Una guía al pre-release de Ixalán
Somos los piratas
El nuevo set de Magic: The Gathering tendrá estreno este fin de semana en Argentina, con un mix zarpado de dinosaurios, piratas y vampiros.

Magic: The Gathering son muchos juegos. Todo es cuestión de reglas. Diferentes conjuntos de reglas dan origen a diferentes formatos agrupados en dos grandes categorías: construido y limitado. En construido, cada jugador prepara su mazo de antemano. En limitado, armar mazos es parte del juego. Sellado (o Sealed) pertenece al segundo grupo. Se juega en los lanzamientos (o pre-release) de cada nueva edición, donde los jugadores tienen una hora y seis paquetes (o boosters) de 15 cartas para armar un mazo de 40 con el que competirán contra al menos tres o cuatro otros participantes.

Este formato implica dos habilidades: saber jugar Magic y saber armar mazos. Se estima que de las 40 cartas, 23 tienen que ser hechizos y el resto tierras, las fuentes de maná que permiten realizar acciones. O sea que de las 90 cartas iniciales se eligen solo 23 que sean piolas, y que sean de dos o como mucho de tres de los cinco colores de maná. A su vez, 15 de esas cartas top deben ser criaturas y el resto conjuros, encantamientos, instantáneos, artefactos y caminantes de planos.

En Sellado las criaturas tienen un rol central. El truco pasa por armar una buena “curva”, eligiéndolas según su coste de maná. Si nos quedamos con criaturas caras, vamos a estar muertos antes de jugarlas. Pero si elegimos bichos muy baratos, es posible que no sea suficiente para ganar. La clave es poner 3 o 4 por coste, entre los costes del 2 al 6 (es decir, que requieren de dos a seis fuentes de maná jugadas, por lo general equivalentes a turnos). Los hechizos restantes conviene llenarlos con removal: magias que matan criaturas, la mejor forma de eliminar amenazas de la mesa y abrir el camino hacia la victoria.

El flamante Ixalán es un set rápido con criaturas buenas, bonitas y baratas que, además de fuerza y resistencia, vienen con mecánicas extra en sintonía con la onda tribal de la edición. Este mundo está lleno de piratas (negro/azul/rojo), vampiros (negro/blanco), tritones (verde/azul) y…¡dinosaurios! (verde/blanco/rojo). Las mecánicas nuevas son Enfurecer, que da ciertos bonus cuando la criatura es dañada, y Explorar, que nos permite robar una carta de tierra cuando el bicho entra en juego, o bien ponerle un contador +1/+1.

Las tribus permiten que las sinergias entre colores rivales funcionen turbo bien. Esta es la primera clave para Ixalán en Sellado: pensar en tribus más que en colores. Los piratas ayudan a generar maná extra y los vampiros a ganar vida; los tritones ganan habilidades cuando hay otros tritones y los dinosaurios son las bombas del formato. Y aunque los hay pasados de anabólicos –los mejores– también los hay comunes, listos para hacerle una fatality al que se le ponga delante. Por ejemplo, Fauces Pavorosas Colosal, una 6/6 que arrolla por seis manás. A ese pibe lo van a ver una y otra vez si se ceban con el Sellado de Ixalán.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ