facto repuso a ministros que por desición de la Asamblea habían dejado sus cargos el lunes y por último hay algunos sectores de las Fuerzas Armadas, sobre todo de las cúpulas, que están "generando algunos ruidos". 

Más allá de eso, el presidente del Parlasur destacó dos cuestiones positivas: por un lado que el rol de los observadores fue clave. Explicó que desde el organismo que preside se dieron una estrategia conjunta con la Unión Europea, Naciones Unidas, la Copppal y el Centro Carter para aunar posturas y restarle importancia a los posicionamientos de la OEA. "Logramos que la OEA, que tuvo un rol determinante en el golpe, quede neutralizada", aseguró. Además subrayó que "la iglesia católica también jugó un rol importante". En segundo lugar, destacó su "admiración por la disciplina del pueblo boliviano. Desde el MAS, luego de conocer los primeros resultados dijeron a sus bases que no salgan a las calles y nadie salió para evitar que el gobierno tenga excusas para reprimir". En esa línea, el diputado Leonardo Grosso indicó que "hay una maduración y una conciencia política muy grande por parte del MAS de esperar para festejar el conteo definitivo y de ese modo encarar la transición con el gobierno de facto".

Paula Penacca, otra de las diputadas que estuvo en la comitiva, indicó que, a pesar de lo sucedido cuando llegaron a Bolivia, "lo positivo fue que la reacción del pueblo ante esa situación de violencia fue de mucho enojo y diferenciación. Un montón de gente nos pedía disculpas, como si ellos tuvieran algo que ver y eso habla de qué madera está hecha el pueblo boliviano". "Después eso lo demostraron ampliamente en las urnas: vamos un 70 por ciento de conteo y un 52 por ciento de los votos es para el MAS. Probablemente el resultado final supere lo que se anunció el domingo", agregó.

Grosso resaltó que "valió la pena la tarea y siento que aportamos nuestro granito de arena", y reflexionó que "necesitamos que, así como Argentina es modelo en materia de Derechos Humanos, América Latina sea un modelo en el mundo en materia democrática". "Eso hay que construirlo entre todos y se empieza no permitiendo que haya más golpes de estado. Hay que reforzar las salidas políticas que construyen los pueblos y eso es lo que hizo Bolivia. Estamos muy contentos", puntualizó.

Informe: Melisa Molina.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ