El consumo eléctrico en los hogares se derrumbó 11 por ciento en junio
Ahora los cortes son para pagar la factura
La demanda total de energía cayó 3,8 por ciento interanual y la baja acumulada en el semestre fue de 2,4 por ciento. El mayor impacto se registró en las casas de familia. Un invierno más cálido y el tarifazo influyeron en retracción del consumo.
En Capital y Gran Buenos el consumo retrocedió 8,1 por ciento promediando hogares, comercios e industrias.En Capital y Gran Buenos el consumo retrocedió 8,1 por ciento promediando hogares, comercios e industrias.En Capital y Gran Buenos el consumo retrocedió 8,1 por ciento promediando hogares, comercios e industrias.En Capital y Gran Buenos el consumo retrocedió 8,1 por ciento promediando hogares, comercios e industrias.En Capital y Gran Buenos el consumo retrocedió 8,1 por ciento promediando hogares, comercios e industrias.
En Capital y Gran Buenos el consumo retrocedió 8,1 por ciento promediando hogares, comercios e industrias. 

La demanda de energía eléctrica cayó en junio 3,8 por ciento interanual y la baja acumulada en el primer semestre fue de 2,4 por ciento en comparación con el mismo período del año anterior, informó ayer Fundelec. El mayor impacto se registró en los hogares donde el consumo se derrumbó un 11 por ciento, mientras que en los comercios cayó 0,6 por ciento y en las industrias se recuperó 6,4 por ciento. Fundelec no precisa las causas de la retracción en el consumo. Un factor que sin duda incidió son las mayores temperaturas con respecto al mismo mes del año pasado ya que en junio el promedio fue 13,7 grados contra 10,6 grados de junio de 2016, aunque el tarifazo también está empezando a impactar en los hábitos de consumo. 

Más allá de estar atravesando un invierno más cálido, la fuerte suba de tarifas hizo lo suyo. El 1° de marzo comenzaron a regir los nuevos cuadros tarifarios de luz para este invierno. Los ajustes en el servicio fueron acompañados con modificaciones en la categorización de los usuarios residenciales, reduciendo a la mitad todos los topes de consumo. Otra modificación importante es que antes el cargo fijo era valorizado en forma bimestral mientras que ahora es mensual. Para un usuario que provee Edesur la tarifa más baja (hasta 150kWh) se incrementó en un 67,6 por ciento, hasta 325kWh un 88,5 por ciento, hasta 500kWh un 150,8 por ciento, hasta 600kWh un 192,1 por ciento y hasta 700kWh un 234,2 por ciento. A su vez, todas esas subas impactaron sobre tarifas que el año pasado ya se habían ajustado hasta un 700 por ciento en la mayoría de las categorías. 

En el Gobierno argumentan que el aumento es necesario porque entre 2001 y 2015 las tarifas permanecieron prácticamente congeladas. Sin embargo, la “gradualidad” contempla que las empresas recuperen los ingresos perdidos durante más de una década en apenas cuatro años. Por eso luego de las elecciones legislativas se esperan nuevos ajustes. Esta política lentamente ha comenzado a impactar en la demanda residencial que en junio representó el 44 por ciento del consumo total (5.012,2 GWh). El 56 por ciento restante se repartió en partes prácticamente iguales entre comercios (3.207,2 GWh) e industrias (3.139,7 GWh).

La demanda neta total del Mercado Eléctrico Mayorista fue en junio de 11.359,1 GWh; mientras que, en el mismo mes de 2016, había sido de 11.809,8 GWh, lo que representa una caída de 3,8 por ciento. De este modo, durante el primer semestre el consumo cayó en febrero (-6,3 por ciento), abril (-5,4), mayo (-5,3) y junio (-3,8), mientras que subió sólo en enero (0,9) y marzo (5,7 por ciento). Al discriminar el consumo por provincia se observa que en junio se registraron apenas ocho incrementos: Chubut, 28 por ciento; Santa Cruz, 6; EDES (sur de la provincia de Buenos Aires), 4; La Rioja, 4; San Luis, 3; La Pampa, 3; Catamarca, 2; y EDEN (norte de la Provincia de Buenos Aires), 1 por ciento. Por su parte, fueron 19 las provincias y empresas que demandaron menos: En Salta el consumo cayó 10 por ciento; en Tucumán, 8; en Córdoba 6, en Entre Ríos, 6; en Jujuy 6; en Edelap (La Plata), 6; en Misiones, 6; en Santa Fe, 6; en Corrientes, 5; en San Juan, 5; en Chaco, 3; en San Juan, 3; en Santiago del Estero, 3; en Formosa, 2; en Mendoza, 1; en Río Negro, 1; en EDEA (sureste de la provincia de Buenos Aires), 1 por ciento, entre otros.

En lo que respecta a las distribuidoras de jurisdicción nacional (Capital y Gran Buenos Aires), totalizaron un descenso conjunto de 8,1 por ciento, los registros de Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico  (Cammesa) indican que Edenor tuvo una retracción de 8 por ciento, mientras que en Edesur la demanda descendió un 8,2 por ciento. 

En lo que respecta a la actividad de generación, Fundelec detalla que cayó 1,4 por ciento siendo 11.713 GWh para junio contra 11.884 GWh para el mismo periodo del año anterior. La importación también decreció en el orden de 95 por ciento, de 381 GWh para junio de 2016 a 16 GWh para este mes. Durante junio, no se exportó energía. Según datos globales de todo el mes, la generación térmica sigue liderando ampliamente el aporte de producción con un 68,6 por ciento de los requerimientos. Por otra parte, el aporte hidroeléctrico ascendió este mes porque proveyó el 27,6 por ciento de la demanda. En tanto, el aporte nuclear descendió a un 2,06 por ciento, mientras que las generadoras de fuentes alternativas (eólicas y fotovoltaicas) disminuyeron levemente su producción al 1,52 por ciento del total. Por último, la importación representó apenas el 0,14 por ciento de la demanda total.