El senador sostuvo que la ex presidenta debería conformar un bloque de Unidad Ciudadana
Pichetto quiere alambrar al PJ amigable
Preocupado por el ingreso de CFK al Senado, el hasta ahora jefe de la bancada mayoritaria se pronunció a favor de dividir el bloque. “Cristina expresa a la mayoría del peronismo de la provincia de Buenos Aires”, le retrucaron desde el kirchnerismo.
Imagen: DyN

A medida que se acerca la posibilidad de que la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner ingrese a la Cámara alta, se agudiza el conflicto al interior del bloque de senadores del PJ-FpV. El presidente de esa bancada, Miguel Pichetto, salió ayer a cerrarle la puerta a la ex mandataria con la excusa de que no se presentó con el sello del Partido Justicialista. “Así como la señora armó un partido es esperable que esa fuerza tenga su correlato en la vida parlamentaria, con la conformación de un bloque propio, que deberá denominarse Unidad Ciudadana”, afirmó el senador por Río Negro, blanqueando su enfrentamiento con CFK. “Cristina expresa a la mayoría del peronismo de la provincia de Buenos Aires. Este es un espacio amplio, no es sólo el PJ. Hay distintas expresiones que confluyen. Haber representado a Unidad Ciudadana no es un dato que excluya”, le retrucó el sanjuanino Ruperto Godoy, uno de los senadores más afines a la ex presidenta.

El futuro del bloque de 36 senadores que hasta ahora conduce Pichetto es una de las grandes incógnitas que se abren con las elecciones del 22 de octubre. Desde la salida del Frente para la Victoria del Poder Ejecutivo Nacional, la bancada mayoritaria del Senado se había mantenido unida más allá de las profundas diferencias entre el sector más cercano al gobierno de Mauricio Macri y el sector más fuertemente opositor. El primero está liderado por Pichetto e integrado por un grupo de dirigentes que responden a sus gobernadores o tienen un armado territorial propio, como Rodolfo Urtubey (Salta), Dalmacio Mera (Catamarca), Omar Perotti (Santa Fe), Walter Barrionuevo (Jujuy), José Alperóvich (Tucumán), entre otros. El segundo se compone por un grupo de senadoras de La Cámpora como Virginia García (Santa Cruz), Anabel Fernández Sagasti (Mendoza), Ana Almirón (Corrientes), María de los Ángeles Sacnún (Santa Fe) y dirigentes peronistas como Godoy (San Juan), María Labado (Santa Cruz) y Marcelo Fuentes (Neuquén), entre otros.

“La ex presidenta ha decidido conformar un partido político nuevo y no participar de la vida interna del peronismo”, argumentó Pichetto ayer en la charla “Qué pretendo para la argentina”, organizada por el Rotary Club en el hotel Sheraton Libertador de Buenos Aires. El senador, que presidió el bloque del FpV en la Cámara Alta durante los 12 años de kirchnerismo, anticipó así su deseo de que se produzca una división de la principal bancada opositora. También responsabilizó a CFK por el ajustado triunfo en la provincia de Buenos Aires al no haber aceptado competir en una primaria con el ex ministro del Interior Florencio Randazzo. “Hoy tendría una expectativa de 40 puntos” de cara a las generales, completó. Además, calificó al frente encabezado por la ex mandataria como una fuerza de “centro izquierda” y planteó que el peronismo debería realizar un “proceso de renovación” a partir de un “aglutinamiento de gobernadores y gremios”, que cuente con el “liderazgo de dirigentes y gobernadores jóvenes”.

La respuesta no tardó demasiado en llegar. “La representación de Cristina es la de la mayoría del peronismo de la provincia. Está la estructura partidaria, los intendentes y no solamente el peronismo sino también un conjunto de sectores que tienen un rol de oposición”, profundizó Godoy. 

El núcleo duro kirchnerista del Senado insiste en sus cuestionamientos a Pichetto por su cercanía con el oficialismo: “El rol que tiene el peronismo hoy es ser opositor. A menos que él piense que tenemos que buscar otro bloque más complaciente con el gobierno”, ironizan en el bloque del FpV.

Lo cierto es que el propio Pichetto tiene hoy en sus filas a más de un senador que no ingresó al Senado por el PJ. Hilda Aguirre, de La Rioja, entró en 2011 por el Frente Popular Riojano (que llevaba a Carlos Menem de cabeza de lista) mientras que el FpV llevó en aquella elección su propia nómina de candidatos. Un caso similar ocurre con el Frente Renovador por la Concordia, cuyo senador Salvador Cabral forma parte del bloque sin haber competido con el sello del PJ. También el santiagueño Gerardo Zamora, de origen radical y líder del Frente Cívico por Santiago, participa de las reuniones de bloque sin pertenecer al PJ.