Los petroleros de Chubut denunciaron que echaron a 300 contratados de Tecpetrol por reducción de operaciones

Una ola de despidos que llega a la Patagonia Sur

La petrolera del grupo Techint le anunció al gremio la decisión de dar de baja 300 puestos de trabajo para “mantener la operatividad” de un único yacimiento que seguirá en actividad en Chubut. Movilizaron 220 gendarmes para contener las protestas.
Jorge Avila, titular de los petroleros de Chubut. “Tecpetrol cuenta con el aval del gobierno nacional para hacer uso de los efectivos”.Jorge Avila, titular de los petroleros de Chubut. “Tecpetrol cuenta con el aval del gobierno nacional para hacer uso de los efectivos”.Jorge Avila, titular de los petroleros de Chubut. “Tecpetrol cuenta con el aval del gobierno nacional para hacer uso de los efectivos”.Jorge Avila, titular de los petroleros de Chubut. “Tecpetrol cuenta con el aval del gobierno nacional para hacer uso de los efectivos”.Jorge Avila, titular de los petroleros de Chubut. “Tecpetrol cuenta con el aval del gobierno nacional para hacer uso de los efectivos”.
Jorge Avila, titular de los petroleros de Chubut. “Tecpetrol cuenta con el aval del gobierno nacional para hacer uso de los efectivos”. 

El Sindicato de Petroleros Privados de Chubut denunció que la empresa Tecpetrol (grupo Techint) tomó la decisión de dar de baja 300 puestos de trabajo, presentándolo como única vía para mantener la operatividad del yacimiento El Tordillo, la principal concesión en producción de petróleo que tiene la compañía. Jorge Avila, secretario general del gremio, manifestó que la firma dejó en evidencia la intención de utilizar las fuerzas de Gendarmería como elemento de presión para que se acepten los despidos. “Los directivos de Tecpetrol dejaron de ser empresarios para convertirse en militares con tácticas”, declaró ante un diario de Comodoro Rivadavia, aludiendo a la movilización de 220 gendarmes para proteger la actividad en el yacimiento El Tordillo. La amenaza de Tecpetrol, que afectaría a 300 empleados de empresas contratistas que se desempeñan en las otras tres concesiones que tiene en Chubut, se suma a una oleada de despidos que se viene verificando en la actividad económica en las últimas semanas, retomando el proceso de destrucción de empleo que ya se verificó durante la mayor parte del año 2016. 

Tecpetrol es el cuarto productor de gas del país y el quinto en petróleo. En la cuenca del Golfo San Jorge (Chubut y Santa Cruz) se produce prácticamente la mitad del petróleo que se extrae en el país. El yacimiento El Tordillo, concesionado a Tecpetrol, es el responsable de aproximadamente el dos por ciento de la producción nacional de crudo. La petrolera del grupo Techint tiene otras tres concesiones en la cuenca San Jorge: La Tapera/Puesto Quiroga, José Segundo y Lago Argentino, esta última a la vez con tres yacimientos incluídos (Estancia La Mariposa, Lomita de Costa y Cerro Mangrullo). En la cuenca Neuquina tiene cinco concesiones y otras dos en la cuenca Noroeste. La firma, además, opera áreas de extracción de hidrocarburos en Ecuador (cuenca Oriental), México (cuenca Burgos) y en Colombia (cuenca de los Llanos Orientales), además de participar de explotaciones en Estados Unidos, Bolivia, Perú y Venezuela. 

Como en otros rubros, el grupo Techint reparte sus intereses en diversos países, y mientras encara inversiones en el exterior desinvierte en Argentina. En la última semana de abril de este año, el presidente Mauricio Macri participó de un acto en la planta de Tenaris en Bay City, Houston, por la puesta en marcha de una inversión de 1800 millones de dólares en una planta que producirá tubos sin costura. Al mismo tiempo, casi en simultáneo, anunciaba suspensiones rotativas en la planta de Campana, provincia de Buenos Aires, para tres mil empleados, entre fijos y contratados. 

Representantes del sindicato petrolero de Chubut y de la empresa fueron convocados el miércoles a una audiencia de negociación en el Ministerio de Energía de la Nación, al tiempo que se movilizaban 220 gendarmes al yacimiento El Tordillo, en Chubut. Jorge Avila, al frente de la representación sindical en las negociaciones, informó que Tecpetrol llegó a la audiencia con la determinación de despedir a 300 trabajadores de otras áreas “para mantener la operatividad” del mencionado yacimiento. “Ellos tienen un plan, ayer (por el miércoles) se sentaron con la decisión de decir: acepten los 300 despìdos o le ponemos la Gendarmería. Fueron con esa actitud porque saben que cuentan con el aval del Gobierno nacional para hacer uso de los efectivos”, manifestó Avila al diario chubutense El Patagónico. En el día de ayer estaba previsto retomar las negociaciones, aunque sin ninguna expectativa del sindicato de que haya una resolución al conflicto. 

La actividad petrolera en el sur patagónico viene en conflicto desde que el Ministerio de Energía decidió discontinuar la política de precios implementada por la anterior gestión, que le garantizaba a las empresas un valor que le cubría el costo de extracción independientemente de los vaivenes del precio internacional. La nueva política ató el precio local al mercado mundial, provocando una caída en la retribución de las petroleras de Patagonia Sur que deprimió la actividad. “Tecpetrol es la operadora más conflictiva en la cuenca del Golfo, fue la primera que anunció públicamente que iba a echar gente y ahora, en alianza con el Gobierno, le dan la posibilidad de tener gendarmes dentro del yacimiento”, afirmó el titular del gremio de petroleros chubutenses. “Tecpetrol invierte en otro lado, tiene otro negocio y con el Gobierno nacional acordaron llevar las inversiones a otro lado y, sin lugar a duda, vienen por nosotros diciendo que si no aceptamos los 300 despidos, nos ponen la Gendarmería”, aseguró Jorge Avila. “Pero se van a llevar una sorpresa porque nosotros estamos preparados para esto y mucho más”, advirtió, finalmente.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ