Entrevista a la psicoanalista Vilma Coccoz

La subjetividad contemporánea

En su último libro, Nuevas formas de malestar en la cultura, la autora desmenuza los efectos de esta etapa capitalista.
En pandemia, Coccoz elige la atención telefónica antes que Skype.En pandemia, Coccoz elige la atención telefónica antes que Skype.En pandemia, Coccoz elige la atención telefónica antes que Skype.En pandemia, Coccoz elige la atención telefónica antes que Skype.En pandemia, Coccoz elige la atención telefónica antes que Skype.
En pandemia, Coccoz elige la atención telefónica antes que Skype. 

Vilma Coccoz es psicoanalista, analista miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis del Campo Freudiano, miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, y docente del Instituto del Campo Freudiano (ICF). Colabora regularmente en publicaciones especializadas y es autora de Freud, un nuevo despertar de la humanidad (2017) y Lo que Lacan sabía (2013), entre otros libros. Su última publicación es Nuevas formas de malestar en la cultura, editado en febrero por la editorial Grama.

--Vilma, gracias por aceptar esta entrevista para Librería Muga. ¿Cómo surge la idea de escribir este libro?

--Muchas gracias a vosotros. El libro empezó a tomar forma a partir de la idea de dar a conocer algunos textos, en su mayoría siguiendo la línea de mi anterior libro Freud, un despertar de la humanidad, porque creo que el “acontecimiento Freud” como lo nombra Lacan, el descubrimiento del inconsciente en tanto acontecimiento de discurso es el más importante del siglo XX, un cambio radical de la concepción del ser humano vinculado a una práctica novedosa de la palabra como vía de resolución de los padecimientos subjetivos. El “retorno a Freud” propulsado por Lacan no consiste en una “vuelta a las fuentes”, sino que lo entiendo como una disciplina de lectura, respetando una coherencia lógica, lo cual supone un empeño argumentativo y crítico destinado a hacer avanzar el discurso analítico, por lo que dicho retorno no es posible sin la enseñanza de Lacan y la orientación de Miller.

--¿Cuáles son las nuevas formas de malestar a las que se refiere en el título?

--Las nuevas formas del malestar se vinculan a la conmoción de lo simbólico que estamos experimentando debido al avance de las nuevas tecnologías y a las condiciones de existencia que impone esta nueva etapa del capitalismo y se hace sentir muy especialmente en la dimensión del género, la filiación y la procreación, según lo ha formulado François Ansermet. El malestar en la infancia y la adolescencia, en el trabajo, se hacen muy patentes en sus aspectos sociales.

--En su experiencia clínica, ¿cree que la “Nueva Normalidad” ha traído nuevos síntomas y otras formas de padecer psíquico a la sociedad?

--Creo que la “Nueva Normalidad” acentúa los malestares que ya se experimentaban como efectos de los cambios profundos en la civilización, quizás se han hecho más patentes creando un sentimiento de desamparo más agudo debido a la incertidumbre e inquietud que se viven en todas las esferas. De todas formas, no en todos los casos se percibe un incremento del malestar, --que es evidente en el personal sanitario y en las personas mayores o muy vulnerables-- he podido comprobar efectos positivos sobre algunas personas. Desde el comienzo de la pandemia preferí la opción de sesiones telefónicas ante la imposibilidad de las presenciales, en muy pocos casos mantengo sesiones por Skype. Aún es pronto para una valoración contrastada, pero aunque siempre debemos tener en cuenta la necesaria consideración del caso por caso, se verifican ciertos avances que Lacan consideraba como una posible salida del discurso capitalista, lo cual, precisaba, no será un progreso si es sólo para unos pocos. La limitación de la vida social y la inhibición forzosa del consumo ha dejado lugar a un vacío que revierte en el cuestionamiento de lo que realmente es importante para cada uno, la pregunta “¿dónde encontrar la auténtica satisfacción?” que puede traducirse en un rescate del deseo. También, si encuentran buenas respuestas por parte de los adultos de referencia, el hartazgo que manifiestan los niños y jóvenes con las pantallas unido a la vivencia de soledad y apatía que resienten, puede constituir un acicate importante para la valoración y reestructuración de los lazos, contribuyendo al impulso de las experiencias colectivas.

 

*Fragmento de entrevista por Librería Muga (España). En blog de Librería Muga entrevista completa.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ