El gobierno de Morales quiere que Sala siga en la cárcel
Con discurso persecutorio
En línea con el gobernador de Jujuy, el fiscal General de esa provincia, Sergio Lello Sánchez, se pronunció en contra del arresto domiciliario de la dirigente social. También cuestionó a la CIDH y dijo que su resolución es producto del "lobby internacional" de la defensa de Sala.
Imagen: Ministerio Público jujeño.

En sintonía con el gobernador Gerardo Morales, el fiscal General de Jujuy, Sergio Lello Sánchez, sostuvo que Milagro Sala “debe seguir” en la cárcel y afirmó que la prisión domiciliaria que se le otorgó a la dirigente es producto del “lobby político internacional” puesto en marcha por su defensa. Paralelamente, calificó de “irregular” la decisión del juez de Control Gastón Mercau de otorgarle ese beneficio porque, adujo, el expediente de la causa está en la Corte Suprema.

Para Lello Sánchez, todos es fruto de un "lobby político internacional" de la defensa de Sala. "Ella tiene tres prisiones preventivas, una es la que decide que este juez que la cumple en su domicilio. Creo que se equivocó el juez porque una recomendación es eso, una recomendación", insistió.

El titular del Ministerio Público jujeño sostuvo que las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) “no son obligatorias” de cumplir, lo cual ignora el carácter vinculante de los pronunciamientos de los organismos internacionales, cuyos pactos tienen rango constitucional desde la reforma de 1994.

Por otra parte, Lello Sánchez no sólo calificó de “irregular” la decisión de Mercau sino que, además, sostuvo que Sala “está en su derecho” de pedir un beneficio. Pero, según añadió, el hecho de que se lo hayan concedido “no se ajusta a la realidad”. "Tiene que seguir en prisión preventiva en el establecimiento carcelario", sentenció.