El operativo de seguridad evitó que la televisión difundiera su imagen
De Vido llegó a la cárcel de Ezeiza
Después de tres horas en Comodro Py, el diputado Julio De Vido a quien el oficialismo consiguió sacarle los fueros , quedó detenido y fue trasladado al hospital de la cárcel de Ezeiza. Los medios dominantes se quejaron por el operativo de seguridad que impidió que lograran la imagen del ex ministro de Planificación esposado.

Apenas la Cámara de Diputados aprobó con el impulso de Cambiemos, el peronismo no kirchnerista y la izquierda el desafuero de Julio De Vido, el ex ministro se presentó en los tribunales de comodoro Py acompañado por su abogado Maximiliano Rusconi. Un impresionante operativo de seguridad custodiaba la espera para el traslado a Ezeiza de De Vido. Más desmesurado fue aún el operativo mediático dispuesto para reflejar la imagen del ex ministro kirchnerista. No consiguieron esa postal porque el despliegue de los escudos de los uniformados impidió el registro.

De Vido presentó un escrito ante el juez Luis Rodríguez quien lo investiga por una causa de desvíos de fondo en la construcción de una planta de carbón en río Turbio. Como es insulinodependiente, el ex ministro será alojado en principio en la unidad hospitalaria de la cárcel de Ezeiza. 

Envalentonada por el triunfo en las elecciones del pasado domingo, la alianza gobernante logró hoy la aprobación del desafuero del ex ministro de Planificación, por 176 votos a favor, entre ellos el de la diputada del Frente para la Victoria por Río Negro, María Emilia Soria, y una sola abstención. Al término de la votación, de la que no participaron 79 legisladores, la función televisiva se mudó hacia el domicilio de De Vido, en el barrio porteño de Palermo.

El cierre de la sesión estuvo a cargo del jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados, el radical Mario Negri, quien aseguró que "hemos vuelto a ubicar el sentido de los fueros en el verdadero concepto que la Constitución le dio" para "alejarlo" de la "idea" de que se trata de un "privilegio". Además, le recordó a la justicia que la "agenda electoral" no debería "marcar el ritmo de las causas judiciales", una afirmación llamativa, teniendo en cuenta la sobreactuación del Poder Judicial en los días previos a las elecciones.

Negri celebró que la discusión permitiera "alejarlo de la ida legítima que tienen los ciudadanos de que tener fueros es un atajo o un privilegio para esconderse en la impunidad". El diputado radical trazó una llamativa correlación entre la "palabra fuero" y la "garantía de la libertad de expresión".

Tras recordar las "132 denuncias" que pesaban sobre el ex ministro, el radical destacó las acciones de la diputada Elisa Carrió quien impulsó algunas de las denuncias en su contra y adelantó que festejaría la detención del hasta ahora diputado del Frente para la Victoria con caviar y champagne. "Se puede tener con ella enormes diferencias políticas pero sabemos de su honestidad y valentía. Es justo que hoy reconozcamos que era la verdad la que empujaba esa conducta", reconoció. 

Por su parte, el diputado del PRO Pablo Tonelli justificó el desafuero de Julio De Vido con el argumento de que las causas en su contra involucran "maniobras para obtener fraudulentamente dinero del Estado Nacional”. Tonelli, miembro informante del oficialismo en su calidad de presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, repasó, además, las causas que fundamentan los pedidos de desafuero de los jueces Luis Rodríguez, que investiga irregulares vinculadas a Yacimientos Carboníferos Río Turbio, y Claudio Bonadio, por sobreprecios en la importación de gas natural licuado entre 2008 y 2015.

En lo que respecta a la causa que lleva adelante Bonadio, Tonelli precisó que “se refiere a la importación de gas natural licuado durante un lapso de siete años”, durante los cuales “se imputa al diputado De Vido haber distraído fraudulentamente casi 7 mil millones de dólares, a razón de mil dólares por año” gracias a que se pagaron precios “claramente superiores a los valores de mercado”.

La diputada del Frente Renovador Graciela Camaño, por su parte, fue la encargada de manifestar el apoyo del massismo a la iniciativa del oficialismo. "No estamos haciendo nada extraordinario, sino poniendo en el proceso penal a un diputado que por su proceder ya está en el proceso penal”, afirmó la legisladora, quien agregó que “estamos haciendo lo correcto" y que "no existe ningún puenteo a ningún juez”.

Mientras la socialista Alicia Ciciliani confirmó el apoyo de su bloque al desafuero con el argumento de que estaban dadas "las condiciones legales y constitucionales” para solicitarlo, Margarita Stolbizer, del GEN, insistió en que “De Vido no debió haber entrado nunca a este Congreso” porque “debería haber estado preso”. 

Por último, el presidente del Bloque Justicialista de la Cámara baja, Oscar Romero, respaldó el desafuero del ex ministro pero advirtió que “el peronismo ha dado mucho más a este país que los lamentables personajes que hoy se están mencionando aquí”.