La naturalización de la violencia

Sobre la prevención, la experta peruana indica. “¿Cómo se forman en el colegio a las chicas y a los chicos? ¿Cómo hacemos para derrotar los estereotipos –cómo piensas que la chica tiene que actuar o no tiene que actuar–? Si te enseñaron que la chica buena no usa minifalda, ni se emborracha ni sale hasta tarde, la que lo hace se expone a que le pase eso y la castigan por mala”. 

Por estos días, en Perú, otro hecho de violencia sexual que se conoció a través de un video subido a las redes sociales conmueve a la opinión pública. En una discoteca una chica está borracha, inconsciente. Un tipo se acerca, se baja el pantalón, le baja el pantalón a ella y comienza a violarla encima de un sillón frente a todo el mundo. Ella sigue inconsciente. La gente, en vez de ayudarla o de frenarlo a él, graba todo con sus teléfonos, muerta de la risa. Lo máximo que le dicen al violador es “Oye, no hagas eso aquí”, “Oye, Walter, llévatela a tu casa”. Es decir, no se reprueba la violación sino que lo que se reprueba es que se cometa delante de todos. El video termina colgado en Facebook. Los comentarios son iguales o peores que el video: ella tiene la culpa porque las mujeres “saben a lo que van” cuando frecuentan “esos sitios” y beben, y además seguro ella “estuvo provocándolo al bailar”. 

Mantilla cuenta este episodio, que sucedió unos pocos días atrás. El hombre acaba de ser capturado. “¿Por qué la gente no se horroriza? Uno de los hombres que comentan en redes sociales el video, dice que ella se lo merece, y cuenta que él un montón de veces, cuando su enamorada está inconsciente, tiene relaciones con ella. ‘¿Y eso es violación?’, se pregunta la abogada. Sí, claro, es violación pero hay una naturalización de este tipo de hechos”, apunta la abogada peruana, e insiste, para que no queden dudas: “El origen de los orígenes es esa manera como nos están criando, educando. Ya llegamos al Derecho Penal y al delito después. ¿Cómo te forman en el colegio? La idea de hombres y de mujeres que nos transmiten, de chicas buenas y chicas malas”.