Presiones internas y externas

El gobierno de Nicolás Maduro recibió ayer más presiones internas y externas. Desde el frente doméstico la oposición anunció que hoy habrá nuevas marchas para repudiar la detención de alcaldes, que también fue repudiada por Aministía Internacional. Mientras que, la ONU se pronunció sobre el “deterioro” de la situación en el país y Perú decidió expulsar de su territorio al embajador de Venezuela en Lima. La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció que la marcha de protesta, que unirá dos columnas que partirán de distintos puntos de Caracas, será para repudiar la decisión del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de remover de sus cargos y condenar a 12 alcaldes, todos opositores, por desacato. El jueves, el TSJ condenó a 15 meses de cárcel y declaró la inhabilitación política de David Smolansky, alcalde de El Hatillo de Caracas, por permitir el desarrollo de protestas.  Sobre la cuestión se pronunció también Amnistía Internacional (AI), que repudió el arresto de opositores al gobierno y la destitución de alcaldes y alertó sobre “un nuevo y atemorizante nivel de represión” en el país. “Al quitar a funcionarios de sus puestos sin ningún motivo legítimo, la administración de Maduro está cruzando una línea muy delicada”, señaló la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, para quien nunca se debe abusar del sistema de Justicia para silenciar a la oposición, en particular a aquellas personas que fueron elegidas. Amnistía evaluó que el gobierno de Maduro está nuevamente intentando ejercer un control extremo sobre cualquier forma de disidencia, llevando la represión a un nuevo y atemorizante nivel. Desde la ONU, el Comité contra la Tortura adelantó que pedirá al gobierno venezolano una reunión en Ginebra para abordar el “deterioro de la situación” en el país y un informe de seguimiento urgente después de las denuncias de malos tratos, uso excesivo de la fuerza y tortura formuladas por opositores. “En esta sesión hemos abordado el deterioro de la situación en Venezuela y hemos decidido enviar un recordatorio especial al gobierno en el que pedimos la entrega urgente de un informe de seguimiento”, indicó a los medios el presidente de la comisión, Jens Modvig. Por otro lado, Perú decidió expulsar al embajador de Venezuela en Lima, Diego Molero, a quien se le concedió un plazo de cinco días para salir del país, informó la cancillería en un comunicado. “Al haber expresado su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela, el gobierno de Perú ha decidido expulsar al embajador Diego Molero”, indicó el texto. La decisión peruana se produce luego que 12 cancilleres de la región, reunidos en Lima el martes, condenaran la “ruptura” democrática en Venezuela y anunciaran que desconocían la Asamblea Constituyente.